martes, 1 de septiembre de 2015

Depresión postvacacional: la vuelta a la rutina

Tras unos días de descanso y de completa desconexión de nuestra rutina habitual, son muchas las personas que los primeros días de trabajo se les hace complicado.

Alrededor del 40% de profesionales sufren lo que conocemos como síndrome o depresión postvacacional, un estado emocional en el que el individuo sufre síntomas tales como tristeza, desmotivación, irritabilidad, palpitaciones, apatía, insomnio o molestias estomacales.

Es una alteración común, que suele durar unos días, no más de dos semanas y comprensible, pues la vuelta a nuestras obligaciones y responsabilidades no para todo el mundo es agradable, sobre todo si el sujeto ya estaba incómodo en su trabajo.

Algunas de las pautas que nos ayudarán a reducir el malestar que nos proporciona esos primeros días son:

1. Volver a la rutina poco a poco: Es preferible que vuelvas de tus vacaciones unos días antes de tu inicio laboral para que el cambio no sea tan drástico, y empezar a recuperar hábitos como los horarios de dormir, tareas cotidianas y aprovechar para poner todo en orden para la vuelta.

2. Planificar la siguiente escapada: Empezar en el trabajo nuevamente no significa que tus vacaciones hayan finalizado. Una actividad que te despertará emociones positivas es planificar la siguiente escapada o salida que hagas. Los fines de semana y los puentes son una buena oportunidad para ello.


3. Tener una buena actitud: Como he repetido en muchas ocasiones la base de nuestro estado de ánimo se encuentra en los pensamientos que tenemos. Tener o no un buen primer día de trabajo depende en gran medida de tu actitud. Pudiendo elegir, ¿no es mejor escoger afrontar tu vuelta positivamente? La vuelta al trabajo es como la "vuelta al cole", un nuevo año para proponernos nuevos retos: estudiar idiomas, ampliar nuestros conocimientos profesionales, etc.

4. Tomarse la vuelta con tranquilidad: No pretendas estar el primer día al 100% si no te sale. Calma, sabemos que los primeros días son más difíciles de llevar pues hay que ponerse al corriente de todo lo que ha sucedido en tu ausencia, organizar tu agenda... Solo eres tú el responsable de las exigencias que te marcas.

5. Hacer deporte: La actividad física es un excelente aliado que ayuda a incrementar nuestro bienestar personal. Practicar deporte varias veces a la semana y llevar una dieta sana hará que te sientas mejor.

Este síndrome no es nada grave. No obstante, si los síntomas no remiten con los días es aconsejable valorar que está ocurriendo.

0 comentarios :

Publicar un comentario