lunes, 14 de diciembre de 2015

miércoles, 9 de diciembre de 2015

¡Por la igualdad entre hombres y mujeres!

La llamo Superwoman. Llamo así a toda mujer con la capacidad de trabajar, responsabilizarse mayoritariamente del cuidado de los niños, de atender a las tareas domésticas y/o de cuidar a sus padres o familiares cuando enferman. En definitiva, de partirse en pedacitos para atender a todas las demandas que les surgen en su día a día.

Lamentablemente para determinadas empresas toda esta fuerza que desprenden para atender a tantos asuntos supone un problema.

A día de hoy en España siguen existiendo claras diferencias en el trabajo entre hombres y mujeres. La primera discriminación viene ya en la selección de personal. ¿A cuántas de vosotras os han preguntado si tenéis hijos, si tenéis intención de tenerlos y en caso afirmativo si os cogeríais una excedencia? Y es que hoy en día parece que ser mujer y estar situada en una determinada edad o situación personal es un "problema".

Bajo mi punto de vista, más importante qué la fecha de nacimiento que figura en el DNI o de si tienes pareja o no, es más relevante el punto en el que se encuentra la persona en su ciclo vital y de si entran en sus planes o no lo que se le propone.


Seguidamente, un hombre y una mujer desempeñan la misma tarea y en cambio el hombre percibe un salario mayor. Este lastre que llevamos arrastrando desde hace años sigue estando presente. En los resultados de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial hecha en España se reflejaron como entre hombres y mujeres existe una brecha salarial del 22%. Una mujer para ganar lo mismo que un hombre debería de trabajar 80 días más.

No obstante, como dato curioso fuera de nuestro país, en Estados Unidos en un informe publicado por la Oficina del Censo en el que se contemplaron 350 profesiones, se descubrió que en 9 de ellas, las mujeres cobraban más que el hombre. Algunas de estas son: directora de cine, limpiadoras de vehículos y equipamientos, controladoras de seguridad de transporte y servicios sociales.

Otro dato a señalar es la poca presencia del sexo femenino en cargos de alta dirección. A pesar de que según el Informe de Grant Thornton el porcentaje de mujeres que ocupan un cargo directivo en España en los últimos diez años ha subido siendo en 2004 de un 14% y en 2015 de un 26%, nos encontramos todavía ajenos a países como Rusia y Georgia en el que el porcentaje se sitúa en un 40% y 38% respectivamente. Por contra los países con menor porcentaje son Alemania (14%) y Japón (8%).


Con el fin de favorecer la conciliación vida personal y laboral las compañías más desarrolladas ponen a disposición de los trabajadores facilidades como servicio de guardería, flexibilidad horaria o teletrabajo. No obstante, estos beneficios aún están al alcance de pocos afortunados.

Por último, existen determinadas profesiones en las que hoy en día la presencia de la mujer es escasa. Si bien es verdad que en general existe más presencia del sexo femenino en posiciones relacionadas con psicología por ejemplo y más presencia de hombres en ingenierías, todavía hay personas que les choca ver a una mujer camionera o a un hombre ejerciendo una puesto de secretario.

La prueba para saber si puedes hacer un trabajo o no, no debería depender de la organización de tus cromosomas.
Bella Abzug 

lunes, 30 de noviembre de 2015

Una piedra en el camino llamada fracaso

Entendemos el fracaso como un suceso negativo que provoca frustración y malestar. Sentimos que hemos fracasado cuando no hemos conseguido los objetivos que esperábamos, no hemos logrado nuestra meta y el resultado que hemos obtenido es adverso a lo que nos habíamos propuesto.

Podemos sentirnos fracasados cuando nos han despedido, hemos tenido que cerrar nuestro negocio, hemos roto con nuestra pareja o no hemos conseguido superar unas oposiciones, por ejemplo. Cuando experimentamos el fracaso nos sentimos apenados, tristes, perdemos autoestima y se nos incrementan los pensamientos negativos.

No obstante, en este post me gustaría compartir con vosotr@s pequeños apuntes del rol que juega este concepto en nuestra vida.

Me gustaría empezar mi reflexión con una gran frase pronunciada por Henry Ford:

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”


Lo primero de todo es comprender que el fracaso forma parte del camino. Y es que aunque sea como recibir una bofetada, un suceso desafortunado nos obliga a reformular, volver a plantearnos aspectos clave y fortalecernos. ¿Acaso creéis que los grandes genios que conocemos hoy en día lo tuvieron fácil desde el primer momento? Steve Jobs, fracasó varias veces antes de convertirse en uno de los empresarios de referencia en nuestros tiempos. Con ello quiero añadir que el fracaso no es sinónimo de fin. Son una, dos, tres, cuatro... piedras en el camino que lo que nos vienen a decir es que algo ha fallado. Pero no significa que tengamos que tirar la toalla, sino pensar en qué nos hemos podido equivocar y luchar por nuestro objetivo con más fuerza.

En segundo lugar, que un jefe, profesor, pareja, o empresa no haya confiado en tu potencial e incluso te haya dicho frases hirientes no significa que tu no valgas y mucho menos que lo que dicen sea la verdad absoluta. Todos tenemos virtudes, defectos y capacidades que nos hacen diferenciar de los demás y tener potencial. Para ello, os invito a ver el siguiente vídeo en el que algunas personas hoy en día consideradas celebridades se cruzaron en su camino con sujetos que no confiaron en ellos.


Si os habéis encontrado con esa persona que os ha juzgado negativamente, que su opinión os sirva para cuestionar cuánto hay de cierto, qué podría mejorar y cómo podría afrontarlo la siguiente vez, pero en ningún momento permitas que te sirva para tu autodestrucción, sólo para tu desarrollo personal.

Seguidamente, como he reiterado en varios posts nuestros pensamientos influyen en nuestro comportamiento, estado de ánimo y en las decisiones que tomamos. ¿No es suficientemente duro aceptar un error como para tener que decirnos "soy un fracasado", "no valgo", "no seré capaz de...", "todo el esfuerzo que he hecho no ha servido para nada", etc.? Todos estos pensamientos están cargados de distorsiones. Nosotros somos los que más nos tenemos que preocupar por cuidarnos y mimarnos a nosotros mismos. Así que empecemos a pensar de una forma más positiva: "esto me ha servido para...", "que me haya pasado esto no significa que me tenga que volver a pasar" y en general por pensamientos más sanos y realistas.

El fracaso forma parte de nuestra vida y aunque sea incómodo y en algunas ocasiones más complicado de gestionar es necesario para evolucionar, aprender y crecer personalmente y/o profesionalmente.

Por último, quería aproximaros al término de resiliencia que es la capacidad de superar las dificultades, la adversidad significativa o traumas saliendo fortalecido. Es una capacidad que no es innata, por lo que podemos aprender a desarrollarla. Un suceso desfavorable nos puede coger desprevenidos, pero los seres humanos tenemos el potencial para poder superarlo.

"Porque la vida no nos pide llegar en primer lugar siempre, lo que nos pide es no rendirnos nunca"
Oscar Chapital C.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Cómo afrontar un despido

Con un paro superior al 20% en España no es de extrañar que cada día muchas personas sufran la desafortunada situación de un despido. Situaciones como que el jefe te cite un viernes a última hora, te llamen desde Dirección para mantener una reunión contigo, tu superior te diga "¿podemos hablar un momento?", observar que han prescindido de varias personas, que te dejen de invitar a reuniones de equipo o notar un distanciamiento de tus superiores nos ponen en estado de alerta y provocan que temamos ser la siguiente víctima.

El despido forma parte de la vida laboral y hoy en día todavía más al ser más frecuente. Es una situación desagradable y que comporta un impacto a la persona y también a su entorno más cercano.

Si has pasado por ello, me gustaría que consideraras los siguientes aspectos:

1) Que te hayan despedido no significa que seas un incompetente profesionalmente.
Es normal que cuando una compañía decide prescindir de tus servicios te hagas preguntas tales como: ¿por qué yo?, ¿en qué he fallado?, ¿me habrán despedido por X?, ¿será que no era válido? y un largo etcétera.

Además, un despido en muchas personas supone un ataque a su autoestima provocando que de repente empiecen a dejar de creer en ellos mismos, en su potencial, en su valía... y esto es un grave error.

Para ello, te recomiendo que cuando pasen unos días hagas una lista de qué aspectos han podido ocasionar tu salida y te hagas preguntas como por ejemplo ¿en qué situación estaba la compañía?, ¿qué cambios se han producido recientemente?, ¿qué comportamientos he tenido que podría mejorar?, ¿qué errores he podido cometer y cómo lo afrontaría ahora?, ¿qué les he aportado?, ¿qué he hecho bien en este trabajo? Preguntas que te inviten a la reflexión y sobre todo a la mejora.

