viernes, 6 de noviembre de 2015

Cómo hacer un buen proceso de selección

El trabajo de los profesionales de la selección de personal va mucho más allá que hacer entrevistas.

El consultor de selección es el primer contacto del candidato con la empresa, por lo que éste se lleve una buena o mala imagen de la compañía depende en gran medida del trato que le ofrece. 

No obstante, repasemos la importancia que tiene que un buen técnico de selección sea acurado en todas las fases del proceso.

Elección de los canales de reclutamiento

Es mejor utilizar menos canales pero que sean efectivos. Por otro lado, hay que valorar la imagen que estos canales proyectan de la empresa ¿Os imagináis a la empresa Danone publicando sus ofertas en páginas tales como Loquo o Milanuncios? ¿Sería extraño, no? Por el posicionamiento que tienen sería más ajustado que utilizaran como canales Infojobs o LinkedIn, por ejemplo.


Publicación del anuncio

Explicar quién es la empresa, qué funciones hará esa persona, qué se ofrece (plan de formación, carrera profesional, etc.) y cuáles son las condiciones contractuales son informaciones básicas que determinarán que una persona decida inscribirse o no a nuestra oferta.

Destacar lo positivo de la posición o de la compañía, ¿hay posibilidad de crecimiento?, ¿se ofrecen beneficios sociales?, ¿la empresa se encuentra en proceso de crecimiento o es pionera en su sector?

Criba curricular

Las personas ajenas a nuestra profesión entienden que el mejor candidato es el que más experiencia tiene y el que más sabe de la profesión. Pero esto no es así, el candidato más idóneo es aquel que se ajusta en lo mejor posible a lo que yo ofrezco. 

Por ejemplo, ¿qué sentido tendría contratar a un director financiero para una posición de contable? Sin duda el director financiero sabrá mucho de su área de trabajo pero seleccionarle para que sea contable es destinarle a la frustración.

Otro ejemplo sería el candidato que lleva toda la vida dedicándose a la fotografía y de repente postula a una posición de comercial. En un alto porcentaje esta persona está buscando lo que yo denomino como el "trabajo de paso" o "trabajo puente". 

El candidato adecuado para el puesto adecuado

Llamada telefónica 

Solo hay una oportunidad para causar una buena impresión. El tono de nuestra voz, lo qué decimos, cómo lo decimos provoca que el aspirante se lleve una buena impresión o no. Incluso ser muy poco profesional en este contacto puede provocar que la otra persona pierda el interés y no se presente a la entrevista.


Entrevista

Procurar crear un clima de confianza, haberse leído el currículum del candidato, no hacerle esperar demasiado tiempo, explicar cómo será el transcurso de la entrevista, conocer la posición para poder explicarla y aclarar posibles dudas, tener una sala reservada, saber comunicar lo que buscamos, utilizar una comunicación no verbal adecuada o no hacer preguntas excesivamente personales son algunos ejemplos que demuestran nuestra profesionalidad.

Seguimiento

Informar sobre si el proceso se está demorando o si el candidato está descartado. Es tan sencillo como en el caso de no disponer tiempo enviar un correo electrónico.

Si el proceso ha sido largo yo recomendaría llamar a las personas desestimadas puesto que han invertido tiempo en atendernos y al haber pasado por varias entrevistas el contacto empieza a ser más personalizado.


Hay compañías que entienden la selección de personal como contratar a quién sea y cómo sea pero para ya. Seleccionar es mucho más que contratar a cualquiera, se trata de un trabajo que requiere calidad, buen trato a los demás, ser analítico y en la mayor medida ser objetivo.

0 comentarios :

Publicar un comentario