lunes, 10 de octubre de 2016

Cuando el obstáculo somos nosotros mismos

Tú puedes ser lo que desees, solamente existe un obstáculo: tú mismo. Paracelso

Una gran verdad. Nosotros mismos somos nuestro mayor impedimento. A veces pensamos que no podremos alcanzar nuestros objetivos, que una mala experiencia nos volverá a ocurrir, que una persona que no nos ha dado una buena impresión es lo que parece... Focalizamos nuestra energía hacia el camino equivocado.

¿Cuáles son las mayores dificultades que nos interponemos?, ¿qué es real y qué no?, ¿qué rol ejercen nuestras creencias y percepciones? Para resolver estas cuestiones en mi post de hoy cuento con la colaboración de Sandra Molina

Sandra dispone de un máster en Coaching&Business, máster en dirección y gestión de recursos humanos, practitioner en PNL (Programación Neurolingüística) y Oratoria y Máster en Desarrollo del talento. Actualmente ejerce como responsable de recursos humanos en una empresa del sector industrial.

¿Cuáles son los mayores obstáculos que nos interponemos nosotros mismos?

Nuestros mayores obstáculos provienen de nuestros propios pensamientos, nos boicoteamos nosotros mismos cuando nos decimos que no podemos, que no vamos a ser capaces, que no sabemos… todo aquello que nos decimos nuestra mente lo convierte en realidad, por lo que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estás en lo cierto ya que tú creas tu propia realidad. Así que cuidado con lo que te dices no vaya a ser que se cumpla. De esta forma tú puedes ser tu propio obstáculo o tu mejor aliado: tú eliges.

¿Qué poder tienen nuestras creencias y percepciones en nuestra vida?

Tienen mucho poder. Las creencias limitantes nos paralizan, aparece el miedo, son las que nos boicotean. Es importante hacerlas conscientes, tomar consciencia para trabajar sobre ellas y convertir esas creencias limitantes en pensamientos positivos.


No existe una única realidad, cada uno de nosotros vive su propia realidad a través de sus percepciones y creencias, se puede decir que estas percepciones y creencias actúan como filtro de lo que vemos y sentimos.

¿Cómo se han construido?

Las creencias y percepciones se van adquiriendo desde edad muy temprana, en el entorno familiar, la escuela… desde pequeños nos han dicho lo que está mal, lo que está bien, nos han limitado la imaginación, la creatividad y nos han ido moldeando en función de unos patrones determinados, todo eso va configurando nuestra manera de ver el mundo y nuestras creencias y valores.

¿Qué métodos existen para modificar nuestra forma de ver el mundo?


No se trataría tanto de modificar nuestra forma de ver el mundo sino de entender que no existe una única realidad, respetar que el otro no ve, ni interpreta las mismas cosas que interpretas tú, el otro tiene sus propias “gafas”, que serían sus “filtros”, así que sería fundamental para mejorar las relaciones con los demás, el pensar que el otro tiene sus propias creencias que no necesariamente tienen que ser las tuyas. Ponerse en el lugar del otro, cada cual viene con su propia historia, con su mochila incorporada.


¿Qué rol ejerce el fracaso?

Muchas veces el miedo a fracasar impide que te acciones para conseguir tus metas u objetivos. El fracaso a día de hoy se sigue penalizando, no hay lugar para el error y ese nivel de exigencia, no dándonos permiso para equivocarnos y fracasar se convierte en una barrera infranqueable, a veces incluso en excusa para no ir a por lo que realmente quieres. Fracasar, equivocarse, forma parte del proceso y deberíamos verlo como un aprendizaje, no como un castigo. El éxito o el fracaso son efímeros, lo importante es el camino.

¿En qué puede ayudar el coaching en todo ello?

El coaching es un proceso de acompañamiento donde el protagonista es el coachee. El coach mediante preguntas acompaña, guía al coachee para que por sí mismo haga uso de los recursos con los que cuenta para la consecución de los objetivos que quiere conseguir. Le hace tomar consciencia de cuáles son las creencias que le limitan, de cuáles son las fortalezas con las que cuenta y en qué tiene que trabajar para conseguir lo que se proponga. Es un proceso de autoconocimiento y de conexión con uno mismo.

0 comentarios :

Publicar un comentario