2) Sentirse desanimado es normal.
Cuando perdemos a un ser querido o rompemos con la pareja atravesamos una situación de duelo. Con el trabajo pasa igual. No te extrañes si te sientes desanimado, apático, con ganas de llorar, rabia, con sentimientos de vergüenza, con sensación de estar perdido o con mal humor e incluso si manifiestas síntomas psicosomáticos como dolor de estómago o de cabeza.


El trabajo nos ofrece identidad, nos hace sentir útiles, satisfechos con nosotros mismos y nos mejora el autoestima. Cuando se produce esta desvinculación es muy frecuente sentirse apenado, pues te acaban de romper tu rutina, el vínculo que te unía a tus compañeros o a tus clientes. Es cuestión de tiempo. Verás como poco a poco cada día ese dolor irá desapareciendo.

No obstante, cuando esta situación se alarga en el tiempo o los síntomas que nos provoca son severos, tendremos que plantearnos consultar con un profesional.

3) El despido forma parte del pasado, ahora lo importante es tu futuro.
Compartir tus sentimientos y emociones con tu entorno te ayudará a tener otro punto de vista, pero tampoco te centres cada día a todas horas a darle vueltas al mismo tema. Recupera tus hobbies, pasa más tiempo con tu familia, amistades y haz aquellas actividades que te llenan y que el trabajo te impedía ejercer. Céntrate en tu futuro, en dónde vas a orientar tu búsqueda de empleo, cuáles serán tus siguientes pasos, cómo vas a conseguir tu objetivo. No permitas que tu pasado te ate y te torture, lo pasado pasado está. Relativiza tu situación; un despido es duro pero no se acaba el mundo.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Cómo hacer un buen proceso de selección

El trabajo de los profesionales de la selección de personal va mucho más allá que hacer entrevistas.

El consultor de selección es el primer contacto del candidato con la empresa, por lo que éste se lleve una buena o mala imagen de la compañía depende en gran medida del trato que le ofrece. 

No obstante, repasemos la importancia que tiene que un buen técnico de selección sea acurado en todas las fases del proceso.

Elección de los canales de reclutamiento

Es mejor utilizar menos canales pero que sean efectivos. Por otro lado, hay que valorar la imagen que estos canales proyectan de la empresa ¿Os imagináis a la empresa Danone publicando sus ofertas en páginas tales como Loquo o Milanuncios? ¿Sería extraño, no? Por el posicionamiento que tienen sería más ajustado que utilizaran como canales Infojobs o LinkedIn, por ejemplo.


Publicación del anuncio

Explicar quién es la empresa, qué funciones hará esa persona, qué se ofrece (plan de formación, carrera profesional, etc.) y cuáles son las condiciones contractuales son informaciones básicas que determinarán que una persona decida inscribirse o no a nuestra oferta.

Destacar lo positivo de la posición o de la compañía, ¿hay posibilidad de crecimiento?, ¿se ofrecen beneficios sociales?, ¿la empresa se encuentra en proceso de crecimiento o es pionera en su sector?

Criba curricular

Las personas ajenas a nuestra profesión entienden que el mejor candidato es el que más experiencia tiene y el que más sabe de la profesión. Pero esto no es así, el candidato más idóneo es aquel que se ajusta en lo mejor posible a lo que yo ofrezco. 

Por ejemplo, ¿qué sentido tendría contratar a un director financiero para una posición de contable? Sin duda el director financiero sabrá mucho de su área de trabajo pero seleccionarle para que sea contable es destinarle a la frustración.

Otro ejemplo sería el candidato que lleva toda la vida dedicándose a la fotografía y de repente postula a una posición de comercial. En un alto porcentaje esta persona está buscando lo que yo denomino como el "trabajo de paso" o "trabajo puente". 

El candidato adecuado para el puesto adecuado

Llamada telefónica 

Solo hay una oportunidad para causar una buena impresión. El tono de nuestra voz, lo qué decimos, cómo lo decimos provoca que el aspirante se lleve una buena impresión o no. Incluso ser muy poco profesional en este contacto puede provocar que la otra persona pierda el interés y no se presente a la entrevista.


Entrevista

Procurar crear un clima de confianza, haberse leído el currículum del candidato, no hacerle esperar demasiado tiempo, explicar cómo será el transcurso de la entrevista, conocer la posición para poder explicarla y aclarar posibles dudas, tener una sala reservada, saber comunicar lo que buscamos, utilizar una comunicación no verbal adecuada o no hacer preguntas excesivamente personales son algunos ejemplos que demuestran nuestra profesionalidad.

Seguimiento

Informar sobre si el proceso se está demorando o si el candidato está descartado. Es tan sencillo como en el caso de no disponer tiempo enviar un correo electrónico.

Si el proceso ha sido largo yo recomendaría llamar a las personas desestimadas puesto que han invertido tiempo en atendernos y al haber pasado por varias entrevistas el contacto empieza a ser más personalizado.


Hay compañías que entienden la selección de personal como contratar a quién sea y cómo sea pero para ya. Seleccionar es mucho más que contratar a cualquiera, se trata de un trabajo que requiere calidad, buen trato a los demás, ser analítico y en la mayor medida ser objetivo.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

¡Feliz cumpleaños!

¡Hoy el blog cumple 2 años!

Han pasado dos años desde que publiqué mi primer post ilusionada por iniciar un pequeño proyecto personal en el que poder transmitir mis conocimientos, mi opinión y aportar mi granito de arena en este mundillo al que nosotros le llamamos Recursos Humanos.

Gracias a tod@s los que me acompañáis, me dais sugerencias de nuevos posts, me leéis, ofrecéis vuestra opinión sobre lo que escribo, compartís mis publicaciones y un largo etcétera.

Happy birthday!


lunes, 2 de noviembre de 2015

"No te pago por pensar": ¿Liderazgo del siglo XXI?

"Aquí no estás para pensar" o "en esta empresa se hace lo que yo diga", lamentablemente estos son comentarios que hoy en día algunos jefes siguen utilizando con su equipo.

Utilizan el autoritarismo e imponen su opinión a la de los demás provocando poco compromiso, mayor rotación y dejando escapar al verdadero talento.

Un estilo de liderazgo que afortunadamente cada vez más se va extinguiendo. Muchas organizaciones nuevas optan por estructuras horizontales, huyen del exceso de burocracia, fomentan la autonomía de las personas y su desarrollo.

El futuro de recursos humanos en Europa pasa por gestionar el talento, el cambio y la transformación.

Puedes tener una metodología completamente definida, un buen colchón económico, pero lo que hace que tu productividad y resultado sea excelente o no son las personas. Por este motivo, en nuestro departamento de recursos humanos tenemos que promover la buena gestión del talento.


Optemos por un estilo de liderazgo que crea verdaderamente que el mejor valor y motor que tiene su empresa son las personas, que escucha, intenta entender, asesora y ayuda a crecer.

Un líder que respete, que se relaciona con todos sea cual sea su posición en la empresa, que entienda que para crecer se necesita la colaboración y contribución de todos, ¿a caso no es cierto que la diversidad es enriquecedora?, ¿qué tendrá mejores resultados la imposición de la opinión de uno o la contribución de todos?

El jefe autoritario será jefe, pero no líder. Difícilmente será un buen referente para los demás. Al buen líder no hace falta que se le asigne la etiqueta de "jefe/a de..." porque sus comportamientos, sus valores y visión le hace convertirse a los ojos de los demás como líder.

Desde recursos humanos apoyemos el nuevo líder del siglo XXI, el que no es solo jefe, es coach, mentor y es un mini director de recursos humanos. Porque al fin y al cabo cada responsable que gestiona un equipo acaba siendo un pequeño director de recursos humanos, pues su trabajo va mucho más allá que obtener números, pasa por fomentar el desarrollo de las personas y en consecuencia conseguirá que los objetivos, la facturación y sobre todo el compromiso de los trabajadores sea mayor.


A las personas con talento no se les "retienen", a las personas con talento se les fomenta, forma y se les acompaña y todo ello provocará que ese profesional crea en la organización y no se plantee marchar.

Una de las causas que provoca que profesionales válidos deseen marchar de la empresa es el estilo de dirección. Analicemos que falla y dónde erramos.

El líder del siglo XXI entiende a las personas no como recursos, si no como lo que verdaderamente son: personas.

