viernes, 23 de diciembre de 2016

martes, 13 de diciembre de 2016

Cómo encontrar trabajo en redes sociales

Hola amig@s,

Hoy he participado en BTV Ràdio 91.0 en un debate sobre cómo utilizar LinkedIn, Twitter y Facebook para la búsqueda de empleo con Ari Vigueras, Social Media Manager, Orientadora y Formadora.

Os dejo el enlace:
https://www.facebook.com/barcelonactiva/videos/10154348915574480/


¡Ha sido una gran experiencia!

miércoles, 7 de diciembre de 2016

7 errores frecuentes de un candidato que usa LinkedIn

LinkedIn es una herramienta potente de búsqueda de empleo para perfiles cualificados con un cierto bagaje de experiencia. No obstante, me he encontrado muchas veces con personas que, bajo mi punto de vista, no le acaban de dar un buen uso. En mi post del día 29 de noviembre hablé de los 7 errores frecuentes de un recruiter que usa LinkedIn, y hoy voy a ofrecer la perspectiva del candidato.

1. Indicar en el título profesional que buscas trabajo.
Algunos usuarios consideran que indicar que está en búsqueda activa de empleo en el título profesional (el texto que aparece justo debajo de nuestro nombre en el perfil) les ayudará a que entrevistadores les contacten ya que tiene disponibilidad para empezar a trabajar. Sin embargo, en mi opinión, es contraproducente. En primer lugar, porque la profesión de un sujeto no es "buscar trabajo"; es "contable", "administrativo" o "responsable de logística", por ejemplo. Además, consideremos que cuando un recruiter hace una búsqueda de posibles aspirantes en la red, entrar o no en el perfil de una persona depende en gran parte de lo que indica su título profesional, por lo que si el candidato no especifica qué es, es muy posible que al técnico de selección no le entre la curiosidad de entrar en su perfil.

Si no tenéis claro que escribir en este apartado os recomiendo leer el post que publiqué Tu etiqueta profesional en LinkedIn.

2. Enviar un mensaje a una lista de personas de recursos humanos explicando que estás buscando trabajo.
Me ha ocurrido en más de una ocasión que un profesional me incluye en un mensaje en el que hay otros expertos de selección y explica que está buscando empleo. La búsqueda de trabajo es una tarea cualitativa. Aunque hacerlo de esta manera ahorre trabajo al candidato el resultado es un mal uso de la red, ya que no hay personalización, no se expresa el beneficio mutuo que hay entre candidato y empleador con su contratación y el individuo no consigue destacar a los ojos del recruiter, se convierte en "uno más que busca trabajo".


3. Publicar contenido que no está relacionado con el trabajo.
Sabemos que estar en una red de forma pasiva sin realizar publicaciones y sin participar de poco sirve. No basta con estar en LinkedIn, hay que ser persistente en las publicaciones y ganar notoriedad. En este sentido, algunas personas publican desde acertijos y fotos de vacaciones hasta párrafos en los que explican una situación de su vida como que se ha casado. Para este tipo de contenido tenemos Facebook, Instagram, etc. herramientas más adecuadas para exponer las novedades de tu vida.

4. Enviar un mensaje a una persona sin haber consultado su perfil.
Cuando estuve en desempleo recibía mensajes de sujetos que me pedían que los tuviera en cuenta en los procesos de selección de mi empresa. Es evidente que si hubieran hecho el ejercicio de echar un vistazo a mi perfil hubieran visto que yo estaba en la misma situación que ellos. Con ello quiero decir que no vale contactar con personas de recursos humanos a diestro y siniestro, es importante analizar a quién me dirijo, pensar qué me puede aportar y si realmente tiene sentido contactarla.

5. No llevar un orden.
Uno de los errores que creo que provocan estos infortunios de los candidatos es que no tienen establecida una estrategia de búsqueda de empleo; empiezan a contactar con todos los profesionales que encuentran de recursos humanos sin estudiar si son individuos que les pueden ayudar o no.


Una vez definido el objetivo profesional, es recomendable que el candidato se haga un listado de empresas en las que tenga interés trabajar y de consultorías o empresas de trabajo temporal que puedan gestionar un perfil como el suyo, y a partir de aquí buscar en LinkedIn profesionales que trabajen en las compañías e intermediarios que se ha marcado como objetivo.

6. No personalizar los mensajes personales que se envían.
LinkedIn es una red de networking y eso significa de intercambio mutuo. Un error frecuente es contactar con otros y enviarles mensajes estándar sin personalizarlos. A mí particularmente, si alguien me contacta me gustaría saber el por qué, qué tenemos en común, qué me puede aportar y en qué considera que le puedo ayudar.

Para saber cómo enviar un mensaje personalizado es recomiendo el post Cómo enviar un mensaje atractivo por LinkedIn.

7. Tener un perfil inapropiado.
Una fotografía poco adecuada (de DNI, poco profesional, salir con gafas de sol o simplemente no tener foto), faltas de ortografía, no tener un extracto potente, no desarrollar las funciones que se han hecho en cada trabajo, etc. son algunos errores que debemos evitar.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Nuevas herramientas tecnológicas para buscar empleo

Hola amig@s,

Hoy se publica en El Punt Avui la colaboración que he hecho con ellos para dar mi punto de vista sobre las nuevas herramientas tecnológicas para buscar empleo.



¡Espero que os guste!

martes, 29 de noviembre de 2016

7 errores frecuentes de un recruiter que usa LinkedIn

Las redes sociales se han convertido en una de las mejores herramientas de reclutamiento hoy en día. Según el informe de Adecco sobre Redes sociales y Mercado laboral de 2015, el 45% de las empresas consideran que su uso es un medio exitoso para captar candidatos. Incluso el 40% de los expertos en selección que han participado, creen que estas acabarán eliminando otros métodos de reclutamiento que se están utilizando actualmente.

LinkedIn es una de las herramientas más potentes para atraer a futuros empleados y más si estamos ante la búsqueda de profesionales cualificados de perfil semi-senior y senior. Contactar y enviar un mensaje a una persona que nos puede interesar contratar, es un tarea que requiere atención al detalle y mucha calidad. En mi post de hoy, explico 7 errores frecuentes que cometen los recruiters.

1. Tener un perfil incompleto.
Prácticamente lo primero que hace un candidato cuando recibe un mensaje de un headhunter es visitar su perfil y seguidamente la página de la empresa. Tener un perfil de LinkedIn incompleto (sin fotografía, sin especificar las funciones que realiza, etc.) puede generar desconfianza. Otro factor importante, es que el técnico de selección sea activo en la red a través de la publicación de contenido, participación en grupos y ampliación de su red de contactos, entre otros aspectos.

2. Pedir demasiado.
Sabemos que en determinados perfiles, sobre todo tecnológicos, es complicado encontrar talento. Ante esta dificultad, algunos recruiters cuando contactan con un profesional que no está interesado solicita que le envíe datos de personas que pueda conocer y dar con el perfil o que haga difusión de la vacante. No es de extrañar que este último tenga la sensación de que le está haciendo el trabajo al seleccionador sin recibir nada a cambio. Recordemos, que LinkedIn es principalmente una red de networking y que se basa en el beneficio mutuo.

3. Contactar con profesionales que no se ajustan al perfil.
Otro error frecuente, y entiendo que es ante la dificultad de disponer de candidaturas, es proponer una vacante que no tiene absolutamente nada que ver con el perfil del candidato. En mi caso por ejemplo, me ha ocurrido en repetidas ocasiones que me hayan contactado para trabajar de comercial de seguros o similar, una posición que no he ejercido nunca y en la que tampoco en mi perfil profesional indico que estoy interesada. Es muy fácil que el candidato al que le ocurre esto se moleste y/o piense que si le contactan es porque es una posición con no muy buenas condiciones o que tienen urgencia en cubrir esa vacante y les es indiferente con quién.


