miércoles, 7 de diciembre de 2016

7 errores frecuentes de un candidato que usa LinkedIn

LinkedIn es una herramienta potente de búsqueda de empleo para perfiles cualificados con un cierto bagaje de experiencia. No obstante, me he encontrado muchas veces con personas que, bajo mi punto de vista, no le acaban de dar un buen uso. En mi post del día 29 de noviembre hablé de los 7 errores frecuentes de un recruiter que usa LinkedIn, y hoy voy a ofrecer la perspectiva del candidato.

1. Indicar en el título profesional que buscas trabajo.
Algunos usuarios consideran que indicar que está en búsqueda activa de empleo en el título profesional (el texto que aparece justo debajo de nuestro nombre en el perfil) les ayudará a que entrevistadores les contacten ya que tiene disponibilidad para empezar a trabajar. Sin embargo, en mi opinión, es contraproducente. En primer lugar, porque la profesión de un sujeto no es "buscar trabajo"; es "contable", "administrativo" o "responsable de logística", por ejemplo. Además, consideremos que cuando un recruiter hace una búsqueda de posibles aspirantes en la red, entrar o no en el perfil de una persona depende en gran parte de lo que indica su título profesional, por lo que si el candidato no especifica qué es, es muy posible que al técnico de selección no le entre la curiosidad de entrar en su perfil.

Si no tenéis claro que escribir en este apartado os recomiendo leer el post que publiqué Tu etiqueta profesional en LinkedIn.

2. Enviar un mensaje a una lista de personas de recursos humanos explicando que estás buscando trabajo.
Me ha ocurrido en más de una ocasión que un profesional me incluye en un mensaje en el que hay otros expertos de selección y explica que está buscando empleo. La búsqueda de trabajo es una tarea cualitativa. Aunque hacerlo de esta manera ahorre trabajo al candidato el resultado es un mal uso de la red, ya que no hay personalización, no se expresa el beneficio mutuo que hay entre candidato y empleador con su contratación y el individuo no consigue destacar a los ojos del recruiter, se convierte en "uno más que busca trabajo".


3. Publicar contenido que no está relacionado con el trabajo.
Sabemos que estar en una red de forma pasiva sin realizar publicaciones y sin participar de poco sirve. No basta con estar en LinkedIn, hay que ser persistente en las publicaciones y ganar notoriedad. En este sentido, algunas personas publican desde acertijos y fotos de vacaciones hasta párrafos en los que explican una situación de su vida como que se ha casado. Para este tipo de contenido tenemos Facebook, Instagram, etc. herramientas más adecuadas para exponer las novedades de tu vida.

4. Enviar un mensaje a una persona sin haber consultado su perfil.
Cuando estuve en desempleo recibía mensajes de sujetos que me pedían que los tuviera en cuenta en los procesos de selección de mi empresa. Es evidente que si hubieran hecho el ejercicio de echar un vistazo a mi perfil hubieran visto que yo estaba en la misma situación que ellos. Con ello quiero decir que no vale contactar con personas de recursos humanos a diestro y siniestro, es importante analizar a quién me dirijo, pensar qué me puede aportar y si realmente tiene sentido contactarla.

5. No llevar un orden.
Uno de los errores que creo que provocan estos infortunios de los candidatos es que no tienen establecida una estrategia de búsqueda de empleo; empiezan a contactar con todos los profesionales que encuentran de recursos humanos sin estudiar si son individuos que les pueden ayudar o no.


Una vez definido el objetivo profesional, es recomendable que el candidato se haga un listado de empresas en las que tenga interés trabajar y de consultorías o empresas de trabajo temporal que puedan gestionar un perfil como el suyo, y a partir de aquí buscar en LinkedIn profesionales que trabajen en las compañías e intermediarios que se ha marcado como objetivo.

6. No personalizar los mensajes personales que se envían.
LinkedIn es una red de networking y eso significa de intercambio mutuo. Un error frecuente es contactar con otros y enviarles mensajes estándar sin personalizarlos. A mí particularmente, si alguien me contacta me gustaría saber el por qué, qué tenemos en común, qué me puede aportar y en qué considera que le puedo ayudar.

Para saber cómo enviar un mensaje personalizado es recomiendo el post Cómo enviar un mensaje atractivo por LinkedIn.

7. Tener un perfil inapropiado.
Una fotografía poco adecuada (de DNI, poco profesional, salir con gafas de sol o simplemente no tener foto), faltas de ortografía, no tener un extracto potente, no desarrollar las funciones que se han hecho en cada trabajo, etc. son algunos errores que debemos evitar.

0 comentarios :

Publicar un comentario