"El problema de contratar brazos es que detrás... viene la gente" 
(Proverbio árabe)

martes, 22 de septiembre de 2015

Fobia: el miedo irracional

No hay ser humano que no tenga miedo a afrontar una situación, forma parte de nosotros: miedo a las alturas, a las serpientes, a hablar en público, a la oscuridad, a coger un avión, a un fracaso sentimental... El miedo es una respuesta adaptativa ante un estímulo que nos provoca pensamientos subjetivos y manifestaciones fisiológicas tales como sudoración, temblores o náuseas, entre otros.

La fobia, sin embargo, es un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por el temor irracional a una situación o elemento en concreto. Va mucho más allá y es mucho más intenso para el sujeto que el miedo que solemos sentir.

Suelen tener su origen en una situación traumática que el individuo ha padecido en su niñez, como por ejemplo un niño que ha sido mordido por un perro y desarrolla cinofobia que es el temor a estos animales. También pueden aparecer a raíz de otros trastornos psicológicos como la depresión o ansiedad.


El sujeto que sufre una fobia cuando está expuesto al estímulo que la causa desencadena un cuadro de ansiedad presentando dolores de cabeza, sensación de mareo, dificultad para respirar, sensación de ahogo, aceleración del pulso cardíaco, etc. Su reacción es de huída y evitación. Esta sintomatología la llegan a desencadenar incluso simplemente por el hecho de imaginarse tal situación.

El miedo llega a ser tan extremo que incapacita y bloquea al sujeto llegándole a limitar situaciones del día a día. Ejemplos de ello son la agorafobia (miedo a los espacios abiertos), claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) o fobia social (miedo a enfrentarse a situaciones que requieren contacto con otros).

Independientemente de las fobias más habituales existen otras menos comunes como son la aritmofobia (miedo a los números)catisofobia (miedo a sentarse), gimnofobia (miedo a la desnudez), peladofobia (miedo a la gente calva), triscaidecafobia (miedo al número 13), omfalofobia (miedo a los ombligos) y caliginefobia (miedo a las mujeres bellas), por ejemplo.


La comprensión y empatía son aspectos fundamentales a tener en consideración si tenemos cerca a una persona que padece este trastorno, sobre todo cuando llega a ser incapacitante. Sobreproteger al sujeto de poco le ayudará, pues podemos provocar que alimente más su temor.

La mejor solución es acudir a un profesional. Existen multitud de tratamientos para tratar esta patología como la terapia cognitivo-conductual y ejercicios para afrontarla tales como visualizaciones, ejercicios de respiración, trabajar sobre los pensamientos que se tienen y exposiciones. Por otro lado, existen medicamentos que ayudan a combatirla. En dicho caso la mejor opción es combinar el tratamiento farmacológico con terapia.

lunes, 7 de septiembre de 2015

El arte de saber decir no

La asertividad es la habilidad de saber decir no y de defender nuestros propios derechos. Es una capacidad bajo mi punto de vista esencial y que se debería de fomentar desde la infancia. Igual que a los niños se les enseña a sumar y restar, también sería conveniente que se les enseñara a desarrollar habilidades de tipo emocional.

¿Eres asertiv@? Reflexiona...

¿Cuándo un amigo te pide un favor que te es complicado cumplir le dices que no?
¿Si tu jefe te carga de tareas sabes frenarle?
¿Si necesitas ayuda te cuesta pedirla?
¿Cuándo algo te parece injusto lo dices?

El Dr. Richard Lazarus describió la conducta asertiva en cuatro patrones:

* La capacidad de decir que no.
* La capacidad de pedir favores y hacer peticiones.
* La capacidad de expresar sentimientos.
* La capacidad de mantener conversaciones completas.

Ser asertivo no es comunicarse de forma agresiva. El sujeto asertivo se caracteriza por decir lo que piensa con un buen control emocional, respetando a los demás y emitiendo su mensaje de forma convincente. Por contra, a un sujeto pasivo le resulta complicado mostrar su desacuerdo, su actitud es sumisa y cede cuando le reclaman pudiendo llegarse a sentir culpable o incomprendido.


Un factor que favorece la falta de asertividad es la baja autoestima, pues la persona considera que no tiene derecho a defender en lo que cree. Otro aspecto relevante son los pensamientos distorsionados; decirse así mismo frases como "si alguien me pide un favor, le tengo que ayudar", "no tengo poder para decir no" o "si rechazo esto me despedirán" no ayudan. La educación recibida cobra un rol importante. Padres que han castigado comportamientos asertivos a sus hijos o que no los han reforzado.

El campo laboral es de los ámbitos en los que más repercusión tiene carecer de esta habilidad. El profesional siente que le explotan, le manipulan, que se aprovechan de él o ella o que tiene que atender a demasiadas exigencias. No sería de extrañar que depende de la situación el individuo llegara a presentar síntomas de estrés y ansiedad.

Se puede aprender a ser asertivo. No obstante, para ello se requiere un buen entrenamiento.

Algunas de las técnicas que ayudan a fomentar la asertividad son realizar ejercicios para mejorar la propia autoestima, trabajar sobre los pensamientos erróneosposponer una discusión para otro momento en el que se pueda afrontar de forma templada, aprender a modificar el mensaje que se emite, expresar tu desacuerdo y saber pedir explicaciones, entre otras.


“La asertividad… está diseñada para defenderse inteligentemente. Cuando la ponemos al servicio de fines nobles, la asertividad no sólo se convierte en un instrumento de salvaguardia personal, sino que nos dignifica.” 
Walter Riso

martes, 1 de septiembre de 2015

Depresión postvacacional: la vuelta a la rutina

Tras unos días de descanso y de completa desconexión de nuestra rutina habitual, son muchas las personas que los primeros días de trabajo se les hace complicado.

Alrededor del 40% de profesionales sufren lo que conocemos como síndrome o depresión postvacacional, un estado emocional en el que el individuo sufre síntomas tales como tristeza, desmotivación, irritabilidad, palpitaciones, apatía, insomnio o molestias estomacales.

Es una alteración común, que suele durar unos días, no más de dos semanas y comprensible, pues la vuelta a nuestras obligaciones y responsabilidades no para todo el mundo es agradable, sobre todo si el sujeto ya estaba incómodo en su trabajo.

Algunas de las pautas que nos ayudarán a reducir el malestar que nos proporciona esos primeros días son:

1. Volver a la rutina poco a poco: Es preferible que vuelvas de tus vacaciones unos días antes de tu inicio laboral para que el cambio no sea tan drástico, y empezar a recuperar hábitos como los horarios de dormir, tareas cotidianas y aprovechar para poner todo en orden para la vuelta.

2. Planificar la siguiente escapada: Empezar en el trabajo nuevamente no significa que tus vacaciones hayan finalizado. Una actividad que te despertará emociones positivas es planificar la siguiente escapada o salida que hagas. Los fines de semana y los puentes son una buena oportunidad para ello.


3. Tener una buena actitud: Como he repetido en muchas ocasiones la base de nuestro estado de ánimo se encuentra en los pensamientos que tenemos. Tener o no un buen primer día de trabajo depende en gran medida de tu actitud. Pudiendo elegir, ¿no es mejor escoger afrontar tu vuelta positivamente? La vuelta al trabajo es como la "vuelta al cole", un nuevo año para proponernos nuevos retos: estudiar idiomas, ampliar nuestros conocimientos profesionales, etc.

4. Tomarse la vuelta con tranquilidad: No pretendas estar el primer día al 100% si no te sale. Calma, sabemos que los primeros días son más difíciles de llevar pues hay que ponerse al corriente de todo lo que ha sucedido en tu ausencia, organizar tu agenda... Solo eres tú el responsable de las exigencias que te marcas.

5. Hacer deporte: La actividad física es un excelente aliado que ayuda a incrementar nuestro bienestar personal. Practicar deporte varias veces a la semana y llevar una dieta sana hará que te sientas mejor.

Este síndrome no es nada grave. No obstante, si los síntomas no remiten con los días es aconsejable valorar que está ocurriendo.

viernes, 31 de julio de 2015

martes, 28 de julio de 2015

Si creo que saldrá mal, saldrá mal

"No sé para qué estudio, si suspenderé el examen"
"No estoy bien con mi pareja, acabaremos rompiendo"
"Este empleado no creo que sea bueno en su trabajo"

¿Qué es posible qué ocurra si tenemos este tipo de pensamientos? Suspenderemos el examen, se romperá la pareja y del empleado no seremos conscientes del potencial que tiene.

¿Casualidad que se produzca lo que habíamos predecido?, ¿intuición? Rotundamente no. Este fenómeno es el que se conoce en psicología como Profecía autocumplida, un concepto creado por el sociólogo Robert Merton que nos viene a decir que las falsas creencias que tenemos respecto a un acontecimiento o una persona provoca que nuestra predicción se acabe cumpliendo.