4. Indicar que es urgente cubrir la posición.
Escribir en el título del mensaje personalizado la palabra "Urgente" o trasladar prisa en el contenido del mensaje a una persona que actualmente está trabajando y que si está interesado tiene que dejar su actual empleo es muy posible que no le guste. 

5. Dejar de contestar al candidato.
Algunos reclutadores buscan candidatos en LinkedIn y cuando cubren el proceso se olvidan de contestar los mensajes que tienen pendientes de otros profesionales con los que ha contactado y que quizás mostraron interés. Este gesto es muy fácil que dañe la relación con esas personas a las que ha dejado sin respuesta en el medio y largo plazo. Si contactamos con alguien y nos responde, aunque hayamos cubierto la vacante y ya no nos interese su participación en el proceso, es importante tener el detalle de contestar.


6. No tener controlado a quien se contacta.
Tenemos un proceso de selección y contactamos con una persona, lo cubrimos, al tiempo tenemos que cubrir la misma vacante nuevamente y volvemos a contactar con el mismo sujeto presentándonos como si fuera la primera vez que le escribimos. Error. El headhunter proyecta una imagen de descontrol.

7. Hacer muchas faltas de ortografía.
Parece evidente pero he visto en varias ocasiones recruiters que envían un mensaje a otra persona cargado de errores ortográficos. La imagen que proyecta hacia el candidato es lamentable. Pensemos que el experto en selección tiene la responsabilidad de causar o no una buena primera impresión de él o ella y de la empresa a los demás.

viernes, 4 de noviembre de 2016

martes, 18 de octubre de 2016

4 tips para seleccionar y captar al talento Millennial

Sabemos que les encantan las tecnologías, vivir el presente, participar en causas solidarias, recibir feedback y moverse en entornos informales. Hablo de los Millennials, también conocidos como Generación Y; ese colectivo que para algunas compañías conforman una considerable parte de su fuerza laboral.

Hoy en día uno de los grandes retos que tienen las empresas es lograr captarlos, sobre todo en aquellos perfiles que son más difíciles de encontrar en el mercado laboral. En este sentido ¿qué puede hacer una empresa para llamar la atención de esta generación?, ¿qué estrategias serían idóneas utilizar? En mi post de hoy ofrezco 4 pautas sobre ello.

1. Trabaja el employer branding.

La base de la captación del talento es crear una buena marca de tu empresa en los medios. Para ello será esencial la coordinación con el departamento de comunicación y con el equipo de recursos humanos, entre otros. ¿Qué mensajes se publican en los medios digitales sobre las actividades que realiza la compañía y que les pueda resultar de su agrado?, ¿qué vocabulario se utiliza?, ¿la empresa participa en eventos de reclutamiento?, ¿se explica en la web los beneficios que proporciona a sus empleados y que esta generación valora?, ¿hay vídeos en los que los trabajadores explican cómo es un día en la oficina?

2. Utiliza las redes sociales para publicar tus vacantes.

Un estudio del Observatorio de Redes de la consultora The Cocktail Analysis, basado en una encuesta realizada a 480 sujetos de 18 a 30 años demuestra que el 88% de jóvenes utilizan Facebook, el 48% Twitter y el 33% LinkedIn. Dado el fuerte uso que le dan a las redes, es tarea indispensable de un reclutador dar a conocer sus vacantes en las mismas y que la empresa disponga de una buena marca personal.


3. Convierte tus anuncios en mensajes informales, originales y llenos de vida.

Huyamos de la clásica oferta "Empresa del sector retail solicita....", llena de jerga formal y "aburrida" para este colectivo. Los Millennials tienen preferencia por entornos distendidos, donde la creatividad tiene cabida. Utiliza imágenes, colores, eslóganes, menciona aquellos aspectos que valoran (flexibilidad horaria, oportunidad de afrontar retos, posibilidad de participar en actividades lúdicas, colaborar en causas sociales, recibir un teléfono móvil, tener un mentor, etc.), y utiliza fórmulas tipo "¿Eres un apasionado de...?" y "¿te gustaría...?".

4. Ofrece feedback, transparencia y agilidad.

A la Generación Y les gusta obtener feedback de lo que hacen y una respuesta rápida. Cuando finalice la entrevista si lo consideras oportuno explícale al aspirante qué te ha parecido, infórmale en todo momento sobre la situación del proceso de selección y el estado de su candidatura y si te ha gustado intenta agilizar los siguientes pasos que tiene que hacer (entrevista con el Manager, pruebas, etc.).

lunes, 10 de octubre de 2016

Cuando el obstáculo somos nosotros mismos

Tú puedes ser lo que desees, solamente existe un obstáculo: tú mismo. Paracelso

Una gran verdad. Nosotros mismos somos nuestro mayor impedimento. A veces pensamos que no podremos alcanzar nuestros objetivos, que una mala experiencia nos volverá a ocurrir, que una persona que no nos ha dado una buena impresión es lo que parece... Focalizamos nuestra energía hacia el camino equivocado.

¿Cuáles son las mayores dificultades que nos interponemos?, ¿qué es real y qué no?, ¿qué rol ejercen nuestras creencias y percepciones? Para resolver estas cuestiones en mi post de hoy cuento con la colaboración de Sandra Molina

Sandra dispone de un máster en Coaching&Business, máster en dirección y gestión de recursos humanos, practitioner en PNL (Programación Neurolingüística) y Oratoria y Máster en Desarrollo del talento. Actualmente ejerce como responsable de recursos humanos en una empresa del sector industrial.

¿Cuáles son los mayores obstáculos que nos interponemos nosotros mismos?

Nuestros mayores obstáculos provienen de nuestros propios pensamientos, nos boicoteamos nosotros mismos cuando nos decimos que no podemos, que no vamos a ser capaces, que no sabemos… todo aquello que nos decimos nuestra mente lo convierte en realidad, por lo que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estás en lo cierto ya que tú creas tu propia realidad. Así que cuidado con lo que te dices no vaya a ser que se cumpla. De esta forma tú puedes ser tu propio obstáculo o tu mejor aliado: tú eliges.

¿Qué poder tienen nuestras creencias y percepciones en nuestra vida?

Tienen mucho poder. Las creencias limitantes nos paralizan, aparece el miedo, son las que nos boicotean. Es importante hacerlas conscientes, tomar consciencia para trabajar sobre ellas y convertir esas creencias limitantes en pensamientos positivos.


No existe una única realidad, cada uno de nosotros vive su propia realidad a través de sus percepciones y creencias, se puede decir que estas percepciones y creencias actúan como filtro de lo que vemos y sentimos.

¿Cómo se han construido?

Las creencias y percepciones se van adquiriendo desde edad muy temprana, en el entorno familiar, la escuela… desde pequeños nos han dicho lo que está mal, lo que está bien, nos han limitado la imaginación, la creatividad y nos han ido moldeando en función de unos patrones determinados, todo eso va configurando nuestra manera de ver el mundo y nuestras creencias y valores.

¿Qué métodos existen para modificar nuestra forma de ver el mundo?


No se trataría tanto de modificar nuestra forma de ver el mundo sino de entender que no existe una única realidad, respetar que el otro no ve, ni interpreta las mismas cosas que interpretas tú, el otro tiene sus propias “gafas”, que serían sus “filtros”, así que sería fundamental para mejorar las relaciones con los demás, el pensar que el otro tiene sus propias creencias que no necesariamente tienen que ser las tuyas. Ponerse en el lugar del otro, cada cual viene con su propia historia, con su mochila incorporada.


¿Qué rol ejerce el fracaso?

Muchas veces el miedo a fracasar impide que te acciones para conseguir tus metas u objetivos. El fracaso a día de hoy se sigue penalizando, no hay lugar para el error y ese nivel de exigencia, no dándonos permiso para equivocarnos y fracasar se convierte en una barrera infranqueable, a veces incluso en excusa para no ir a por lo que realmente quieres. Fracasar, equivocarse, forma parte del proceso y deberíamos verlo como un aprendizaje, no como un castigo. El éxito o el fracaso son efímeros, lo importante es el camino.

