miércoles, 9 de diciembre de 2015

¡Por la igualdad entre hombres y mujeres!

La llamo Superwoman. Llamo así a toda mujer con la capacidad de trabajar, responsabilizarse mayoritariamente del cuidado de los niños, de atender a las tareas domésticas y/o de cuidar a sus padres o familiares cuando enferman. En definitiva, de partirse en pedacitos para atender a todas las demandas que les surgen en su día a día.

Lamentablemente para determinadas empresas toda esta fuerza que desprenden para atender a tantos asuntos supone un problema.

A día de hoy en España siguen existiendo claras diferencias en el trabajo entre hombres y mujeres. La primera discriminación viene ya en la selección de personal. ¿A cuántas de vosotras os han preguntado si tenéis hijos, si tenéis intención de tenerlos y en caso afirmativo si os cogeríais una excedencia? Y es que hoy en día parece que ser mujer y estar situada en una determinada edad o situación personal es un "problema".

Bajo mi punto de vista, más importante qué la fecha de nacimiento que figura en el DNI o de si tienes pareja o no, es más relevante el punto en el que se encuentra la persona en su ciclo vital y de si entran en sus planes o no lo que se le propone.


Seguidamente, un hombre y una mujer desempeñan la misma tarea y en cambio el hombre percibe un salario mayor. Este lastre que llevamos arrastrando desde hace años sigue estando presente. En los resultados de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial hecha en España se reflejaron como entre hombres y mujeres existe una brecha salarial del 22%. Una mujer para ganar lo mismo que un hombre debería de trabajar 80 días más.

No obstante, como dato curioso fuera de nuestro país, en Estados Unidos en un informe publicado por la Oficina del Censo en el que se contemplaron 350 profesiones, se descubrió que en 9 de ellas, las mujeres cobraban más que el hombre. Algunas de estas son: directora de cine, limpiadoras de vehículos y equipamientos, controladoras de seguridad de transporte y servicios sociales.

Otro dato a señalar es la poca presencia del sexo femenino en cargos de alta dirección. A pesar de que según el Informe de Grant Thornton el porcentaje de mujeres que ocupan un cargo directivo en España en los últimos diez años ha subido siendo en 2004 de un 14% y en 2015 de un 26%, nos encontramos todavía ajenos a países como Rusia y Georgia en el que el porcentaje se sitúa en un 40% y 38% respectivamente. Por contra los países con menor porcentaje son Alemania (14%) y Japón (8%).


Con el fin de favorecer la conciliación vida personal y laboral las compañías más desarrolladas ponen a disposición de los trabajadores facilidades como servicio de guardería, flexibilidad horaria o teletrabajo. No obstante, estos beneficios aún están al alcance de pocos afortunados.

Por último, existen determinadas profesiones en las que hoy en día la presencia de la mujer es escasa. Si bien es verdad que en general existe más presencia del sexo femenino en posiciones relacionadas con psicología por ejemplo y más presencia de hombres en ingenierías, todavía hay personas que les choca ver a una mujer camionera o a un hombre ejerciendo una puesto de secretario.

La prueba para saber si puedes hacer un trabajo o no, no debería depender de la organización de tus cromosomas.
Bella Abzug 

0 comentarios :

Publicar un comentario