martes, 29 de abril de 2014

¿Vaso medio lleno o medio vacío?

En el momento en el que vivimos en el que escuchamos un bombardeo de malas noticias y negatividad es importante saber sobreponernos a ello y mantener una actitud positiva y esperanzadora. Probablemente conocéis a personas que lo ven todo oscuro, que sus discursos están llenos de “¿y si ocurre esto…?” y otras que de tan positivas pueden incluso perder un poco la noción de realidad.

Vaso medio lleno o medio vacío. ¿Qué piensas cuando en tu trabajo te dan una tarea que de primeras crees que no te va a gustar?, ¿cuál es tu actitud cuando te encuentras problemas para alcanzar un objetivo? o ¿cómo afrontas tus errores?

Como expliqué en mi post de ¿Qué pensamientos nos limitan en el trabajo? el estado de ánimo que tenemos en un momento determinado y cómo se manifiesta nuestro cuerpo ante este depende en gran medida de lo que estamos pensando.

Una persona que piensa negativamente se sentirá tensa, preocupada, triste, apática… pudiendo desencadenar dolor de cabeza, náuseas, mareo o temblor. Una persona que piensa positivamente se sentirá enérgica, activa y abierta.

Mis 5 consejos

1. Todo depende de tu actitud: Ante las adversidades (un despido, una discusión con tu jefe, la vuelta de vacaciones…), pregúntate ¿cómo quiero afrontar esto?, ¿valorando la parte buena o estancándote en el momento dándole vueltas sin tomar cartas en el asunto?

De tu actitud dependerá las acciones que hagas y decisiones que tomes. Pudiendo elegir, ¿no es mejor tomar una posición positiva?


2. Transforma tus pensamientos negativos en positivos: Aunque te parezca complicado, es posible. Eso sí, requiere práctica y constancia. No se aceptan excusas de ¡yo soy así! Si fuéramos seres rígidos e inflexibles ¡no podríamos cambiar nada!

Sustituye tus pensamientos negativos por otros más congruentes y que te favorezcan. Una vez hecho, ¡habitúate a ello! Por ejemplo si tu superior te riñe porque has cometido un error, en lugar de pensar “me van a despedir”, que además de probablemente alejarse de la realidad no te ayuda, busca una alternativa “no somos perfectos, todos cometemos errores y esto me ha servido para…”

3. Una dificultad es una oportunidad para…: En tu mano está darle un giro a eso que no te agrada y convertirlo en un reto. Que te asignen una tarea o un proyecto que no te gusta, seguramente será una oportunidad para aprender algo nuevo, aunque no te motive tanto (¡pero no nos centraremos en lo que no te gusta!). Una falta de respeto de un compañero es una oportunidad para demostrar tu asertividad que a algunas personas tanto les cuesta.

La dimensión del problema se la das tú

4. Realiza acciones que incrementen tus emociones positivas: Cuando tenemos un mal día podemos reducir esa insatisfacción realizando ejercicios que nos ayude a reconducirnos a un estado de bienestar. Algunos ejemplos son: tomarse un largo baño, hacer deporte, planear una actividad motivante, reunirte con tus amigos, hacer manualidades, comprar un regalo, bailar, meditar, etc.

5. Aléjate de personas tóxicas: No te aportan lo que necesitas. Si te pasas el día escuchando quejas, comentarios negativos y respirando un ambiente hostil y malhumorado, corres el riesgo de que acabe afectándote y de incluso convertirte en uno de ellos. No te interesa.



Para finalizar os dejo esta pequeña historia:

Una psicóloga en una sesión levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó: ¿Cuánto pesa este vaso?

Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. Pero la psicóloga respondió: "El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve."

Y continuó: "Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada." 

¡Acuérdate de soltar el vaso!

jueves, 24 de abril de 2014

Estilos de liderazgo

Muchas teorías se han planteado sobre el liderazgo y los tipos de líder que existen. Es un tema tan amplio que no significa que algunas sean correctas y otras incorrectas; son complementarias. Todo depende de las variables que ha tenido el autor en consideración a la hora de definir los estilos de dirección.