¿En qué puede ayudar el coaching en todo ello?

El coaching es un proceso de acompañamiento donde el protagonista es el coachee. El coach mediante preguntas acompaña, guía al coachee para que por sí mismo haga uso de los recursos con los que cuenta para la consecución de los objetivos que quiere conseguir. Le hace tomar consciencia de cuáles son las creencias que le limitan, de cuáles son las fortalezas con las que cuenta y en qué tiene que trabajar para conseguir lo que se proponga. Es un proceso de autoconocimiento y de conexión con uno mismo.

lunes, 19 de septiembre de 2016

7 consejos para hacer tu primer currículum

¿Si no he trabajado nunca qué pongo en mi currículum? Esta es la gran duda que tienen todas aquellas personas que quieren buscar su primer empleo y entrar en el mercado laboral.

El hecho de no disponer de experiencia profesional previa no debería de ser un handicap si queremos optar a posiciones de prácticas o empleos orientados a perfiles sin experiencia.

En este post, ofrezco unas breves pautas sobre cómo plantear nuestra hoja de vida para captar la atención de los empleadores:

1. Habla sobre tus capacidades personales: Las reclutadores cuando entrevistan a un perfil muy junior, se fijan en aspectos como la personalidad, virtudes y defectos del candidato, intereses, etc. Por ello, sería interesante que en tu currículum incluyeras aquellas competencias que consideras que dispones, te diferencian de otras personas y son importantes para desempeñar el futuro empleo que estás buscando. Algunas de ellas son: iniciativa, trabajo en equipo, comunicación, organización y la orientación al resultado.

2. Explota tus estudios: Para aquellas personas que buscan iniciar su carrera en una profesión relacionada con su formación, un elemento que sería imprescindible hacer es extraerle el máximo partido a los estudios realizados. Por ejemplo, imaginemos que un recién graduado en Administración y Dirección de Empresas quiera dirigirse a posiciones de marketing. En su cv podría especificar los conocimientos que ha adquirido en sus estudios sobre este sector, qué asignaturas ha realizado e incluso si su proyecto final ha estado relacionado con este tema.
Otro factor a destacar en los estudios son estancias en el extranjero y la participación en programas de Erasmus.


3.  Menciona la experiencia profesional que tengas aunque no esté relacionada con tus estudios o con el trabajo al que quieres optar: Un aspecto valorado por las empresas es que el candidato mientras estaba estudiando haya trabajado aunque sea en una posición muy diferente como de cuidador de niños, profesor de repaso, dependiente o camarero, por ejemplo. Demuestra interés en asumir independencia, capacidad de tomar responsabilidades, de organización del tiempo y de haber podido desarrollar competencias laborales (trabajo en equipo, orientación al cliente, autocontrol, etc.).

4.  Incluye tus hobbies y voluntariados que has hecho: Las aficiones que tenemos desvelan características de nuestra personalidad. Por ejemplo, una persona que forma parte de un equipo de baloncesto se puede entender que tendrá la competencia trabajo en equipo incorporada, al igual que un sujeto que le gusta la poda de bonsáis desarrolla la atención al detalle. Por otro lado, participar en causas sociales demuestra rasgos como son la orientación a las personas, sensibilidad y compromiso.

5. Redacta una buena carta de presentación: ¿Qué te empujó a estudiar educación social?, ¿por qué te gustaría entrar en esa empresa?, ¿en qué campo te gustaría desarrollarte? Estos son algunos aspectos que el currículum no te permite explicarlo explayándote. Por ello, una herramienta fundamental que tendrás que elaborar es la carta de presentación. Aprovéchala para hablar de tu vocación, intereses y motivaciones. Para elaborarla puedes consultar mi post "5 tips para hacer una buena carta de presentación".

6. Planteate hacer una web, portfolio público, blog o canal de Youtube: Para determinados perfiles (por ejemplo periodismo, cocina, arquitectura, fotografía y diseño gráfico) les será de gran ayuda de cara a conseguir un empleo que los trabajos que haya realizado ya sea por hobby o como parte de los estudios estén accesibles a través de un blog o una web e incluir los enlaces en el currículum. Así el entrevistador será más fácil que se haga una idea del potencial de la persona.


7. Sé original con el formato del currículum: Ya sabemos que el estilo clásico de currículum con letra Times New Roman y monocromático ha quedado obsoleto. Hoy en día se opta por formatos más dinámicos y visuales. Elabora un currículum creativo, atrévete a captar la atención del entrevistador y consigue diferenciarte.

jueves, 8 de septiembre de 2016

5 tips para hacer una buena carta de presentación

La carta de presentación es un documento que acompaña siempre al currículum y que permite al candidato expresar a la empresa su interés y aquellos aspectos de su perfil que pueden ser atractivos para el empleador.

Realizarla es de vital importancia ya que es el punto de entrada a la compañía, permite explicar de primera mano los aspectos que en el currículum no se incluyen, manifestar tus motivaciones y ofrecer una primera impresión favorable.

Este documento tiene una extensión de aproximadamente unas 15 líneas y para extraerle el máximo partido sería oportuno tener en cuenta los siguientes consejos:

1. Respeta la estructura: Debe de contener:
  • Saludo: Por ejemplo "Estimados señores", "A la atención de...".
  • Introducción: Se explica el motivo de contacto. En caso de que sea en relación a una oferta hay que incluir el nombre del puesto, canal y fecha (p.e: "Según anuncio publicado en Infojobs a fecha 8 de septiembre en el que solicitan a un Contable me pongo en contacto con ustedes con la finalidad de hacerles llegar mi perfil profesional").
  • Cuerpo: Se explica nuestras motivaciones, experiencia, logros, formación, habilidades, conocimientos, etc. que disponemos y se ajustan al perfil solicitado o consideramos que pueden ser de interés para la empresa.
  • Cierre: Trasladamos nuestra disponibilidad para realizar una entrevista (p.e: "Así pues, agradecería consideraran mi candidatura y quedo a su entera disposición para aclarar cualquier información que precisen en una entrevista personal"). En caso de que la carta sea como autocandidatura el cierre debería de ser tipo "Así pues, agradecería tuvieran en cuenta mi perfil para aquellas posiciones dentro del área de ventas en las que consideren me pueda ajustar y quedo a su entera disposición para aclarar cualquier información que precisen en una entrevista".
  • Despedida: Utilizar fórmulas tipo "Atentamente", "Cordialmente", "Reciban un cordial saludo".
Si la carta se envía por correo electrónico, el contenido del e-mail es la carta y adjuntamos el currículum. En caso de entregarla en mano se coloca la carta delante y detrás el currículum con un clip o grapado.

2. Personaliza la carta para cada empresa y oferta a la que te presentes: Investiga e infórmate acerca de la compañía y haz hincapié sobre los aspectos que más te llaman la atención de la misma y tienen relación con tu perfil (por ejemplo un comercial puede hacer referencia al tipo de productos, un perfil de recursos humanos a los valores y cultura organizacional y un profesional de marketing a las campañas publicitarias que ha visto).

En caso de responder a una oferta de trabajo, compara los requisitos que se solicitan con tu currículum y resalta los más relevantes (estudios, experiencia laboral, logros profesionales, uso de idiomas, etc.). A la compañía le agrada observar que te has tomado tiempo para redactarla con cariño y que no son "uno más" en tu lista de empresas a las que enviar tu currículum.

3. Aprovecha para destacar mas allá de lo que dice tu currículum: Con la carta tienes una espléndida oportunidad en transmitir lo que el formato de currículum no te permite como son tus motivaciones, ilusión por trabajar en esa compañía, lo que te gusta de ellos, por qué te apasiona tu trabajo y/o es una vocación para ti, entre otros factores. Esto último diría que es obligatorio sobre todo en aquellas profesiones que tienen un componente vocacional muy fuerte como puede ser un educador social.

