jueves, 21 de enero de 2016

5 tips para tener un buen currículum

El currículum es una de las herramientas clave para una búsqueda de empleo. Tiene tal relevancia que tener elaborado un buen currículum puede provocar que una empresa decida llamarte. Muchas personas no saben extraerle el máximo potencial; se limitan a exponer su experiencia y formación sin añadir aspectos que diferencian su candidatura de la de otros posibles aspirantes.

Por todo ello, en este post me gustaría ofreceros mi punto de vista y unos breves consejos a tener en consideración:

1. El currículum tiene que estar orientado hacia un objetivo profesional.

Tener definido tu objetivo profesional y redactar tu currículum en función de este es lo más importante que debes de tener en cuenta.

Esto comportará que aquellas personas que tengan más de una alternativa profesional será esencial que elaboren un currículum por cada profesión que se planteen.

Por ejemplo, imaginemos un sujeto que ha trabajado como dependiente, camarero y mozo de almacén. Si su búsqueda está orientada a profesiones de atención al cliente y de almacén/logística tendrá que disponer de al menos dos currículums.

A un entrevistador le genera incertidumbre perfiles muy dispersos en el que no queda claro de qué está buscando trabajo el candidato.

Una forma de solucionar este aspecto es debajo del nombre incluir tu etiqueta profesional, es decir, el "título" de tu profesión, de aquello que buscas. Algunas personas añaden un extracto o síntesis. Esto es un breve resumen de 4 o 5 líneas como máximo en el que se expone el perfil del candidato y sus competencias entre otros aspectos.

2. Escoge una modalidad de currículum que te beneficie.

Existen diversos tipos de currículum.

El formato cronológico explica tu experiencia profesional de la más antigua a la más nueva o a la inversa (más recomendable). Es el modelo que prácticamente todo el mundo realiza y es altamente recomendable utilizarlo cuando el postulante tiene una trayectoria lineal, no existen periodos largos de inactividad y busca un empleo relacionado con lo que ha ido haciendo.

En cambio, el currículum funcional en lugar de tener en cuenta la variable tiempo, expone la experiencia por áreas, por lo que se otorga más importancia a las diferentes funciones que se han realizado que al tiempo que se ha estado en cada empresa. Este estilo es aconsejable para personas que tienen largos periodos sin trabajar, mucha rotación o un perfil muy polivalente.

Otros tipos de currículums son el infográfico, por competencias o videocurrículum.

3. Selecciona una buena fotografía.

La foto que incluimos ofrece una primera impresión al entrevistador de nuestra presencia y formalidad. Hoy en día con el móvil podemos hacérnosla. Eso sí, os recomiendo que os la haga otra persona (un selfie queda poco profesional), llevéis una ropa adecuada (camisa, americana, etc.), sea en color (las fotos en blanco y negro empiezan a quedar obsoletas) y tenga buena calidad.

Si te estás planteando trabajar en el extranjero, tienes que saber que hay países en los que no se incluye la foto.

4. Sé breve y conciso.

Para una única posición un reclutador puede llegar a ver decenas y decenas de perfiles. La forma de hacer un filtro es tan rápida que la presentación, claridad, brevedad y tener las palabras clave acordes al puesto destacadas como por ejemplo en negrita, es importante.

El currículum tiene que tener una longitud de una página o dos máximo. No es necesario plasmar y desarrollar absolutamente todo lo que has hecho. Por ejemplo, una persona que lleva trabajando en marketing 10 años, a estas alturas que durante la carrera haya trabajado de dependienta o recepcionista no es relevante, por lo que dichas experiencias se podrían suprimir perfectamente.

5. Destaca en tu experiencia tus logros profesionales.

Los logros son aquellos retos, premios o reconocimientos que has conseguido en tu experiencia y has obtenido buenos resultados. Son tanto cualitativos como cuantitativos. Incluirlos te ayudará a diferenciarte de los demás candidatos, a darle un valor añadido a tu perfil y a que el entrevistador se pueda hacer una primera ligera idea de qué competencias tienes.


Algunos de ellos son: aumento del número de ventas en un 20%, implantación de una metodología más eficiente, premio al mejor comercial del año, etc.

Un perfil técnico, mando intermedio y directivo es primordial que los incluya en su currículum. No hace falta redactar una lista de logros, pero sí al menos destacar 2 o 3 de las experiencias más relevantes.

0 comentarios :

Publicar un comentario