Nuestras expectativas influyen en nuestra conducta. Así pues llegamos a actuar, de forma consciente o inconsciente, de una manera que provocamos que la premisa que nos habíamos formulado acabe sucediendo.

Si yo creo que no estoy bien con mi pareja y que esto conducirá a una ruptura, mi comportamiento provocará que por ejemplo hayan más discusiones, inseguridades y que mi manera de actuar respecto a él o ella propicie el fin de la relación.

Rosenthal y Jacobson (1968), llevaron a cabo un experimento en el ámbito educativo que demostraba este fenómeno. Se les mostró a profesores de una escuela unos resultados falsos de test de inteligencia que supuestamente se habían administrado a sus alumnos. Con esta información los profesores se crearon falsas expectativas de sus estudiantes actuando de manera diferente con los alumnos que consideraban que tenían un coeficiente intelectual por encima de la media que los que no.

Se demostró que los maestros llegaban a estimular más a los estudiantes que consideraban brillantes que a los otros, provocando que los primeros obtuvieran mejores calificaciones.


Por lo que nuestras creencias, opiniones y prejuicios influyen en nuestro comportamiento, provocando que finalmente se cumpla lo que pensábamos.

martes, 21 de julio de 2015

Carta a un entrevistador

Querido entrevistador:

Esta tarde nos vamos a conocer en persona. ¡Llevo una semana pensando en esta entrevista! Pues son varios los años los que he dedicado a estudiar y formarme en lo que realmente amo, tantos los currículums que he enviado, tantas las ofertas a las que me he apuntado, ¡que por fin! ha llegado el momento y la oportunidad que esperaba de demostrar lo que valgo.

He elegido exhaustivamente la ropa que me pondré, ¡incluso me he comprado una camisa nueva! He escrito lo que te diré y repasado varias veces, ¡no quiero que los nervios me traicionen!, he buscado cuál es la mejor manera para llegar a vuestras oficinas, supervisado el currículum que te entregaré, vigilando que no contenga faltas de ortografía e incluso he practicado con mi pareja, amigos y delante de un espejo cómo defenderé algunas preguntas que creo que me harás.

Espero que cuando llegue me esperes con una sonrisa y comprendas mis nervios, ¡hace tanto tiempo que no me enfrento a una entrevista!

Deseo que tengamos buen feeling y que esta tarde sea el inicio de una "bonita relación laboral".


Esta carta es la realidad de las personas que están en búsqueda activa. La realidad que durante cerca de tres años he vivido trabajando codo con codo con personas que ansiaban encontrar una nueva oportunidad laboral acompañándoles en su proceso de transición profesional. Experiencia que me ha sido de gran utilidad para comprender las expectativas que se tienen ante una entrevista, las inquietudes e inseguridades que uno puede tener.

Cuando trabajamos en selección de personal, nunca olvidemos que lo que para nosotros es hacer una entrevista más, la otra persona puede ver en nuestra cita su gran oportunidad y esperarla con ilusión y gran motivación. Que hacer una entrevista detrás de otra no nos lleve a perder la sensibilidad con las personas. Tenemos un trabajo bello, en el que tenemos la suerte de conocer a múltiples y válidos profesionales, ofrecerles oportunidades y el principio de una nueva etapa laboral.

Para ofrecer una buena imagen al entrevistado os recomiendo visitar mi post: Cómo causar una buena impresión al candidato.

¡Empaticemos con el candidato!

viernes, 17 de julio de 2015

¿Qué es la ansiedad?

Probablemente la mayoría de vosotros conocéis a alguna persona que haya padecido o padezca ansiedad o incluso lo habéis experimentado en algún momento de vuestras vidas.

Existen preocupaciones que años atrás no estaban tan acentuadas: angustia por no llegar a final de mes, por perder el trabajo, por sentirse obligado a permanecer en una empresa de la que te no gusta las condiciones o el puesto en sí, finalizar los estudios y afrontarse a la realidad laboral. Conflictos de este tipo que provoca malestar.

El informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) señala que entre los años 2000 y 2013 el consumo de antidepresivos (medicamentos destinados también para tratar la ansiedad) se han triplicado.


Antes de desencadenar un cuadro mayor de ansiedad el cuerpo es inteligente y nos manda señales. Empezamos a padecer dolores de cabeza, males de estómago, pérdida del apetito, dificultad para conciliar el sueño, tensión muscular, respiración superficial, aceleración del pulso cardíaco. Cuando estos síntomas empiezan a ser frecuentes y no hay una disfunción física definida nuestra parte emocional está fallando.

La ansiedad es un estado emocional que provoca en el individuo alteraciones en varias vertientes:

  • Físicas: Palpitaciones, taquicardia, náuseas, opresión en el pecho, sensación de mareo...
  • Psíquicas: Preocupación, nerviosismo, intranquilidad, temor a perder el control, dificultad para tomar decisiones...
  • Conductuales: Hipervigilancia, rigidez, inquietud, postura cerrada...
  • Cognitivos: Pensamientos distorsionados, dificultad para concentrarse, susceptibilidad...

Un cierto nivel de ansiedad es beneficioso porque nos ayuda a afrontar las situaciones a las que nos vemos sometidos en nuestro día a día. Pero cuando nos sentimos excesivamente sobrepasados puede desencadenar en una patología. Un trastorno que con un buen trabajo e implicación personal se puede superar.

Ciertos factores propician que un sujeto tenga más predisposición a padecer un problema de este tipo. Algunos de ellos son: la educación recibida, ser muy exigente consigo mismo, ser perfeccionista y vivir los problemas con intensidad. También las mujeres tenemos mayor prevalencia de sufrirla.

Para entender mejor qué es la ansiedad os recomiendo que leáis el post: Carta de la ansiedad para ti.

jueves, 9 de julio de 2015

Las gafas del positivismo

Las dificultades y los conflictos que nos encontramos en nuestro día a día provocan que nuestra mente active pensamientos. Tales pensamientos, como ya he citado en varias ocasiones, provocan una reacción en nuestro sistema fisiológico. Si yo pienso "no voy a encontrar trabajo nunca", me encontraré además de angustiado con un posible dolor de cabeza, de estómago, inquieto... Si en lugar de ello, pienso "mi situación de desempleo es temporal, tarde o temprano encontraré trabajo y hasta que llegue ese momento haré lo que esté en mi mano para que mi oportunidad llegue cuanto antes", mi estado de ánimo será más positivo y enérgico.

Cuando tenemos un problema hablamos con nuestro amigo, pareja, hermano, madre... para compartir nuestras preocupaciones. Un ejercicio recomendable y saludable. Nos permite exteriorizar nuestros sentimientos, pensamientos, aquellas situaciones que hemos sufrido que nos cuesta digerir y obtener una visión más objetiva e incluso relativizada.

¡Eso sí! También tenemos que ser "buenos seleccionadores". No basta cualquiera, hay personas que aunque tengan buenas intenciones, son provocadores de mayor malestar, nos trasladan mayor ansiedad o simplemente podemos no sentirnos completamente comprendidos.

La vida la vemos con unas gafas determinadas. Unas gafas que nos acompañará siempre y en las que su graduación está influida por las experiencias del pasado, lo que nos ha dejado huella, lo que sabemos, nuestros temores, pensamientos. Unas gafas que a veces nos bloquea o por el contrario nos empuja a la acción.

A veces provocan que nuestra visión sea limitada, que no podamos ver con claridad de lejos, nuestro futuro, de cerca, nuestro presente. Que no veamos con claridad los campos laterales, las alternativas.


Cuando hablamos con esa persona para compartir nuestro problema nos gustaría quitarnos nuestras gafas, prestárselas y que así pueda experimentar cómo nos sentimos. Pero no es posible, por mucho que alguien sepa empatizar, solo sabemos nosotros exactamente cómo nos sentimos y cómo vivimos esa situación que nos entorpece.

No podemos prestar nuestras gafas, ni cambiarlas, pero sí que podemos modificar su graduación. Cada uno tenemos un potencial a desarrollar, podemos aprender a vivir nuestros problemas mejor, a gestionar nuestras emociones más favorablemente. Lo complicado es desaprender. Desaprender lo que nos han estado repitiendo una y otra vez cuando éramos pequeños, desaprender lo que nos decimos cuando estamos decaídos, nuestros patrones de conducta. Implica trabajo pero no es tarea imposible.

Frases como "es que yo soy así". "a mi edad ya no voy a cambiar", "que le voy a hacer", no sirven. Modificar nuestras gafas en ocasiones es difícil hacerlo por nuestra cuenta sin la ayuda de un profesional, un guía que nos acompañe. Una buena decisión. Que no te dé temor pedir ayuda. Es un paso valiente, no todo el mundo se atreve a exponer sus sentimientos y a conocerse mejor uno mismo.