4. Utiliza el tipo de carta más adecuado teniendo en cuenta tu perfil y la oferta y/o empresa: Existen diferentes tipos de carta. En primer lugar, la que todos conocemos y tiene un estilo más convencional en la que básicamente se explica tus motivaciones, experiencia, formación, conocimientos, logros, etc. que encajan con la vacante y en segundo lugar la motivacional que consiste en trasladar cuáles son tus intereses, motivaciones y aspiraciones.

Una persona que encaja con la posición muy fácilmente puede utilizar la primera. En cambio, un sujeto que busca su primer trabajo o bien una reorientación laboral sería más idóneo que utilizara el segundo tipo.

Lo mismo ocurre con el tipo de lenguaje o formalismo; no es lo mismo enviar tu carta a una entidad bancaria que a una empresa con una cultura informal.


5.  Permítete ser creativo si lo consideras oportuno: Según el tipo de empresa a la que te dirijas o el perfil que tengas (marketing, diseño gráfico, comunicación, etc.), un punto a tu favor sería que el formato de tu carta y/o el contenido sea diferente y llamativo.
En cualquier caso, no olvides realizar una carta limpia, concisa y sin faltas de ortografía.

jueves, 4 de agosto de 2016

martes, 5 de julio de 2016

lunes, 4 de julio de 2016

Por qué no buscar trabajo de "lo que sea"

Entrevistador: ¿De qué estás buscando trabajo?
Candidato: De lo que sea.
Entrevistador: Pero ¿qué es lo que te podría motivar?
Candidato: Me da igual, yo solo quiero trabajar.

Este discurso me lo encuentro prácticamente a diario en mi trabajo y es que un trabajo "de lo que sea", no existe. Por este motivo en este post me gustaría hablar de la importancia de tener definido tu objetivo profesional.

Imaginemos que quiero hacer un viaje a Menorca. Para lograr llegar a mi destino tendré que buscar qué medios me permitirán llegar. Así pues, contactaré con agencias de viajes, analizaré diferentes vuelos y buscaré medios de transporte para moverme por la ciudad. Además, en mi maleta tendré que incorporar vestimenta adecuada al clima de allí si voy en verano: bañador, sandalias, ropa ligera, etc. 

Como sabemos nuestro destino, tenemos claras las pautas y los pasos que tenemos que hacer para alcanzarlo

Lo mismo ocurre con la búsqueda de empleo, si yo no tengo definido cuál es mi destino (es decir, cuál es mi objetivo profesional), iré deambulando enviando currículums a todas partes y probablemente sin tener resultados muy exitosos.

Así pues, si te encuentras en proceso de búsqueda de empleo lo primero que tienes que decidir es de qué buscas trabajo, ya que esto te condicionará en aspectos tales como:

  • Currículum: Es esencial que tengas tantos currículums como diferentes objetivos profesionales tengas. No es lo mismo un currículum de una persona que quiere trabajar de camarero en el que tendrá que destacar la experiencia que tiene en hostelería, competencias que dispone relacionadas con el puesto como por ejemplo orientación al cliente y dinamismo, que trabajar de técnico de laboratorio ya que se tendrá que destacar formación y capacidades diferentes (atención al detalle y capacidad analítica).
  • Canales de búsqueda: Además para cada objetivo será necesario analizar qué canales de búsqueda de empleo son más oportunos utilizar. El camarero podrá hacer uso de portales especializados como por ejemplo Turijobs. Por contra, el técnico de laboratorio podría utilizar LinkedIn para contactar con responsables de recursos humanos de empresas farmacéuticas, por ejemplo.
  • Discurso de la entrevista: El discurso que ofreceremos en la entrevista es diferente según el objetivo profesional. Destacaremos aquellas competencias, formación, experiencia, logros, idiomas, conocimientos informáticos, publicaciones, etc. que estén en consonancia con el puesto de trabajo.
¿Cuáles son los riesgos de no tener definido mi objetivo?
  • Invertir mucha energía enviando currículums sin tener resultados.
  • El entrevistador puede percibir falta de motivación por parte del candidato, ya que a este último le da igual desempeñar el puesto "X" que "Y".
  • Transmitir falta de claridad y/o transparencia a la hora de comunicar qué quieres hacer.
  • Transmitir urgencia y desesperación por empezar a trabajar.
Así pues, si estás en proceso de búsqueda de empleo, ten claro de qué buscas trabajo y a partir de aquí ¡elabora tu plan de acción!

martes, 24 de mayo de 2016

Proyecto Working Mama: orientación laboral para madres

Es incuestionable que ser madre produce un giro en la mujer en múltiples aspectos siendo uno de ellos en el entorno profesional. Con el nacimiento de un bebé son muchas las mujeres que deciden retirarse temporalmente del ámbito laboral para dedicarse al cuidado del recién nacido o reorientarse profesionalmente. Las prioridades de la vida indiscutiblemente cambian, y no todas las empresas ofrecen las facilidades necesarias para conciliar la maternidad con el trabajo.

Con el fin de ayudar a madres que se plantean un cambio profesional nace Working Mama, una iniciativa fundada por Joanna Mazur, consultora de recursos humanos especializada en procesos de outplacement.

Joanna cuenta con 8 años de experiencia acompañando a personas de todo tipo de perfiles en su proceso de transición profesional. Es licenciada en Psicología y adicionalmente dispone de un máster en Gestión del Talento. Dispone de amplios conocimientos de mercado laboral, recursos para la búsqueda de empleo, procesos de selección, emprendimiento y sobre todo es madre, por lo que comprende perfectamente todo lo que comporta el proceso de maternidad.

En mi post de hoy tengo el privilegio de entrevistarla.

  • ¿Cómo surge Working Mama?
La idea surge a raíz de mi experiencia como madre en la que he tenido que tomar unas ciertas decisiones que repercutían en mi carrera profesional por falta de conciliación y flexibilidad, los dos requisitos imprescindibles para poder tranquilamente criar a tus hijos sin sacrificios. Me di cuenta de que no soy la única que necesita cambiar el rumbo de la carrera profesional y que en realidad no existe ningún servicio de orientación profesional adaptado a las necesidades de las madres. Como mi experiencia profesional siempre ha sido ligada al mundo de RRHH y gestión de carreras he decidido crear el espacio Working Mama, porque la Maternidad Inspira.

  • ¿Cuál es su principal objetivo y qué acciones se llevan a cabo para conseguirlo?
Apoyar y ayudar a las madres en la gestión de sus carreras profesionales. La etapa de maternidad es una etapa clave en la vida de cada mujer, ya que es cuando suceden muchos cambios a nivel personal y profesional. Muchas de las madres se están planteando dar un giro a sus carreras profesionales para poder compaginar ser madres y profesionales y encontrar un equilibrio. El objetivo principal de Working Mama es acompañar a estas mujeres en esta transición, facilitando las herramientas, el know how y experiencia profesional y personal. En el segundo plano, el proyecto se dirige también a las empresas con el servicio de gestión y acompañamiento a las madres y padres que se reincorporan a su puesto de trabajo después de la baja por maternidad/paternidad.

  • ¿Cómo definirías tus talleres y tus sesiones?
Los talleres están pensados para que las madres se sientan cómodas y escuchadas, siempre los organizamos en los espacios Family Friendly y las mamás pueden acudir con sus bebés. En los talleres facilito las herramientas que permiten enfrentarse al mercado laboral y llegar a las metas que se propone cada asistente y también abro un espacio para el debate, para que podamos compartir estos miedos y opiniones con los demás. Las reuniones individuales están muy enfocadas a la necesidad de la persona en concreto y cuya finalidad es guiarla y acompañarla en su camino de búsqueda de empleo o inicio de algún proyecto.

