miércoles, 5 de febrero de 2014

En paro, ¿y ahora qué?

El desempleo es una situación inquietante que desafortunadamente muchas personas están atravesando actualmente. Algunos han sido despedidos, a otros se les ha finalizado el contrato o han dejado su trabajo porque no podían más. Incluso lamentablemente muchos jóvenes todavía no han podido encontrar su primera oportunidad laboral.

Esta situación puede generar sentimientos de tristeza, injusticia, ira hacia la empresa o preocupación. Esto es normal y le pasa a mucha gente, sin embargo no te quedes anclado en ese momento y preguntándote ¿por qué? y ¿por qué? ¡Actúa!

Mis 6 consejos

1. Desintoxícate: Los profesionales que han pasado por una mala experiencia en su última empresa, en ocasiones no se sienten preparados para hacer su currículum, hablar de su trabajo y mucho menos para afrontar una entrevista de selección e incorporarse en un nuevo empleo. ¡No pasa nada! Si te lo puedes permitir tu mejor medicina es la desconexión. Disfruta con tus niños, practica deporte, dedica tiempo a tus hobbies y retoma tu vida social.

Es importante que estés bien cuando decidas empezar a buscar trabajo. Los sentimientos negativos se reflejan en la entrevista. Además, ¡tu futura empresa te necesita al 100%!


No obstante, no caigas en el error de relajarte demasiado. Piensa que cuando te pongas manos a la obra quizás no encuentras trabajo a la primera y tu búsqueda se puede prorrogar meses.

2. Háblate bien: Uno de los puntos que más me sensibiliza en mi faceta de orientadora es escuchar cómo algunas personas se tratan a sí mismas, diciéndose comentarios como “no sirvo para nada”, “si me despidieron es porque no valía profesionalmente”, “soy un inútil”… e incluso llegándose a sentir avergonzadas y con baja autoestima. ¡Stop! ¡Eso no es así! Eres un contable, técnico de marketing, informático, administrativo, operario… que al igual que más de un 25% de la población que está en desempleo está en un momento de transición. Una situación que tarde o temprano acabará.

El desempleo tiene un día de fin, ¡no lo dudes!

3. Planea: Cuando trabajas estás tan concentrado en tu día a día y en el corto plazo que prácticamente no te planteas que quieres hacer en un futuro. ¡Es el momento para que lo reflexiones! ¿Te quieres seguir dedicando a lo mismo? ¿Quieres hacer un cambio y te gustaría formarte? ¿Te gustaría emprender? ¿Has pensado alguna vez en ir al extranjero a perfeccionar tu inglés?

Muchas personas cuando están en desempleo se sienten “poco útiles”. Piensa, ¿qué puedes hacer para conseguir que tu perfil sea más atractivo y completo? Échale un vistazo a las ofertas de trabajo de tu ámbito y estudia qué pide el mercado ahora mismo para un perfil como el tuyo o habla con un profesional de tu campo y pregúntale. Quizás necesitas ampliar tus conocimientos.

En nuestra ciudad, disponemos de organismos que te pueden asesorar y ayudar en estos temas como por ejemplo Barcelona Activa.

4. Márcate un horario: Uno de los aspectos que más descoloca es la alteración de la rutina diaria. Ahora que ya tienes planeado qué vas a hacer ya sea para aumentar tu nivel de empleabilidad, crear tu negocio, hacer un cambio o realizar algo que te llene, establécete un horario y planifícate cada día de la semana.

Si antes dedicabas ocho horas a una jornada laboral, ahora tienes ocho horas para dedicarlas al trabajo de buscar trabajo


5. No pases mucho tiempo en casa: ¡No es sano! Hay muchas actividades que se pueden hacer perfectamente al aire libre y sin coste como por ejemplo practicar deporte. Incluso hoy en día para buscar empleo prácticamente basta con un portátil y conexión a internet. ¿Qué tal si de vez en cuando pruebas de ir a una cafetería con wifi?

Aprovecha para asistir a eventos o charlas que facilitan el networking ¡nunca sabes dónde puede estar tu futuro empleador!

6. Reinvéntate: Si llevas tiempo en desempleo, has enviado un centenar de currículums y no te han llamado o te descartan cuando haces una entrevista es porque algo falla. Investiga qué es. ¿Qué canales utilizas?, ¿son los más idóneos para tu perfil? Por otro lado, si conoces a un experto en RRHH estaría bien que le echara un vistazo a tu currículum. Respecto a los procesos en los que has participado y te han rechazado no está de más que pidas feedback a los entrevistadores y preguntes los motivos. No se van a extrañar, tu objetivo es detectar qué ocurre y mejorarlo.

Recuerdo el caso de una persona que llevaba un año en desempleo sin haber hecho ninguna entrevista, tras sentarme con ella observé que su currículum era denso, largo, poco atractivo y no se entendía. Se modificó y ese mismo mes recibió dos llamadas de dos empresas.


Para finalizar, os dejo este vídeo que demuestra, bajo mi punto de vista, una de las claves más importantes para encontrar empleo: la constancia.

0 comentarios :

Publicar un comentario