En mi post de hoy me voy a centrar en una de ellas, la teoría de la “Red Administrativa”, conocida también como “Malla de Dirección” y “Rejilla Gerencial o Empresarial”, presentada por Robert Blake y Jane S. Mouton (1964).

Esta teoría tiene en consideración dos dimensiones: Interés por las personas (IR) e Interés por la tarea (IT). Estas se presentan en un sistema de coordenadas donde la X es el Interés por la tarea y la Y el Interés por las personas. Los cinco estilos de Dirección que Blake y Mouton determinan, dependerán de la combinación de ambas variables.


Paternalista: Considera que lo más importante son las personas y tiene poca orientación a resultados. Le preocupa lo que piensan de él. A pesar de que facilita un ambiente laboral cálido, su forma de actuar no contribuye a que sus subordinados tengan iniciativa.

 “Dejar hacer”: Este tipo de líder se limita a transmitir órdenes de sus superiores. Es rígido, inmaduro, poco responsable y muestra una actitud de abandono. Provoca en su equipo desconfianza y escasa fidelidad.

Manipulador: Concede la misma importancia a las personas que a la producción, a pesar de que considera que son dos aspectos contradictorios. Persuade y es flexible pero no corre riesgos. Es astuto, hábil y empatiza con los demás. Ejerce una presión moderada.

Participativo: Tiene un alto sentido del trabajo en equipo y lo transmite. Escucha, tiene en cuenta las opiniones de los subordinados y da margen a la creatividad. Se muestra maduro y confiable estableciendo relaciones leales y duraderas con los demás.


Autócrata: Es déspota, inflexible y duro con los demás. Consigue que sus subordinados le teman, no se esfuercen al máximo y se limiten a trabajar correctamente para evitar los conflictos.


En mi opinión, no existe un único estilo de dirección perfecto y absoluto, sino que el tipo de liderazgo más adecuado a seguir lo determinará la situación y el contexto. En algunos momentos será importante mostrarse democrático, pero en otros será más oportuno ser autoritario, por ejemplo.

martes, 8 de abril de 2014

¡Stop al jefe gritón!

Que en frente de grandes y buenos equipos a veces hay personas que no tratan bien a sus empleados no es ninguna novedad, por eso en mi post de hoy quiero ir más allá y dar mi opinión sobre qué entiendo yo por un buen líder y qué consecuencias acarrea un jefe incompetente en establecer relaciones profesionales.

Faltas de respeto, ridiculización en público, chillar a los demás, correos electrónicos agresivos... son características que definen a algunos responsables de equipo que entienden la amenaza, el grito y el abuso de autoritarismo como la base de un liderazgo.

Una publicación en The Washington Post especificaba que “la agresión verbal suele paralizar la memoria activa de las víctimas, reducir la habilidad de entender instrucciones y realizar tareas básicas como operar una computadora”.

Me identifico con el líder que es respetuoso, empático y contribuye en el desarrollo de las personas, pero que también es firme, contundente y autoritario cuando lo tiene que ser.

¿Se creen que porque griten más se les van a entender mejor? Es evidente que no piensan en las consecuencias que tiene su mala actitud en sus subordinados y de ser así, poco les importa. Uno de los aspectos que hacen de nuestro trabajo un lugar mejor es el clima laboral. Sus comportamientos pueden llegar a producir miedo, tensión, estrés y ansiedad, y ¡así no se puede trabajar bien! Si eres uno de los que se sienten atemorizados por su superior, ¡convierte tu miedo en valentía! No tienes que aguantar, aguantar y aguantar hasta que no puedas más, tu salud se lastimará.


Te animo a que lo hables tranquilamente con esa persona, le expliques la repercusión que tiene su actitud, cómo influye en tu trabajo y cómo te hace sentir cuando te grita. A veces ocurre que ni es consciente de ello.

Desde aquí reclamo que la Dirección tome medidas cuando observe que un superior tiene un comportamiento agresivo y produce un ambiente hostil. Preguntarle qué le ocurre, pues quizás está atravesando una situación personal complicada. Llamarle la atención y hacerle un seguimiento.