  • ¿Cuáles son las mayores dificultades que tienen las madres que acuden a ti?
Creo que la frase más escuchada es “no sé qué hacer con mi carrera profesional, necesito cambiar de empleo y no sé por dónde empezar”. Dificultades hay muchas, pero sobre todo lo que se repite siempre es el miedo de que ser madre será un obstáculo para conseguir un empleo, o el no saber cómo enfocar las respuestas a típicas preguntas, que por desgracia se siguen haciendo, acerca de la familia o cuidado de los hijos durante la entrevista. También después de estar un tiempo dedicándolo a la crianza, las madres se sienten muy desconectadas del mercado laboral y en muchas ocasiones infravaloran sus capacidades y competencias.

  • A ti personalmente, ¿cómo te ha cambiado el hecho de ser madre?
A mí me ha cambiado el modo de ver el mundo, me ha hecho aún más sensible y empática con todo lo que me rodea. Además, noto como ha aumentado mi creatividad y la necesidad de innovar, probar, experimentar… cambiar. Además, me he dado cuenta de que gestiono el tiempo de manera mucho más eficiente (cada minuto cuenta) y la rapidez de adaptación a las condiciones inesperadas es otra cosa que a veces me sorprende positivamente. Y por supuesto, el cambio en las prioridades hace que lo que más valoras es tu familia por encima de cualquier cosa.


  • ¿Qué mensaje darías a aquellas madres que no se sienten satisfechas con su trabajo?
Que hay un mundo lleno de posibilidad esperando, pero primero hay que dar este primer paso y salir de la zona de confort. Es muy importante confiar en la intuición y conectar con el cuerpo, es muy sabio y actúa como radar percibiendo señales que quizá nosotros no las vemos. Además, quiero que las madres entiendan que la maternidad es una etapa que enriquece nuestra personalidad y de paso nuestro perfil profesional ya que desarrollamos, entre otras, las siguientes competencias: gestión del tiempo, gestión logística, polivalencia, multitarea, rapidez en toma de decisiones, etc. También es fundamental rodearse de la gente positiva y en el caso necesario buscar el apoyo y ayuda de un experto en gestión de las etapas de transición en las carreras.


Si queréis conocer más sobre este interesante proyecto podéis informaros en Facebook, Twitter (@workingmamaES) y en la web http://www.workingmama.es/.

Working Mama. Porque la Maternidad Inspira.

martes, 10 de mayo de 2016

7 tips para prepararse una entrevista online

Con la revolución tecnológica la forma de realizar las entrevistas han cambiado. A pesar de que lo más frecuente es que el seleccionador cite al candidato presencialmente en las oficinas, hoy en día, las entrevistas online cobran gran relevancia. Permite interactuar con personas de otra ciudad, país o continente que estén interesadas en cambiar de residencia, ofrecen al técnico de selección la flexibilidad de poder hacer su trabajo desde casa y a los candidatos que les sea complicado adaptarse al horario que les proponen o acercarse a las oficinas del recruiter poder hacerla a distancia.

A pesar de que el contenido de la entrevista tanto de forma presencial como a distancia no tiene por qué variar sí es fundamental que el aspirante considere una serie de aspectos si se tiene que enfrentar a una entrevista de este tipo:

1. Utiliza una foto de perfil y un nombre de usuario profesional: Sabemos que muchas personas utilizan esta herramienta en su entorno personal, sin embargo, en el caso de darle un uso profesional es imprescindible que tanto nuestra foto de perfil como el nombre de usuario que utilizamos sea formal y transmita seriedad. Para ello en el caso del nombre basta simplemente con que utilices tu nombre y no un apodo. De lo contrario, estaremos dañando nuestra marca personal y con ello la imagen que el entrevistador se lleva de nosotros.

2. Conéctate con antelación: No esperes al último minuto para conectarte. Procura hacerlo con previsión ya que pueden salir imprevistos como que el ordenador tarde en arrancar, te falle internet, no se te abra el Skype, Webex o herramienta que uses o algo del mismo te falle, etc. A pesar de que de cara al reclutador estos aspectos son comprensibles, ¿no es mejor intentar evitarlos? Dará una buena imagen y además estarás más tranquilo puesto que un imprevisto te puede alterar. Lo mejor es que te conectes antes que el entrevistador; aunque no tengamos que acudir a un lugar físico la puntualidad sigue siendo importante.


3. Busca un sitio relajado: Evita hacer una entrevista online en sitios en los que haya ruido, gente alrededor, el teléfono de casa conectado o elementos distractores. Necesitas concentración y tener la seguridad de que en la medida de lo posible nada te interrumpirá en tu entrevista.

4. Utiliza auriculares y micrófono: Por tu tranquilidad es mejor que uses cascos y micrófonos, así te permitirá escuchar y que te escuchen mejor y que no se oigan sonidos inoportunos. Comprueba antes del día de la entrevista que te funcionan correctamente y que las funcionalidades del Skype o Hangout, por ejemplo en el caso de usar alguno de ellos, respecto al audio están correctas.


5. Procura que el fondo que tienes detrás sea adecuado: En este tipo de entrevista el interlocutor ve nuestra cara, hombros y también el fondo que tenemos detrás. Ten cuidado con los elementos que tienes en la pared de atrás o alrededor como por ejemplo carteles con mensajes radicales, banderas o pósters, puesto que es fácil que provoque al entrevistador prejuicios. Por otro lado, asegúrate que el lugar donde estás es luminoso y está ordenado.

6. Si utilizas el móvil localiza un buen plano: Hay candidatos que optan por realizar la entrevista a través del teléfono móvil. Si es tu caso evita tenerlo en la mano y moverlo mucho; es mejor que lo coloques en un lugar fijo. Por otro lado, ponlo de tal manera que se te vea de forma frontal.


7. Cuida tu imagen: Gánate una buena impresión con aspectos como por ejemplo un buen peinado, camisa, americana, maquillaje y/o afeitado. Aunque la entrevista sea de forma online y estemos y nos sintamos como en casa, no nos olvidemos de que estamos optando a un puesto de trabajo y estamos en una situación puramente profesional.

martes, 26 de abril de 2016

5 tips para hacer un currículum infográfico

El currículum tradicional utilizando tipo de letras como Times New Roman, transmitiendo la información totalmente en forma de texto y utilizando colores aburridos como el negro o el gris ha quedado completamente obsoleto en los tiempos que corren.

El avance tecnológico, los nuevos métodos de reclutamiento y la alta competencia prácticamente obligan a aspirantes a un puesto de trabajo a ser más creativos a la hora de plasmar su expertise.

Si bien es cierto que un estilo de currículum creativo no es estrictamente necesario para todas las profesiones, existen algunas, principalmente las relacionadas con el entorno digital, comunicación o marketing por ejemplo, en las que es un must utilizar un currículum más moderno.

Para ello, hoy en mi post os hablaré del currículum infográfico, un estilo que plasma de forma muy visual y sencilla a través del uso de imágenes y textos nuestro perfil.

Ejemplos de currículums de este tipo los podéis ver en:

Aspectos a tener en cuenta para su elaboración:

Tener en cuenta la norma "Menos es más"

A veces la creatividad se nos desborda, y convierte nuestro currículum infográfico en una hoja llena de círculos, cronogramas y estrellitas que a los ojos del reclutador puede ser engorroso y hasta complejo comprenderlo.

Por ello, bajo mi punto de vista, es vital que una buena infografía sea visual pero sin pasarse con los elementos que incorporamos. Un ejercicio que os recomiendo hacer es una vez hayáis terminado vuestro currículum enseñárselo si tenéis la oportunidad a un profesional de recursos humanos y en caso de no ser posible a personas de vuestro entorno con el objetivo de corroborar si la información transmitida se entiende.