Cambiar la graduación de tus gafas depende de ti ¡No lo olvides!

viernes, 3 de julio de 2015

Clima laboral: cuándo y cómo hacer un estudio

Como ya comenté en mi anterior post Clima laboral: el aire que se respira, el ambiente de trabajo es uno de los aspectos más valorados por los empleados. Y es que prácticamente estamos más tiempo en la oficina que en nuestro hogar. Son muchas las horas que compartimos con nuestros compañeros de trabajo, con nuestro jefe... por lo que una de nuestras funciones como profesionales de recursos humanos es velar porque el "aire que se respira" sea satisfactorio y qué mejor para ello que llevar a cabo un estudio de clima laboral.

No obstante, antes de ponernos manos a la obra es vital considerar los siguientes aspectos:

1. Lograr el compromiso de la Dirección: Antes de nada, debemos de conseguir el apoyo e implicación de la Dirección de la empresa, que entienda la importancia de hacer un análisis de clima, por qué es bueno para la compañía y qué beneficios se pueden obtener. De poco sirve que recursos humanos reme, si se va a estrellar contra un muro porque la Dirección no le apoya.

2. Estudiar si es el momento oportuno para llevarlo a cabo: Periodos como la evaluación del desempeño, reestructuración de la plantilla o cambios salariales no son los más adecuados ya que los resultados posiblemente estén alterados.

Fuera de estas situaciones de grandes dimensiones, sí que existen factores tales como exceso de rotación, desmotivación, aumento de accidentes de trabajo, absentismo laboral que nos indica que algo está fallando y es en estas circunstancias dónde estaría bien plantearse realizar un análisis de clima.

3. Analizar si a través del estudio es posible hacer cambios en la organización: Es fundamental que cuando una empresa se plantea hacer un estudio de este tipo es porque es capaz de asumir los resultados, tanto favorables como desfavorables, y tomar medidas respecto a ello.

Preguntar a los empleados sobre su nivel de satisfacción en cuanto a la cultura empresarial, relaciones interpersonales o política retributiva para que posteriormente quede en el olvido generará desconfianza hacia la organización y frustración.

Si haces un estudio de clima laboral es porque puedes asumir los resultados y promover cambios


4. Realizar un plan de comunicación: Informar a los empleados de que se realizará un estudio de clima laboral, explicar en qué consiste y cuáles son los objetivos.

Existen múltiples canales para dar a conocer nuestro estudio: correo electrónico, intranet, reuniones... Utilizar unos u otros dependerá de aspectos como la dimensión de la plantilla o recursos tecnológicos que se dispongan, por ejemplo.

5. Enfatizar que la participación es voluntaria y anónima: Imprescindible informar de ello para que los trabajadores no se sientan violentos, teman consecuencias negativas y se sientan con absoluta libertad en ofrecer su opinión. Para ello uno de los procedimientos que se podría hacer es que los empleados entreguen su cuestionario (si se decide que sea la herramienta de evaluación) en un buzón.

viernes, 26 de junio de 2015

Cómo prepararse una entrevista en inglés

Hola amig@s,

Esta semana he colaborado nuevamente con la Academia The Corner para ofrecer 5 consejos útiles sobre cómo prepararse una entrevista de trabajo en inglés.

http://www.thecorner.es/blog/entrevistes-en-angles/


¡Espero que os guste!

viernes, 19 de junio de 2015

Becari@, su integración en la empresa

Muchas de nosotros hemos dado nuestros primeros pasos empezando como aquel estudiante a punto de finalizar la carrera que empieza sus primeras prácticas.

¡Qué etapa más bonita! Pues llega el momento en que todo lo que has aprendido en los libros, en las clases, de tus profesores, de los trabajos que has hecho lo puedes empezar a poner en práctica.

No obstante, como ya comenté en mi post Becari@, su rol en la empresa, a veces no todo es tan emocionante como parece, y es que algunas compañías encuentran en la persona de prácticas el candidato idóneo para asignarle tareas repetitivas, rutinarias, que poco le aportan o la persona adecuada para cubrir un puesto.

Por ello en mi post de hoy os proporciono 5 consejos que sería conveniente tenerlos en cuenta a la hora de incorporar a un becario.

1. Conocer sus inquietudes: ¿Por qué decidiste estudiar Marketing?, ¿qué es lo que más te gusta de tu carrera?, ¿qué asignaturas te gustan más?, ¿cuáles te gustan menos?, cuando finalices los estudios ¿hacia dónde te gustaría dirigirte?, ¿qué te gustaría aprender con nosotros?, ¿qué es lo que más te llama la atención de nuestra empresa?

Estas son algunas cuestiones que deberíamos de conocer antes de incorporar a un estudiante en nuestra empresa. 

El éxito radica en que en su periodo de prácticas tanto la empresa como el estudiante ganen

2. Diseñar un plan de formación: Si las inquietudes, conocimientos y personalidad del estudiante encajan con lo que buscamos y a la empresa le resulta un valor añadido entonces ha llegado el momento de diseñarle un plan de formación en el que incluiremos todas aquellas funciones que podrá desempeñar, los conocimientos que adquirirá, qué se espera de él o ella y un planning de lo que será su aprendizaje.


3. Asignarle un tutor: Aquella persona que en su día a día será su referente, que se preocupe de que se está cumpliendo su plan de formación, que esté cerca del estudiante para corroborar que su proceso de adaptación y de aprendizaje avanza satisfactoriamente, en definitiva asignarle su guía.

4. Reunirse con él periódicamente: Sería fantástico reunirse con el alumno con el fin de analizar su evolución, ver si se están cumpliendo sus expectativas, redefinir su plan, conversar acerca de su proceso de integración en la compañía ya sea a nivel cultural y con sus compañeros de trabajo.

5. Preocuparse por dar feedback a su escuela: Su centro no nos tiene que estar persiguiendo para saber cómo está siendo la experiencia del estudiante en nuestra empresa. En este punto es importante interactuar con su tutor de escuela, intercambiar información y explicarle cómo está avanzando el alumno.

lunes, 8 de junio de 2015

Que no te asuste estar en el paro

Querido amig@,

¡Sí, tú! Que estás desesperado porque te está costando que llegue tu gran oportunidad laboral, que te levantas cada mañana cansado de mirar Infojobs y de rastrear qué nuevas ofertas se han publicado, que estás desanimado porque estás perdiendo la esperanza de que encontrarás un trabajo... Hoy me dirijo a ti para hacerte llegar unas palabras positivas y para ayudarte a que tus pensamientos hagan clic.

Te entiendo, ¡claro que te entiendo! Yo también estoy siendo una víctima de la desafortunada situación laboral que sufrimos y he acompañado a personas que atravesaban este momento, pero déjame que te diga que... ¡no tienes que temer!

¿Qué es lo que se te pasa por la cabeza? ¿"No encontraré trabajo nunca", "me siento avergonzado", "estoy cansado de estar en el paro"? ¡Stop! Este tipo de pensamientos y similares no son de utilidad. La base de tu estado de ánimo, está en tus pensamientos.  Lo que te empuja a la acción, lo que te mueve y hace que arrases con una entrevista está en lo que piensas. Los pensamientos negativos son los que generan tu malestar, tus preocupaciones, que te duela la cabeza, etc y etc. así que empieza a hacer el clic.


No voy a encontrar trabajo nunca -> No es real. Estás en un momento de transición profesional que tarde o temprano terminará. Mientras tanto tenemos que saber manejar la incertidumbre.

Me siento avergonzado -> Ni te permitas hablarte de esta manera. Tu situación, le puede pasar a cualquiera y de hecho le está pasando a muchas personas.

Soy un parado -> Eres un mozo de almacén, técnico de marketing, directivo que estás en un momento de transición profesional.

Por lo que primero de todo...

Empieza a hablarte bien y los pensamientos que no te ayudan ¡fuera!

El paro nos ayuda a valorar la importancia del trabajo, no obstante, la importancia de nuestra vida, el eje está en nuestra familia, amistades, nuestra salud y muy importante nuestro bienestar personal. El trabajo viene y va, pero lo que nos hace felices y nos reconforta es ver la sonrisa de tu hijo, el abrazo de tu pareja o de tu amigo cuando estás decaído, el visitar a tus padres y ver que todo está bien.

Empecemos a pensar, ¿qué puedo hacer yo para estar mejor?, ¿en qué puedo aprovechar el tiempo ahora?, ¿estudiando idiomas?, ¿pasar más tiempo con mis hijos? y ¡hazlo! Cuando empieces a trabajar, ya no será el momento.

