martes, 29 de marzo de 2016

Millennials: el nuevo reto para las empresas

Dicen que son malcriados, consentidos y poco leales a las empresas. ¿Pero es la realidad? No querrán trabajar contigo porque les ofrezcas estabilidad hasta que se jubilen o porque les pagues extraordinariamente, pues se mueven por motivaciones y sus deseos son aprender, aprender y aprender, y si tú, querido empleador, no les proporcionas un entorno estimulante se irán.

Esta es la era de los Millennials o también denominados Generación Y, aquellas personas que han nacido a partir de 1980 y se hicieron adultos con el cambio de milenio (aproximadamente tienen entre 20 y 36 años). Son sujetos, en gran medida, que poseen mayor nivel educativo que sus padres y que han podido acceder a formaciones superiores y universitarias financiada por sus progenitores.

Estos jóvenes suponen una nueva perspectiva laboral, pues a diferencia de sus antecesores (la Generación X, Baby Boomers o The Silent Generation), presentan unos rasgos y valores muy diferentes, ¿los vemos?

Enganchados a las tecnologías

Han crecido utilizando las tecnologías desde pequeños y la utilizan tanto en su entorno profesional como en su día a día. Es una generación hiperconectada a través de herramientas como el móvil, redes sociales, correo electrónico o Skype. Por lo que para atraerlos las empresas tendrán que utilizar dichos medios para dar a conocer su marca organizacional y sus posiciones.


Desean aprender constantemente

Son pasionales y se mueven por motivaciones. Les estimula un entorno en el que tenga cabida la creatividad y el aprendizaje continuo y consideran que el trabajo puede ser divertido. Pueden parecer más exigentes profesionalmente, ya que no se conformarán con "trabajar por trabajar". Es por este motivo que los demás llegan a pensar que los Millennials son poco leales a sus empresas, pues cuando consideran que han llegado al máximo nivel de aprendizaje y se sienten estancados querrán marcharse.

Ligados a valores y a la ética

Uno de los aspectos que más les atraen al incorporarse en una nueva compañía es que se sientan identificados con sus valores y ética profesional. La Responsabilidad Social Corporativa, la posibilidad de contribuir en proyectos de carácter caritativo o el cuidado del medio ambiente, son factores valorados positivamente por ellos.

Trabajar para vivir, pero nunca a la inversa

Apuestan por la conciliación vida personal y profesional. Les gusta tener tiempo para dedicarle a sus hobbies y a su familia, de hecho es una generación que valora estar con los suyos. Por ello, facilidades como la flexibilidad horaria o el teletrabajo serán bienvenidas por esta generación.


El jefe que sea participativo, ¡no a la autoridad!

Se sienten más confortables en estructuras planas. No les gusta la autoridad ni entornos excesivamente burocráticos. Les gusta un jefe que sea colaborador y que proporcione feedback.


La incorporación de esta generación a la compañía supone un auténtico reto, sobre todo cuando en la misma coexisten varias generaciones con diferentes valores, formas de pensar y de concebir el trabajo. El rol de recursos humanos será esencial y clave, puesto que una de sus principales labores será cómo incorporar a los Millennials en su planificación estratégica.

0 comentarios :

Publicar un comentario