Adecuarlo al destinatario

Un aspecto fundamental a la hora de buscar trabajo es adecuar nuestra hoja profesional a la empresa o al menos al sector en el que estamos interesados trabajar. Por ejemplo, un profesional que quiera trabajar en una empresa dedicada al deporte como Decathlon, estaría genial que en su infografía incorporara imágenes relacionadas con el mundo del deporte o por ejemplo en lugar de escribir los deportes que practica, añadirlo con dibujos.

Plasmar la información útil

Un currículum no tiene que ocupar más de dos páginas. En el caso del currículum infográfico yo recomendaría tenerlo, a poder ser, en una página. Os recuerdo que nuestro currículum debe de reflejar la información más útil teniendo en cuenta el puesto y el destinatario. Por ejemplo si una persona dispone de una experiencia de 10 años como contable, que haya trabajado hace 15 años como camarero no es relevante, por lo que no sería necesario ponerlo.


Usar programas de infografías

A día de hoy disponemos de varios programas de fácil uso y gratuitos que nos brinda la posibilidad de elaborar nuestra infografía. A pesar de que yo recomiendo huir de las plantillas, ya que soy partidaria de confeccionar un currículum hecho por ti, con el que te sientas cómodo y que transmita tu creatividad, para los que vayáis más perdidos os recomiendo páginas como Canva que tienen plantillas de todo tipo, desde para hacer el cv a hacer pósters o portadas.

Por otro lado, Piktochart es una herramienta gratuita que permite hacer infografías y desde cero.

Difundirlo en redes sociales

Comparte tu currículum infográfico en tus redes, te dará la oportunidad de que los empleadores te conozcan, vean tu creatividad y observen que estás familiarizado con el entorno digital.

martes, 29 de marzo de 2016

Millennials: el nuevo reto para las empresas

Dicen que son malcriados, consentidos y poco leales a las empresas. ¿Pero es la realidad? No querrán trabajar contigo porque les ofrezcas estabilidad hasta que se jubilen o porque les pagues extraordinariamente, pues se mueven por motivaciones y sus deseos son aprender, aprender y aprender, y si tú, querido empleador, no les proporcionas un entorno estimulante se irán.

Esta es la era de los Millennials o también denominados Generación Y, aquellas personas que han nacido a partir de 1980 y se hicieron adultos con el cambio de milenio (aproximadamente tienen entre 20 y 36 años). Son sujetos, en gran medida, que poseen mayor nivel educativo que sus padres y que han podido acceder a formaciones superiores y universitarias financiada por sus progenitores.

Estos jóvenes suponen una nueva perspectiva laboral, pues a diferencia de sus antecesores (la Generación X, Baby Boomers o The Silent Generation), presentan unos rasgos y valores muy diferentes, ¿los vemos?

Enganchados a las tecnologías

Han crecido utilizando las tecnologías desde pequeños y la utilizan tanto en su entorno profesional como en su día a día. Es una generación hiperconectada a través de herramientas como el móvil, redes sociales, correo electrónico o Skype. Por lo que para atraerlos las empresas tendrán que utilizar dichos medios para dar a conocer su marca organizacional y sus posiciones.


Desean aprender constantemente

Son pasionales y se mueven por motivaciones. Les estimula un entorno en el que tenga cabida la creatividad y el aprendizaje continuo y consideran que el trabajo puede ser divertido. Pueden parecer más exigentes profesionalmente, ya que no se conformarán con "trabajar por trabajar". Es por este motivo que los demás llegan a pensar que los Millennials son poco leales a sus empresas, pues cuando consideran que han llegado al máximo nivel de aprendizaje y se sienten estancados querrán marcharse.

Ligados a valores y a la ética

Uno de los aspectos que más les atraen al incorporarse en una nueva compañía es que se sientan identificados con sus valores y ética profesional. La Responsabilidad Social Corporativa, la posibilidad de contribuir en proyectos de carácter caritativo o el cuidado del medio ambiente, son factores valorados positivamente por ellos.

Trabajar para vivir, pero nunca a la inversa

Apuestan por la conciliación vida personal y profesional. Les gusta tener tiempo para dedicarle a sus hobbies y a su familia, de hecho es una generación que valora estar con los suyos. Por ello, facilidades como la flexibilidad horaria o el teletrabajo serán bienvenidas por esta generación.


El jefe que sea participativo, ¡no a la autoridad!

Se sienten más confortables en estructuras planas. No les gusta la autoridad ni entornos excesivamente burocráticos. Les gusta un jefe que sea colaborador y que proporcione feedback.


La incorporación de esta generación a la compañía supone un auténtico reto, sobre todo cuando en la misma coexisten varias generaciones con diferentes valores, formas de pensar y de concebir el trabajo. El rol de recursos humanos será esencial y clave, puesto que una de sus principales labores será cómo incorporar a los Millennials en su planificación estratégica.

lunes, 29 de febrero de 2016

6 errores que un entrevistador no perdona

La entrevista es el momento crucial y clave de todo el proceso de selección. No basta con que tengas un currículum perfecto, una trayectoria impecable y una formación excelente. Todo esto se echa a perder cuando llegamos a la entrevista y no sabemos transmitir cuánto sabemos, por qué nos motiva formar parte de esa empresa o cometemos errores en nuestro discurso o en cómo lo decimos.

Hoy os expongo los típicos fallos que suelen cometer los candidatos y que a un entrevistador le cuesta digerir.

1. Escasa preparación de la entrevista.

Prepararse la entrevista de trabajo es una tarea imprescindible para realizarla con éxito. Para ello, si te citan a una es importante que te informes de la empresa, conozcas el perfil de la persona que te la hará (por ejemplo buscándola por LinkedIn), repases el contenido de la oferta que publicaron, escribas cómo vas a defender aquellos aspectos de tu currículum que pueden generar dudas (rotación excesiva, baja voluntaria de algunos trabajos, periodos de inactividad, estudios sin finalizar, etc.), te prepares qué vas a decir cuando te pregunten acerca de tus puntos fuertes y áreas de mejora.

2. Falta de claridad en el objetivo profesional.

"Yo lo que quiero es trabajar, me da igual de lo que sea". Es una frase bastante típica de algunos postulantes y a la vez desafortunada puesto que no indica un interés acentuado en esa posición y en esa empresa, si no que parece que al candidato le resulta indiferente ser entrevistado por la empresa X para una posición que por la empresa Y para otra posición diferente.


Aunque tengamos urgencia y sintamos angustia porque no encontramos un empleo y te encuentres en un punto que te es indiferente de qué trabajar, es fundamental controlarlo en la entrevista.

3. Contradicciones en el discurso.

En ocasiones debido a que se quiere ocultar información al entrevistador, "maquillar" aspectos que no interesa explicar o creer que nos va a perjudicar o por falta de preparación podemos llegar a decir información contradictoria. Cuando ocurre esto es muy fácil que el entrevistador se percate y perciba que el candidato no está siendo sincero y que está ocultando algún tema que se le escapa. 

4. Falta de motivación hacia el puesto y la empresa.

Uno de los aspectos más relevantes en el momento de decidir qué persona seleccionar es el grado de motivación e interés que el aspirante ha manifestado durante el proceso de selección. No demostrarlo no agrada. 


El seleccionador nota nuestra motivación más allá del discurso que emitimos en factores de nuestra comunicación no verbal como la sonrisa, abrir más los ojos y la entonación que utilizamos. Como comenté en mi post La comunicación no verbal en la entrevista, el 55% de nuestro mensaje recae en nuestro lenguaje no verbal y solo un 7% en lo qué decimos.

5. Postura y gesticulación inapropiada.

Siguiendo con la comunicación no verbal, determinados comportamientos que solemos hacer en una situación que nos tensa ofrece una imagen desfavorable. Algunos de ellos son mecer la pierna, estar recostado hacia atrás en la silla, estrechar la mano con poca firmeza o evitar el contacto visual.