Jefes gritones que luego se extrañan cuando el personal de su equipo se marcha de la empresa. ¿Acaso creen que sus gritos les garantizará retener el talento? El exceso de rotación y las salidas voluntarias de la compañía algo nos indica. ¿Hacéis en la empresa entrevistas de salida para conocer los motivos por los que se va el personal?


Jefes gritones que incluso provocan que algunos subordinados causen baja. La repercusión de su tóxico comportamiento en el empleado no se ciñe exclusivamente al ámbito profesional, sino que traspasa fronteras y provoca que se sienta mal en su vida extralaboral.

En mi experiencia he conocido excelentes profesionales con baja autoestima, pesadillas y que se sentían tensos incluso cuando les sonaba el teléfono temiendo que fuera su jefe chillón. Por lo que expreso… ¡Stop al jefe gritón! Y…

¡Qué nadie te haga dudar de tu valía profesional!

miércoles, 2 de abril de 2014

Canales para difundir tu marca personal

Si estás en búsqueda de empleo, creando tu propio negocio o simplemente quieres darte a conocer, una de las claves es saber escoger los canales que vas a utilizar para llegar a los demás.

Hoy en día, disponemos de un sinfín de medios que nos facilita esta tarea. En mi post de hoy, os voy a explicar los más importantes y utilizados.

Canales

LinkedIn:
El rey de las redes profesionales. Un rincón donde además de dar a conocer tu currículum, permite contactar con otras personas que pueden interesarte, desde futuros empleadores, clientes o socios incluso traspasando fronteras entre países. En mi opinión, una herramienta imprescindible que todo perfil técnico o de mando debería de utilizar.

Otras redes de características similares a LinkedIn son Xing y Viadeo que se utilizan más en Alemania y Francia respectivamente.

Twitter: A diferencia de lo que opinan muchas personas, esta red de microblogging es un recurso muy útil para determinados perfiles (comunicación, Social Media, Recursos Humanos, Blogueros, etc.) o entidades (start-ups, ecommerce, etc.) para darse a conocer.

Mensajes de 140 caracteres que mediante el uso de Hasthags facilita que tengas visibilidad y posicionamiento.

Youtube: Tu sitio web para compartir y difundir vídeos. En la búsqueda de empleo es la herramienta más conocida para dar a conocer el videocurrículum. Algunos usuarios para este tema usan Vimeo también. ¿Habéis oído hablar en prensa del conocido videocurrículum de la profesora Núria Fusté?


Emprendedores y empresas también utilizan este medio para publicar vídeos de conferencias, eventos o reportajes periodísticos, por ejemplo.

Blogger / Wordpress: Ambos sirven para elaborar tu propio blog. Si te gusta la escritura, ¿qué mejor manera hay de demostrar al mundo tus conocimientos, aficiones y/o tu opinión que creando tu espacio web con tu propio contenido? Utilizado por particulares para hablar de su profesión o de algún ámbito que les es de especial interés (p.e: gastronomía, decoración, estilismo, viajes, etc.) y por empresas o emprendedores para escribir acerca de su sector.

Pinterest: Facilita compartir imágenes, llamadas pins, con otros usuarios y crear tus propios tableros temáticos. Es una red interesante para publicar fotografías, manualidades, colecciones de ropa, cuadros, etc.

Facebook: Mundialmente conocida por su faceta más lúdica, ofrece la posibilidad de crearte tu propia cuenta para dar a conocer los productos que ofreces, tus publicaciones de blog, sorteos que haces o las actividades que realizas.

About.me: Permite crear tu perfil mediante un texto y una fotografía. Aquí os muestro el perfil de About.me de uno de sus fundadores.


Herramientas similares a esta son Flavors.me, Connect.me, Retaggr, Chi.mp o DandyID.


Como veis medios a nuestro alcance hay una gran variedad. No se trata de estar activos en todos ellos, sino de seleccionar aquellos que te puedan aportar más teniendo en cuenta tu objetivo y target.