viernes, 3 de julio de 2015

Clima laboral: cuándo y cómo hacer un estudio

Como ya comenté en mi anterior post Clima laboral: el aire que se respira, el ambiente de trabajo es uno de los aspectos más valorados por los empleados. Y es que prácticamente estamos más tiempo en la oficina que en nuestro hogar. Son muchas las horas que compartimos con nuestros compañeros de trabajo, con nuestro jefe... por lo que una de nuestras funciones como profesionales de recursos humanos es velar porque el "aire que se respira" sea satisfactorio y qué mejor para ello que llevar a cabo un estudio de clima laboral.

No obstante, antes de ponernos manos a la obra es vital considerar los siguientes aspectos:

1. Lograr el compromiso de la Dirección: Antes de nada, debemos de conseguir el apoyo e implicación de la Dirección de la empresa, que entienda la importancia de hacer un análisis de clima, por qué es bueno para la compañía y qué beneficios se pueden obtener. De poco sirve que recursos humanos reme, si se va a estrellar contra un muro porque la Dirección no le apoya.

2. Estudiar si es el momento oportuno para llevarlo a cabo: Periodos como la evaluación del desempeño, reestructuración de la plantilla o cambios salariales no son los más adecuados ya que los resultados posiblemente estén alterados.

Fuera de estas situaciones de grandes dimensiones, sí que existen factores tales como exceso de rotación, desmotivación, aumento de accidentes de trabajo, absentismo laboral que nos indica que algo está fallando y es en estas circunstancias dónde estaría bien plantearse realizar un análisis de clima.

3. Analizar si a través del estudio es posible hacer cambios en la organización: Es fundamental que cuando una empresa se plantea hacer un estudio de este tipo es porque es capaz de asumir los resultados, tanto favorables como desfavorables, y tomar medidas respecto a ello.

Preguntar a los empleados sobre su nivel de satisfacción en cuanto a la cultura empresarial, relaciones interpersonales o política retributiva para que posteriormente quede en el olvido generará desconfianza hacia la organización y frustración.

Si haces un estudio de clima laboral es porque puedes asumir los resultados y promover cambios


4. Realizar un plan de comunicación: Informar a los empleados de que se realizará un estudio de clima laboral, explicar en qué consiste y cuáles son los objetivos.

Existen múltiples canales para dar a conocer nuestro estudio: correo electrónico, intranet, reuniones... Utilizar unos u otros dependerá de aspectos como la dimensión de la plantilla o recursos tecnológicos que se dispongan, por ejemplo.

5. Enfatizar que la participación es voluntaria y anónima: Imprescindible informar de ello para que los trabajadores no se sientan violentos, teman consecuencias negativas y se sientan con absoluta libertad en ofrecer su opinión. Para ello uno de los procedimientos que se podría hacer es que los empleados entreguen su cuestionario (si se decide que sea la herramienta de evaluación) en un buzón.

0 comentarios :

Publicar un comentario