6. Emfatizar los defectos que uno tiene.

En mi trayectoria me he encontrado en muchas entrevistas que al preguntar por los puntos fuertes, me han explicado precisamente las debilidades. Todos tenemos defectos, es humano. El error radica cuando el entrevistado se regodea en explicar sus áreas de mejora o explica defectos que tienen un gran impacto en la correcta ejecución de un puesto de trabajo (por ejemplo un comercial que diga que es tímido).

Toda información negativa tiene que ser compensada con información positiva

Si te preguntan por tus puntos débiles, explica qué has hecho para mejorarlo y si de alguna manera te sirve positivamente para algo.

viernes, 12 de febrero de 2016

5 consejos prácticos para destacar ante el reclutador

El proceso de búsqueda de empleo es un trabajo que requiere de una buena persistencia. Para algunas personas que les llamen de una oferta de empleo se convierte realmente en una odisea. Son muchos los candidatos que se inscriben para una sola posición. ¿Cuántos inscritos hay en una oferta de Infojobs, por ejemplo? ¿70?, en el mejor de los casos, ya que una empresa puede llegar a recibir hasta más de 1.000 candidaturas.

Destacar ante el reclutador se convierte en una tarea imprescindible. No basta con postular a una oferta, tenemos que diferenciarnos de los demás y en la mayor medida posible asegurarnos que nuestro currículum llega a ser visto.

Para ello, en mi post de hoy os facilito una serie de pautas para destacar ante el técnico de selección.

1. Haz un buen currículum y garantízate una primera buena impresión.

Después de tener claro de qué buscamos trabajo, el punto de partida para empezar manos a la obra es la elaboración de nuestro currículum. Es una tarea compleja, pues requiere ser sintético pero a la vez proporcionar lo mejor de nosotros mismos. Independientemente del contenido, cada vez más se apuestan por currículums con un formato más moderno, incluyendo color, infografías y competencias. Ejemplos de páginas que os pueden dar una idea sobre infografías son vizualize.me, Cuvitt, re.vu y resumUP.

2. Cuenta algo diferente, no lo de siempre y diferénciate.

Los reclutadores estamos cansados de recibir cartas de presentación sin personalidad, que no se diferencian de las demás y sobre todo que parecen simples plantillas que tienen los candidatos y que las utilizan para enviar a todas las empresas.


¿Por qué te interesa realmente entrar en esa empresa?, ¿te has informado a través de la prensa o su web de qué es lo que hacen?, ¿qué es lo que te ha llamado la atención?, ¿qué aspectos de tu personalidad crees que encajan con sus valores?, ¿qué parte de tu trayectoria les aporta un valor añadido?

Estas son algunas de las cuestiones que un seleccionador echa en falta ¡Personaliza tu carta!

3. Haz una acción extra y asegúrate de que leen tu currículum.

¿Cuál es la probabilidad de que una empresa vea tu perfil cuando tienen 500 currículums? No te limites a inscribirte en un portal de empleo, llama a la compañía, ETT, consultoría, inscríbete adicionalmente a través de su web, mueve los contactos que tienes que te acercan a la empresa, contacta con una persona de recursos humanos por LinkedIn y envíale un mensaje personalizado. En resumidas cuentas... ¡Hazte visible para ellos!

4. Piensa, escribe, redefine y prepárate bien la entrevista.

La entrevista es la gran oportunidad para conseguir ese empleo que deseas. ¡No la desperdicies!

Prepárate las preguntas más frecuentes que suelen hacer los reclutadores: ¿cuáles son tus puntos fuertes?, cuéntame un logro, ¿qué crees que deberías de mejorar?, ¿por qué dejaste tu último trabajo?, ¿por qué te interesa trabajar con nosotros?, ¿qué sabes de nuestra empresa?, ¿qué crees que nos podrías aportar?.

Un buen discurso acompañado de una buena actitud es un excelente cocktail que ayuda a que seas el elegido.


5. Demuestra interés después de la entrevista.

Al llegar a casa envía un correo al entrevistador con el fin de agradecerle el tiempo dedicado, reiterar el interés por la posición, manifestar lo que te ha llamado la atención de lo que te ha explicado y te encaja y quedar a su disposición para cualquier duda.

Si llevas muchos días sin tener noticias de la empresa, contacta nuevamente para conocer en qué estado está el proceso y cómo se encuentra tu candidatura.

jueves, 21 de enero de 2016

5 tips para tener un buen currículum

El currículum es una de las herramientas clave para una búsqueda de empleo. Tiene tal relevancia que tener elaborado un buen currículum puede provocar que una empresa decida llamarte. Muchas personas no saben extraerle el máximo potencial; se limitan a exponer su experiencia y formación sin añadir aspectos que diferencian su candidatura de la de otros posibles aspirantes.

Por todo ello, en este post me gustaría ofreceros mi punto de vista y unos breves consejos a tener en consideración:

1. El currículum tiene que estar orientado hacia un objetivo profesional.

Tener definido tu objetivo profesional y redactar tu currículum en función de este es lo más importante que debes de tener en cuenta.

Esto comportará que aquellas personas que tengan más de una alternativa profesional será esencial que elaboren un currículum por cada profesión que se planteen.

Por ejemplo, imaginemos un sujeto que ha trabajado como dependiente, camarero y mozo de almacén. Si su búsqueda está orientada a profesiones de atención al cliente y de almacén/logística tendrá que disponer de al menos dos currículums.

A un entrevistador le genera incertidumbre perfiles muy dispersos en el que no queda claro de qué está buscando trabajo el candidato.

Una forma de solucionar este aspecto es debajo del nombre incluir tu etiqueta profesional, es decir, el "título" de tu profesión, de aquello que buscas. Algunas personas añaden un extracto o síntesis. Esto es un breve resumen de 4 o 5 líneas como máximo en el que se expone el perfil del candidato y sus competencias entre otros aspectos.

2. Escoge una modalidad de currículum que te beneficie.

Existen diversos tipos de currículum.

El formato cronológico explica tu experiencia profesional de la más antigua a la más nueva o a la inversa (más recomendable). Es el modelo que prácticamente todo el mundo realiza y es altamente recomendable utilizarlo cuando el postulante tiene una trayectoria lineal, no existen periodos largos de inactividad y busca un empleo relacionado con lo que ha ido haciendo.

En cambio, el currículum funcional en lugar de tener en cuenta la variable tiempo, expone la experiencia por áreas, por lo que se otorga más importancia a las diferentes funciones que se han realizado que al tiempo que se ha estado en cada empresa. Este estilo es aconsejable para personas que tienen largos periodos sin trabajar, mucha rotación o un perfil muy polivalente.

Otros tipos de currículums son el infográfico, por competencias o videocurrículum.

3. Selecciona una buena fotografía.

La foto que incluimos ofrece una primera impresión al entrevistador de nuestra presencia y formalidad. Hoy en día con el móvil podemos hacérnosla. Eso sí, os recomiendo que os la haga otra persona (un selfie queda poco profesional), llevéis una ropa adecuada (camisa, americana, etc.), sea en color (las fotos en blanco y negro empiezan a quedar obsoletas) y tenga buena calidad.

Si te estás planteando trabajar en el extranjero, tienes que saber que hay países en los que no se incluye la foto.

4. Sé breve y conciso.

Para una única posición un reclutador puede llegar a ver decenas y decenas de perfiles. La forma de hacer un filtro es tan rápida que la presentación, claridad, brevedad y tener las palabras clave acordes al puesto destacadas como por ejemplo en negrita, es importante.

El currículum tiene que tener una longitud de una página o dos máximo. No es necesario plasmar y desarrollar absolutamente todo lo que has hecho. Por ejemplo, una persona que lleva trabajando en marketing 10 años, a estas alturas que durante la carrera haya trabajado de dependienta o recepcionista no es relevante, por lo que dichas experiencias se podrían suprimir perfectamente.

