martes, 28 de julio de 2015

Si creo que saldrá mal, saldrá mal

"No sé para qué estudio, si suspenderé el examen"
"No estoy bien con mi pareja, acabaremos rompiendo"
"Este empleado no creo que sea bueno en su trabajo"

¿Qué es posible qué ocurra si tenemos este tipo de pensamientos? Suspenderemos el examen, se romperá la pareja y del empleado no seremos conscientes del potencial que tiene.

¿Casualidad que se produzca lo que habíamos predecido?, ¿intuición? Rotundamente no. Este fenómeno es el que se conoce en psicología como Profecía autocumplida, un concepto creado por el sociólogo Robert Merton que nos viene a decir que las falsas creencias que tenemos respecto a un acontecimiento o una persona provoca que nuestra predicción se acabe cumpliendo.

Nuestras expectativas influyen en nuestra conducta. Así pues llegamos a actuar, de forma consciente o inconsciente, de una manera que provocamos que la premisa que nos habíamos formulado acabe sucediendo.

Si yo creo que no estoy bien con mi pareja y que esto conducirá a una ruptura, mi comportamiento provocará que por ejemplo hayan más discusiones, inseguridades y que mi manera de actuar respecto a él o ella propicie el fin de la relación.

Rosenthal y Jacobson (1968), llevaron a cabo un experimento en el ámbito educativo que demostraba este fenómeno. Se les mostró a profesores de una escuela unos resultados falsos de test de inteligencia que supuestamente se habían administrado a sus alumnos. Con esta información los profesores se crearon falsas expectativas de sus estudiantes actuando de manera diferente con los alumnos que consideraban que tenían un coeficiente intelectual por encima de la media que los que no.

Se demostró que los maestros llegaban a estimular más a los estudiantes que consideraban brillantes que a los otros, provocando que los primeros obtuvieran mejores calificaciones.


Por lo que nuestras creencias, opiniones y prejuicios influyen en nuestro comportamiento, provocando que finalmente se cumpla lo que pensábamos.

0 comentarios :

Publicar un comentario