Invierte el tiempo en actividades que te satisfagan

Lo sé, es desesperante enviar currículums, esperar a que te llamen, ir a una entrevista sin saber qué ocurrirá, estar pendiente de la llamada crucial telefónica que te diga "bienvenido a la empresa".

De poco sirve que tu desmotivación te lleve al estancamiento, a dejar de buscar, a rendirte... ¡no sirve de nada! Bueno sí, a alejarte todavía más de tu objetivo. Lucha, lucha y lucha. Levántate cada día pensando en que harás todo lo que está de tu mano para lograr tu objetivo, levántate pensando que tu situación es temporal y que harás todo lo que puedas, registra todas las acciones que hagas en tu búsqueda, analízalas, si no obtienes resultados, algo falla, averigua qué es y redefine.

El desempleo te enseña a ser perseverante, luchador, aprender a encajar uno "no" e incluso a algunas personas les hace ser todavía más creativas y a saber reinventarse. 

¿Recordamos la iniciativa de Carlos Goncer? Propulsor de "kilómetros por un empleo", el cual corría un kilómetro más de forma acumulativa por cada día que estaba en desempleo.


Qué no te asuste estar en el paro...
Tú vales profesionalmente, ¡no lo dudes! ¡Escríbelo cien veces y grábatelo en la cabeza si es necesario para que te lo creas!

Si te sientes perdid@ porque no sabes cómo encontrar tu oportunidad, te invito a que me contactes, ¡junt@s podemos conseguirlo!

lunes, 27 de abril de 2015

Dolor de espalda, el mal de los empleados

¿Cuántos de vosotros habéis tenido dolor de espalda en algún momento de vuestra vida?, ¿cuántos habéis sufrido una contractura, dolor cervical, de lumbago o nudos musculares? Muchos de vosotros al leer el título de mi nuevo post probablemente habéis pensado "¡Dímelo a mí!" y es que en recursos humanos una de nuestras funciones es preocuparnos porque el trabajador disponga de unas buenas condiciones de trabajo y ofrecer herramientas para favorecer la buena disposición y descanso de la espalda.

Alrededor del 80% de la población sufre en algún momento de su vida dolor de espalda. Tal y como indica el anuario de estadísticas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en 2013 se registraron en España 90.562 accidentes en jornada laboral con baja en cuello, incluida la columna y las vértebras cervicales (16.670 casos), y espalda incluida columna y vértebras dorsolumbares (73.892 casos). La duración de la baja puede oscilar desde una semana hasta meses.

Un gesto inadecuado, las malas posturas, el estrés, la ansiedad, etc. son factores que contribuyen a desarrollar un problema en nuestra espalda, el eje de nuestro cuerpo.

En este post voy a explicar desde recursos humanos qué podemos hacer para prevenir esta dolencia:

1. Cuando se incorpora un nuevo trabajador informarle de los riesgos de su trabajo: Como parte del área de Prevención de Riesgos laborales es imprescindible que cuando una persona empiece en la empresa se le ofrezca información necesaria sobre los riesgos que comporta su trabajo y cómo los puede afrontar. A veces es tan simple como ofrecer un breve manual (recomiendo que éste sea visual) en el que se explique aspectos básicos de higiene postural.

2. Impartir formaciones sobre ergonomía: No hay trabajo que se libre de poner en riesgo nuestra espalda. Estar demasiado tiempo de pie o sentado, cargar pesos, tener que agacharse continuamente... evidentemente es más probable que un problema de este tipo lo desencadene un mozo de almacén que un recepcionista, no obstante desde nuestro departamento es nuestra responsabilidad dar pautas, ya sea nosotros mismos o a través de un servicio de prevención ajeno, sobre salud de espalda.

Consejos como apoyar la espalda en nuestro asiento y no curvarla cuando trabajamos delante del ordenador, descansar 5 minutos cada hora, cuando cogemos pesos aproximarlos a nuestro cuerpo, al agacharnos flexionar las piernas, son algunos de ellos.


3. Ofrecer los recursos adecuados para mantener una correcta postura: Si queremos que nuestro personal esté confortable en su puesto tendremos que proporcionar aquellos materiales o herramientas que necesite para evitar daños en su espalda como por ejemplo reposapiés, sillas ergonómicas, si trabajan con portátil ofrecer una segunda pantalla que esté a la altura de los ojos, si trabajan con teléfono continuamente proporcionar unos cascos, evitar mesas con forma de L u ofrecer una banqueta para que apoye un pie si se está mucho rato levantado (como por ejemplo una planchadora).

4. Estar atentos a los malos hábitos de los trabajadores: Podemos dar todas las pautas y recursos necesarios pero aún y así probablemente algunas personas seguirán manteniendo malos hábitos porque llevan mucho tiempo haciéndolo, por intentar ser más rápidos en su trabajo o porque creen que no será para tanto. Es ahí cuando es importante observar y ante lo incorrecto aconsejar que no está bien.

Un mal gesto o postura que se hace, multiplicado por las veces que se hace al día, a la semana, al mes... es arriesgado. Velemos por prevenirlo.

5. Ofrecer una alternativa de tratamiento: Las compañías con más recursos ya cuentan con un fisioterapeuta, una mutua que trata a sus empleados o una sala de relajación y descanso.

viernes, 17 de abril de 2015

martes, 7 de abril de 2015

Cómo causar una buena impresión al candidato

Ya en el momento en el que llamamos a un candidato invitándole a participar en nuestro proceso de selección una de nuestras funciones es procurar que se sienta cómodo y motivado, y es que una frase, un tono de voz, una forma de dirigirnos inapropiada puede provocar una mala impresión.

Lo que para un técnico de selección significa una entrevista más, para el candidato puede significar "mi gran entrevista" o "la oportunidad que estaba buscando" habiendo dedicado tiempo pensando en que dirá, en cómo contestará determinadas preguntas, recabando información sobre la empresa incluso llegándose a comprar ropa nueva para estrenarla ese día.

Por todo ello, por el tiempo que nos va a dedicar esa persona, porque nos interesa captarle para nuestro equipo, porque debemos de velar por la buena imagen de la empresa y por buenas prácticas, es vital tener en consideración los siguientes aspectos.

Mis 7 tips

1. No hacerle esperar mucho tiempo: Tenemos una entrevista programada, pero siempre nos pueden surgir imprevistos que provocaran que atendamos al candidato más tarde de la hora que le dijimos. Son situaciones completamente comprensibles, no obstante, si esto nos ocurre no cuesta nada dirigirnos al aspirante, presentarnos, explicarle que sintiéndolo mucho tendremos que atenderle más tarde, invitarle a que si lo desea puede salir a tomar un café e informarle de en cuánto tiempo prevemos que le podremos atender.


2. Crear un clima de confianza: Saludarle y darle la mano con una sonrisa, romper el hielo con temas no relacionados con la entrevista (p.e: ¿Has encontrado bien el sitio?), mirarle a los ojos, ser amable y cordial son pequeños detalles que favorecen a crear un buen ambiente. Tengamos en consideración que nosotros somos el primer contacto que tiene con la empresa, por lo que es importante que se sienta cómodo y bien atendido, siendo amable y a la vez profesional.

3. Tener los recursos que necesitaremos para hacer la entrevista preparados: Haber reservado la sala donde haremos la entrevista, en el caso de que administremos un psicotécnico tenerlo listo o si necesitamos de un ordenador para que haga alguna prueba que esté a punto. Por otro lado, si la entrevista la hacemos por videoconferencia ser previsores y prepararnos antes de la hora por si surgen problemas técnicos.


4. Haber leído su currículum detenidamente: Parece una tarea muy evidente, pero en mi experiencia como candidata he tenido la sensación en más de una ocasión que el entrevistador por las preguntas que me hace no se ha leído mi currículum. Por supuesto, la imagen que proyecta al candidato es muy desfavorable. Otro aspecto es que lo llevemos imprimido a la entrevista, no esperemos a que sea el candidato que nos lo entregue.

5. Dejarle que se explique: ¿Os ha pasado alguna vez que hablando con una persona tenéis la sensación de que no os deja terminar las frases y sentís que no os podéis explicar? Pues esto mismo es lo que tenemos que evitar hacerle al candidato. Aunque tengamos el tiempo justo o no nos guste ese proceso, no lo tiene que percibir. Sabemos que hay personas que tienden a irse por las ramas, en ese caso podemos reconducirle de una forma elegante.

6. Explicarle el puesto de trabajo y cómo será el proceso: Hay entrevistadores que esta parte la hacen al inicio o la dejan para el final de la entrevista, en cualquier caso debemos de explicar en qué consiste el trabajo y qué fases tendrá el proceso de selección. En este punto, un error que algunas consultorías o Empresas de Trabajo Temporal cometen es no conocer bien el puesto de trabajo que ofertan ¡e incluso ignorar para qué empresa es!


