lunes, 4 de enero de 2016

Cómo conocer tu objetivo profesional (I)

Hemos empezado un nuevo año y con ello muchas personas se plantean nuevos objetivos: aprender idiomas, hacer deporte, estudiar y como no, plantearse un cambio profesional.

Respecto a este último, parece una tarea relativamente sencilla pues parece que no comporta mucho más que crear un currículum y enviarlo. No obstante, el punto de partida de una búsqueda de empleo es hacer tu propio ejercicio de autoconocimiento.

Sea cual sea el motivo por el que estás en este momento de transición profesional, conocerte mejor a ti mismo te ayudará a definir de una forma más satisfactoria tu objetivo profesional, a realizar una búsqueda con cara y ojos sin enviar tu currículum indiscriminadamente y a defender con más éxito tu candidatura en las entrevistas.

Con este fin, en este post os facilito unas pautas para ello:

1. Conócete: Antes que nada es imprescindible que conozcas cuáles son tus fortalezas y áreas de mejora. Para ello, sería útil que te formularas las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo soy yo?
  • ¿Cuáles son mis cualidades? ¿Cuáles son mis defectos?
  • ¿Qué comportamientos he tenido en mi trabajo que demuestran mis cualidades? 
  • ¿Qué logros he conseguido en mi trabajo?
  • ¿En qué situaciones he podido fallar? ¿Por qué? ¿Qué he aprendido de ello y cómo lo he mejorado?
  • ¿Cómo dice la gente de mi entorno que soy?
  • ¿Qué aspectos de mi destacaban mi jefes o mis compañeros?

Hacerse este tipo de análisis de forma autónoma es complicado, pues nos arriesgamos a perder la objetividad. Los test de personalidad son una buena herramienta para ello. No obstante, es importante que la interpretación te la haga una persona que conozca el test.


Por otro lado, un ejercicio que te resultará de gran ayuda será preguntar a tu entorno, desde tu madre, pareja o amigo a un antiguo compañero o jefe.

2. Indaga acerca de tus prioridades: Un aspecto relevante es que nuestro nuevo proyecto esté en consonancia con nuestro ciclo vital. Por ejemplo, una persona que tiene a cargo el cuidado de un familiar o se debe de responsabilizar mayoritariamente de sus hijos quizás un factor que le incomodará es empezar en un trabajo que de por sí se tenga que viajar mucho o realizar horas extras.

Ejemplos de elementos importantes en nuestra vida son: familia, trabajo, ocio, bienestar personal y estatus social.

Por otro lado, dentro de un empleo también tenemos diferentes prioridades como son: plan de carrera, reconocimiento que tiene la empresa, valores, clima laboral, tener autonomía, salario, horario y estabilidad. ¿Cómo ordenarías estos factores de mayor a menor importancia?


Tanto las prioridades que tengamos en nuestra vida como en el trabajo condicionarán la búsqueda de nuestro proyecto

3. Define cuáles son tus preferencias: Una vez somos conscientes de cómo somos y conocemos nuestras prioridades el siguiente paso será determinar tus preferencias. Esto significa concretar qué es lo que te gusta y lo que no te gusta. Algunas preguntas que te ayudarán son:

  • Dentro de un trabajo, ¿qué tipo de tareas son las que más te gusta hacer?
  • ¿Con qué tipo de tareas no te sientes tan satisfecho?
  • ¿Qué tipo de cosas te molestan?
  • ¿Qué aspectos te motivan (ej: proponer, resolver problemas, relacionarme con otras personas, tener que alcanzar objetivos, etc.)?
  • ¿Qué características tiene que tener un trabajo para que te sientas satisfecho (ej: trabajar en equipo, ayudar a personas, poder ser creativo, analizar, tener responsabilidades, disponer de autonomía, etc.)?
  • ¿Qué esperarías de tu nuevo trabajo?

Existen diversos test que evalúan tus preferencias como son el Discovery Insights y el PAPI, ambos de pago.

En mi siguiente post os explicaré cómo definir las diferentes profesiones que podríais ejercer, cómo contrastarlo con el mercado y por dónde empezaríamos la búsqueda.

0 comentarios :

Publicar un comentario