5. Destaca en tu experiencia tus logros profesionales.

Los logros son aquellos retos, premios o reconocimientos que has conseguido en tu experiencia y has obtenido buenos resultados. Son tanto cualitativos como cuantitativos. Incluirlos te ayudará a diferenciarte de los demás candidatos, a darle un valor añadido a tu perfil y a que el entrevistador se pueda hacer una primera ligera idea de qué competencias tienes.


Algunos de ellos son: aumento del número de ventas en un 20%, implantación de una metodología más eficiente, premio al mejor comercial del año, etc.

Un perfil técnico, mando intermedio y directivo es primordial que los incluya en su currículum. No hace falta redactar una lista de logros, pero sí al menos destacar 2 o 3 de las experiencias más relevantes.

martes, 12 de enero de 2016

Cómo conocer tu objetivo profesional (II)

Hola amig@s,

En el post anterior os hablé sobre los tres primeros pasos que hay que tener presente a la hora de definir vuestro objetivo profesional y tal y cómo os prometí en este post os proporciono las pautas finales para que os podáis poner manos a la obra e iniciar la búsqueda de un nuevo proyecto.

4. Comienza a escribir las diferentes profesiones que podrías ejercer: Si has llegado a este punto seguramente tengas una ligera idea de qué tipo de profesiones te podrían gustar y podrían encajar contigo.

Haz una lista de puestos de trabajo considerando los siguientes puntos:
  • Puestos en los que tienes experiencia: Posiciones que has desempeñado.
  • Afines a los que tienes experiencia: Puestos de trabajo que se parecen o tienen una cierta relación con lo que has hecho.
  • Que conoces: Aquellas posiciones que no has desempeñado pero las conoces de primera mano por alguna persona de tu entorno y por tu perfil las podrías ejercer.
  • Que te motivan: Puestos que te gustaría desempeñar.
Pensemos en una chica llamada Ana que su experiencia laboral han sido 5 años como dependienta. Su ejercicio podría ser el siguiente:


El mismo ejercicio se podría aplicar paralelamente en lugar de considerando los puestos de trabajo, los sectores de la empresa.

5. Somete a un análisis todo lo que has escrito hasta ahora: De todas las posiciones que has redactado será necesario que analices para cada una de ellas los conocimientos técnicos que dispones, la experiencia que tienes en ello, cómo encaja tu personalidad para ese puesto, cuánto te motiva y el grado de oferta que hay en el mercado respecto a cada trabajo. Para ello te recomiendo que elabores una tabla y asignes para cada elemento una puntuación del 1 al 10.

Una vez realizado, verás de una forma bastante clara hacia dónde podrías dirigir tu búsqueda. A continuación, de aquellas profesiones que has decidido que vas a orientar tu búsqueda será necesario que realices un DAFO.

El DAFO es una herramienta muy potente en la que se plasma en 4 cuadrantes las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. En el siguiente artículo publicado en Infoempleo podréis ver claramente y ejemplificado en qué consiste: http://bit.ly/1OGqPp5

Para saber qué requisitos exige el mercado para una posición puedes consultar portales de empleo y buscar ofertas del perfil o hablar con una persona que conozcas que se dedica a ello.


Gracias a este análisis descubrirás los aspectos que te favorecerán la búsqueda pero también tus carencias. Por ejemplo, si quieres optar a una posición de recepcionista es posible que depende del tipo de empresa o sector al que te quieras dirigir necesitarás saber idiomas.

6. Empieza a elaborar tus primeros currículums y cartas de presentación: Por cada trabajo que te plantees tendrás que elaborar un currículum y una carta de presentación diferente. Siguiendo con el ejemplo, si Ana concluye que orientará su búsqueda hacia posiciones de recepcionista y comercial, en el primer caso será importante que destaque sus conocimientos ofimáticos, idiomas o aptitudes, por ejemplo. Por contra, en el segundo caso, será bueno destacar qué logros ha conseguido de ventas.

Ahora que ya lo tienes todo, ¡a por ello!

lunes, 4 de enero de 2016

Cómo conocer tu objetivo profesional (I)

Hemos empezado un nuevo año y con ello muchas personas se plantean nuevos objetivos: aprender idiomas, hacer deporte, estudiar y como no, plantearse un cambio profesional.

Respecto a este último, parece una tarea relativamente sencilla pues parece que no comporta mucho más que crear un currículum y enviarlo. No obstante, el punto de partida de una búsqueda de empleo es hacer tu propio ejercicio de autoconocimiento.

Sea cual sea el motivo por el que estás en este momento de transición profesional, conocerte mejor a ti mismo te ayudará a definir de una forma más satisfactoria tu objetivo profesional, a realizar una búsqueda con cara y ojos sin enviar tu currículum indiscriminadamente y a defender con más éxito tu candidatura en las entrevistas.

Con este fin, en este post os facilito unas pautas para ello:

1. Conócete: Antes que nada es imprescindible que conozcas cuáles son tus fortalezas y áreas de mejora. Para ello, sería útil que te formularas las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo soy yo?
  • ¿Cuáles son mis cualidades? ¿Cuáles son mis defectos?
  • ¿Qué comportamientos he tenido en mi trabajo que demuestran mis cualidades? 
  • ¿Qué logros he conseguido en mi trabajo?
  • ¿En qué situaciones he podido fallar? ¿Por qué? ¿Qué he aprendido de ello y cómo lo he mejorado?
  • ¿Cómo dice la gente de mi entorno que soy?
  • ¿Qué aspectos de mi destacaban mi jefes o mis compañeros?

Hacerse este tipo de análisis de forma autónoma es complicado, pues nos arriesgamos a perder la objetividad. Los test de personalidad son una buena herramienta para ello. No obstante, es importante que la interpretación te la haga una persona que conozca el test.


Por otro lado, un ejercicio que te resultará de gran ayuda será preguntar a tu entorno, desde tu madre, pareja o amigo a un antiguo compañero o jefe.

2. Indaga acerca de tus prioridades: Un aspecto relevante es que nuestro nuevo proyecto esté en consonancia con nuestro ciclo vital. Por ejemplo, una persona que tiene a cargo el cuidado de un familiar o se debe de responsabilizar mayoritariamente de sus hijos quizás un factor que le incomodará es empezar en un trabajo que de por sí se tenga que viajar mucho o realizar horas extras.

Ejemplos de elementos importantes en nuestra vida son: familia, trabajo, ocio, bienestar personal y estatus social.

Por otro lado, dentro de un empleo también tenemos diferentes prioridades como son: plan de carrera, reconocimiento que tiene la empresa, valores, clima laboral, tener autonomía, salario, horario y estabilidad. ¿Cómo ordenarías estos factores de mayor a menor importancia?


Tanto las prioridades que tengamos en nuestra vida como en el trabajo condicionarán la búsqueda de nuestro proyecto

3. Define cuáles son tus preferencias: Una vez somos conscientes de cómo somos y conocemos nuestras prioridades el siguiente paso será determinar tus preferencias. Esto significa concretar qué es lo que te gusta y lo que no te gusta. Algunas preguntas que te ayudarán son:

  • Dentro de un trabajo, ¿qué tipo de tareas son las que más te gusta hacer?
  • ¿Con qué tipo de tareas no te sientes tan satisfecho?
  • ¿Qué tipo de cosas te molestan?
  • ¿Qué aspectos te motivan (ej: proponer, resolver problemas, relacionarme con otras personas, tener que alcanzar objetivos, etc.)?
  • ¿Qué características tiene que tener un trabajo para que te sientas satisfecho (ej: trabajar en equipo, ayudar a personas, poder ser creativo, analizar, tener responsabilidades, disponer de autonomía, etc.)?
  • ¿Qué esperarías de tu nuevo trabajo?

Existen diversos test que evalúan tus preferencias como son el Discovery Insights y el PAPI, ambos de pago.

En mi siguiente post os explicaré cómo definir las diferentes profesiones que podríais ejercer, cómo contrastarlo con el mercado y por dónde empezaríamos la búsqueda.