lunes, 26 de enero de 2015

Becari@, su rol en la empresa

Estudiantes con sus ideas, opiniones, frescura, esponjas que absorben los conocimientos que transmites y ganas de comerse el mundo. Pasan horas en clase, horas en casa o en la biblioteca estudiando y todo para conseguir su objetivo: dedicarse a lo que le han dedicado años, días y algunos de ellos muchas noches en vela estudiando. Y al ¡fin llega su primera oportunidad laboral!

Mi post de hoy pretende explicar cuál debería de ser el rol de una persona en prácticas en la empresa.

Mis 3 leyes:

Un/a becario/a...

1. Está para APRENDER, ¡no para cubrir un puesto de trabajo!

Algunas empresas, con el objetivo de no tener tantos gastos, incorporan a personas en prácticas para cubrir sus puestos de trabajo, muchas veces a coste cero, incluso sin tener en cuenta que pueden estar rozando la ilegalidad y que si una inspección de trabajo se presenta no hay manera por dónde justificarlo.


El alumno está para empezar a rodar en el mundo laboral, para adquirir conocimientos y empaparse de lo que podría ser su futuro de trabajo. 

No se le puede exigir lo mismo que a un empleado que lleva años desarrollando ese puesto. ¡Está empezando!


2. Está para DESARROLLARSE, ¡no para sacar el trabajo monótono y aburrido!

Otra práctica muy común es incorporar a becari@s con el objetivo de que se responsabilicen de realizar funciones muy monótonas llegando a pasarse todas las horas haciendo no solo lo mismo, sino tareas que no aportan absolutamente nada a su crecimiento como archivar, destruir papel, escanear, grapar, actualizar una base de datos, etc, 

Ya sé que cuando empiezas, en muchas ocasiones tienes que pasar por este tipo de tareas (¡muchos hemos pasado por ello!), pero lo que no comparto es que eso se convierta en su día a día y le ocupe toda la jornada.

Una mala experiencia puede provocar que el alumno que empezó con ilusión el trabajo, decida no dedicarse a ello en un futuro.


3. Está para APORTAR, ¡no para que se le considere el último mono!

No sabrá ni la mitad de lo que los demás saben, no sabrá afrontar las situaciones con la misma madurez y endereza que otras personas, pero sí que puede ser un profesional con un buen potencial a desarrollar y con posibilidad de dar valor a la empresa, simplemente hay que proporcionarle las herramientas y darle la oportunidad. 



Mis inicios fueron muy buenos y los recuerdo con gran cariño, no obstante, conozco malas prácticas que se hacen e invito a que pienses que un día también fuiste aquel estudiante que hoy entra en tu equipo.

0 comentarios :

Publicar un comentario