7. Tras la entrevista, estar a su disposición para cualquier duda e informarle de los avances del proceso: Si el proceso se demora, si finalmente hemos desestimado su candidatura, si nos escribe para preguntarnos algo... es básico informarle y atenderle en lo que necesite.

viernes, 20 de marzo de 2015

La importancia de estudiar idiomas

Hola amig@s,

Esta semana he colaborado con la Academia The Corner para hablar sobre por qué es importante estudiar idiomas cuando buscas trabajo y para tu carrera profesional.

http://www.thecorner.es/blog/per-que-estudiar-idiomes-es-important-per-trobar-feina/


¡Espero que os guste!

lunes, 16 de marzo de 2015

Entrevista a André dos Santos, experto en IT recruitment

En un entorno en el que día a día incorporamos las tecnologías en nuestras actividades cotidianas no es de extrañar que el sector IT cobre cada día mayor peso y sea uno de los que genere mayor empleo. Ya lo refleja Infojobs, portal de empleo de gran referencia en nuestro país, el cual asegura que uno de los sectores que más profesionales ha demandado en 2014 es informática y telecomunicaciones, junto con comercial y ventas y atención al cliente.

Utilizamos las tecnologías para comunicarnos con los demás de una forma rápida y traspasando fronteras, para hacer la compra, reservar un viaje, buscar trabajo, pedir un taxi y un largo etcétera. Hoy nos es difícil imaginar cómo haríamos gran parte de nuestras gestiones diarias sin tener a nuestro alcance un móvil (¡eso sí! ¡que no le falte internet!) o un ordenador.

Todo ello ha acabado llegando a recursos humanos y especialmente en la parte de selección de personal. Actualmente el recruiter especializado en perfiles TIC es de los más buscados. Por este motivo, no podía faltar en mi post de hoy la opinión de André dos Santos, experto en selección IT.

André, con base de psicología, cuenta con amplia experiencia en reclutamiento de este tipo de perfiles, adquirida en Softonic, reconocida compañía que proporciona un catálogo completo, multiplataforma de software para Windowss, Mac, iOs y Android, entre otros, y actualmente en Redbooth, start-up tecnológica que ofrece una excelente herramienta de comunicación entre los miembros de una organización.

• ¿Cuáles son los perfiles más demandados en el sector IT? 

Desde un punto de vista más tradicional, profesionales con lenguajes de programación como Java, C++, C#, o .Net siempre tienen una puerta abierta.

Actualmente, a medida que crece el número de start-ups del sector tecnológico, sobre todo en el mundillo web, los profesionales más buscados serían los PHPs, Ruby y Python en el backend y HTML/CSS y JavaScript en el frontend. Hay otros perfiles de testeo que no son propiamente técnicos que son muy solicitados, los QAs.

• A lo largo de tu trayectoria, ¿cómo han evolucionado estos perfiles?, es decir, ¿qué se solicitaba antes y qué se solicita ahora?

Dentro de web se han visto algunos cambios de tendencias que muchas veces son marcados por las start-ups de Sillicon Valley. Por ejemplo en los últimos años se ha puesto de moda desarrollar en Ruby, y muchas de las start-ups españolas que empiezan sus proyectos ya con los ojos puestos en San Francisco deciden aplicar tecnologías que estén de moda en el mercado norte-americano. Ahora mismo ya se prevé un cambio a Node.js por lo que los pocos que lo dominan ya se frotan las manos.

• ¿Cómo es un proceso de selección de este tipo de perfil?

Los procesos de selección son un procedimiento que no agrada a los profesionales de la tecnología.

Felizmente, ellos mismos entienden que no se puede contratar al primero que afirma ser conocedor de la tecnología que una empresa pide. Cada empresa tiene su "modus operandi" pero yo dividiría en 3 partes qué considero eficiente para contratar al perfil más adecuado:

1. Recursos humanos realiza un primer contacto sin entrar en temas técnicos, pero entendiendo qué tecnologías ha tocado el candidato, en qué proyectos concretos estuvo involucrado, qué rol desempeñó, y cuáles son sus motivaciones y expectativas por el proyecto que le planteemos/presentemos.

2. Una evaluación técnica que debería ser una prueba práctica o una entrevista realizada por alguien de la empresa que domine esa parte.

3. Una entrevista final cara a cara con el futuro responsable y en que recursos humanos debe estar presente para evaluar las competencias humanas que el puesto requiera.

• ¿Cuáles son las mayores dificultades que surgen en la selección?

La crisis mundial va por un lado y la realidad del sector tecnológico va por otro. Cuesta creer que hay muy poca gente para tantos puestos de trabajo y a partir de este punto nacen otros problemas. Si hay pocos profesionales, es más difícil encontrar los mejores y sobre todo cuando más de una empresa puede llegar a pagar lo mismo. Así que, si conseguir que un programador te conteste a un email ya es tarea complicada, encontrar gente cualificada y con años de experiencia puede ser misión casi imposible porque muchas veces se tratan de tecnologías jóvenes donde hay poca gente con algunos años de experiencia.


Son tiempos difíciles para los que tengan presupuestos limitados y quieran atraer a buenos profesionales IT, ya pueden estar metiendo mesas de ping pong, fruta, PlayStations, posibilidad de trabajar desde casa, seguro médico y otros beneficios si quieren que alguien vaya a otra empresa a cobrar un poco menos.

Ahora mismo hay un juego de sillas enorme en ciudades como Barcelona, Berlín, Londres o San Francisco y solo a base de talonario.

• ¿Qué herramientas y recursos se utilizan para captar a este tipo de candidatos?

Nuestra labor es prácticamente 100% de búsqueda directa, con lo cual es imposible contratar sin ser hiperactivos en LinkedIn. El mismo LinkedIn es un mundo, ya que como recruiter tienes varias modalidades de cuenta y es recomendable que se haga un upgrade para tener acceso a más contactos en la base de datos. Luego, páginas como GitHub o StackOverflow que son redes donde programadores suben su código te sirven de ayuda para ver cuáles son los más valorados en su especialización.

Existen nuevas webs como Angel List que está teniendo mucho éxito en SF pero por ahora en Europa todavía no tira mucho.

Desde un punto de vista más empresarial es recomendable que la organización reconozca la importancia de hacer un completo employer branding, es decir, hay que posicionar la marca de la empresa en las redes sociales, alimentarla con contenido rico, útil y que sea atractivo, que cualquiera diga: "ellos lo hacen bien", "no me importaría currar así".

• A nivel competencial, ¿qué se exige hoy en día en un profesional IT?

Suelo decir, "los más jóvenes vienen fuertes". Curiosamente no vienen fuertes a nivel tecnológico, lamentablemente en la uni no aprenden a programar como deben y puede que ni toquen los lenguajes de programación que el mercado necesita (espero que el señor Wert lea el artículo). Pero a nivel humano, tienen ganas de comerse el mundo y de hacer cosas grandes, quieren aportar granos de arena a la sociedad con las APPS que desarrollan en sus casas con sus compañeros. Antes los héroes eran jugadores de fútbol, ahora los héroes son los que en su día crearon Google, Facebook o WhatsApp.

Las empresas quieren estas ganas, esta capacidad de aprender rápido, de aprender de forma autodidacta y sobre la marcha. Capacidad de solucionar problemas y autoxigencia son otros atributos que los recruiters suelen tener que identificar a menudo. Muy importante, compartir conocimientos, a las empresas no les interesa quién haga bien su trabajo pero no esté dispuesto a enseñar y ayudar a los demás.


• ¿Cuál es el perfil de un técnico de selección de este sector?

Un technical recruiter es un profesional de recursos humanos que por supuesto debe dominar el inglés y que no puede tener cualquier tipo de prejuicio con los perfiles que busca. Es triste escuchar compañeros que llaman "frikis' a los programadores. Bajo mi punto de vista quien tenga este concepto no debe trabajar en un entorno IT.

Ponerse en el lugar del otro es la clave para una buena selección en IT - desde el primer correo en que abordas al candidato, cuando le llamas, le entrevistas y hasta cómo gestionas su contratación e incorporación.

Es primordial ser auténtico y sincero, evitando al máximo las cordialidades que dan imagen de discursos preparados. Si generalizamos sabemos que un perfil de marketing o ventas es mucho más extrovertido que un perfil técnico, con lo cual depende de la habilidad del recruiter hacer que el candidato se sienta en un entorno cómodo para poder evaluar sus competencias para el puesto.

Se requiere ser muy creativo a la hora de meter la nariz en blogs y otros entornos "tech". Y claro te tiene que gustar ser parte de un producto/empresa tecnológica, te debes identificar con lo que vendes a los candidatos.


¡Muchas gracias André por tus aportaciones! Si queréis conocerlo mejor, no dudéis en visitar su Twitter @peoplegofirst y blog https://peoplegofirst.wordpress.com/

martes, 3 de marzo de 2015

¡Conservemos la esencia de LinkedIn!

LinkedIn se define como red profesional cuya misión es conectar a profesionales para aumentar su productividad y rendimiento.

En su web especifican tres aspectos que puedes conseguir formando parte de su red:

1. Construir tu identidad y estar en contacto con compañeros de escuela y trabajo.
2. Descubrir oportunidades profesionales y de negocios.
3. Obtener información para destacar en tu trabajo.


Explico todo ello porque desde hace ya un tiempo voy observando que esta red cada vez más se está convirtiendo en un lugar de ocio y "poco profesional" por muchos usuarios, dejando así en el olvido el motivo real de para qué sirve. Es una pena porque bajo mi punto de vista es una herramienta muy potente en el campo laboral.

Me llenan mi inicio de una fotografía de un plato apetitoso que alguien en no sé dónde se está comiendo, de frases célebres poco relacionadas con el trabajo, de comentarios de personas que comparten la alegría de haberse cogido unas vacaciones, de usuarios que hablan de sus problemas personales ¡e incluso alguna vez he visto algún chiste!

A todas aquellas personas que probablemente desde el desconocimiento dé este uso a la red, me gustaría hacerles hincapié en dos aspectos: 1) No por más publicaciones que hagas de este tipo significa que sabes utilizar y sacarle provecho a LinkedIn, ¡al contrario! Lo importante es la calidad del contenido que das y lo que aportas al resto de tu red, no la cantidad y 2) Estas publicaciones lo que hacen es dañar tu marca personal. Utiliza los contenidos que publicas para que tu red te vea como un referente en tu campo profesional.

Tienes Facebook, Twitter, Blogger, Pinterest... para expresar aquello que no está vinculado a tu profesión, pero LinkedIn ¡no es el lugar!

¡LinkedIn es para uso exclusivo profesional!

para encontrar oportunidades laborales...
para conectar con futuros jefes, socios, inversores...
para captar talento...
para estar al día de noticias relacionadas con el mundo laboral...
para compartir tu contenido relacionado con tu trabajo...
para que te conozcan a nivel profesional...

¡Es red profesional, no social!

viernes, 13 de febrero de 2015

¡Bienvenido a la empresa!: la acogida

Estás buscando una nueva oportunidad laboral y por fin ¡encuentras lo que querías! Qué ilusión derrochamos cuando nos dicen que nos han seleccionado y que desencanto podemos sentir si la acogida que nos dan no es la que esperamos.

Probablemente más de uno, sabéis de lo que hablo y es que es vital que las organizaciones se preocupen de que las nuevas incorporaciones tengan un buen recibimiento en la empresa y es tan sencillo como tener presente unas simples pautas:

1. Informar al resto de trabajadores que habrá una nueva incorporación: Para muchos de vosotros, seguramente "ser el nuevo" no es plato de buen gusto. No cuesta nada informar al resto de empleados aunque sea por correo electrónico, que no nos ocupa más de cinco minutos, que tal día se incorporará tal persona en tal departamento y así evitar que en su primer día la gente le pregunte ¿y tú quién eres?

2. Tener el contrato listo: Un nuevo empleado no debería de empezar a trabajar sin previamente haberle explicado su contrato y las condiciones que incluye, y por supuesto que lo haya firmado.

Por varios motivos, primero puesto que me parece una cuestión de buenas prácticas dentro de nuestra área de recursos humanos. Segundo, porque debemos de velar porque los procedimientos se hagan bien y asegurando la legalidad, sin tener que temblar si se presenta una inspección de trabajo.


3. Disponer de las herramientas que necesitará: Bajo mi punto de vista, me parece fundamental que los recursos que necesita el empleado para la realización de su trabajo estén preparados cuando se incorpore.

Como anécdota, conozco el caso de un ingeniero informático que en su primer día de trabajo tuvo que montar él mismo su propio ordenador y ponerlo en marcha. Increíble, ¿no? La imagen que proyecta la empresa desde luego no es muy positiva.

Aspectos como el correo electrónico, contraseñas y permisos para acceder a los programas que requieran el desarrollo del puesto o que simplemente que el ordenador funcione correctamente y que el empleado tenga una silla que no esté rota son básicos.

4. Explicar el funcionamiento de la empresa: Es importante que el trabajador, a pesar de que forme parte solo de un área o departamento, tenga una visión global de la compañía, conozca a dónde va su trabajo, cuán importante es, cómo su trabajo interfiere en otros departamentos, cómo se interrelacionan las diferentes áreas y cómo todo ello desemboca en el éxito empresarial.

Para ello nos podemos apoyar en el organigrama, en ofrecer un recorrido al nuevo empleado por los diferentes departamentos de la empresa o a que un profesional de cada departamento le explique qué hacen.


En este punto es útil tener elaborado el Manual de acogida el cual explica las "normas" de la empresa como por ejemplo los horarios, el sistema de fichaje, reglas en cuanto al uniforme, etc.

5. Explicar el puesto de trabajo: Para ello es aconsejable que el trabajador tenga un tutor o que los miembros del equipo, previamente a la incorporación, se organicen de qué le formará cada uno.

Recordemos que aspectos tan simples como por ejemplo cómo desviar una llamada, cómo utilizar el fax o saber dónde está la máquina de café son desconocidos por el "nuevo".

Por otro lado, habrá que explicarle las funciones que hará y qué se espera de su desempeño.

6. Fijar un día un mes después de su incorporación para hablar con él/ella respecto a su evolución y ¡cumplirlo!: Cuantas personas empiezan, les ponen al pie del cañón y luego se olvidan de saber si están cómodos en la empresa, cómo se sienten en su trabajo, qué tal es la relación con sus compañeros y qué dificultades se están encontrando.

Recordemos que empezar un nuevo trabajo requiere de un periodo de adaptación y es bueno conocer cómo evoluciona el trabajador.

lunes, 26 de enero de 2015

Becari@, su rol en la empresa

Estudiantes con sus ideas, opiniones, frescura, esponjas que absorben los conocimientos que transmites y ganas de comerse el mundo. Pasan horas en clase, horas en casa o en la biblioteca estudiando y todo para conseguir su objetivo: dedicarse a lo que le han dedicado años, días y algunos de ellos muchas noches en vela estudiando. Y al ¡fin llega su primera oportunidad laboral!

Mi post de hoy pretende explicar cuál debería de ser el rol de una persona en prácticas en la empresa.

Mis 3 leyes:

Un/a becario/a...

1. Está para APRENDER, ¡no para cubrir un puesto de trabajo!

Algunas empresas, con el objetivo de no tener tantos gastos, incorporan a personas en prácticas para cubrir sus puestos de trabajo, muchas veces a coste cero, incluso sin tener en cuenta que pueden estar rozando la ilegalidad y que si una inspección de trabajo se presenta no hay manera por dónde justificarlo.


El alumno está para empezar a rodar en el mundo laboral, para adquirir conocimientos y empaparse de lo que podría ser su futuro de trabajo. 

No se le puede exigir lo mismo que a un empleado que lleva años desarrollando ese puesto. ¡Está empezando!


2. Está para DESARROLLARSE, ¡no para sacar el trabajo monótono y aburrido!

Otra práctica muy común es incorporar a becari@s con el objetivo de que se responsabilicen de realizar funciones muy monótonas llegando a pasarse todas las horas haciendo no solo lo mismo, sino tareas que no aportan absolutamente nada a su crecimiento como archivar, destruir papel, escanear, grapar, actualizar una base de datos, etc, 

Ya sé que cuando empiezas, en muchas ocasiones tienes que pasar por este tipo de tareas (¡muchos hemos pasado por ello!), pero lo que no comparto es que eso se convierta en su día a día y le ocupe toda la jornada.

Una mala experiencia puede provocar que el alumno que empezó con ilusión el trabajo, decida no dedicarse a ello en un futuro.


3. Está para APORTAR, ¡no para que se le considere el último mono!

No sabrá ni la mitad de lo que los demás saben, no sabrá afrontar las situaciones con la misma madurez y endereza que otras personas, pero sí que puede ser un profesional con un buen potencial a desarrollar y con posibilidad de dar valor a la empresa, simplemente hay que proporcionarle las herramientas y darle la oportunidad. 



Mis inicios fueron muy buenos y los recuerdo con gran cariño, no obstante, conozco malas prácticas que se hacen e invito a que pienses que un día también fuiste aquel estudiante que hoy entra en tu equipo.