lunes, 23 de diciembre de 2013

¿Qué errores cometen los entrevistadores?

Ser entrevistador no es tan sencillo como parece. Va más allá de sentarte con una persona y hacer preguntas. Es un profesional con alta capacidad analítica, con escucha activa, comunicativo, curioso y capaz de establecer relaciones satisfactorias con los demás. También dispone de una serie de conocimientos técnicos que son fundamentales, como por ejemplo el análisis de competencias.

Es una persona capaz de detectar en poco tiempo si el aspirante que tiene delante se adecúa no solo al puesto de trabajo, sino también al equipo en el que se integraría, al futuro jefe que tendría y a los valores y cultura organizativa.

Además, es importante que tenga en consideración una serie de sesgos que pueden alterar las valoraciones de los candidatos.

Un error común es el Efecto Halo, descubierto por Thorndike en 1920 cuando administró test a oficiales del ejército para evaluar a sus soldados y observó que eran valorados en términos de buenos o malos.

En el campo de la selección de personal, este sesgo se comete cuando el entrevistador a través de una característica positiva juzga cómo es una persona en su totalidad. Un ejemplo sería que por el hecho de que un candidato sea atractivo, piense que es inteligente, seguro y válido profesionalmente.


El Efecto Horn, es justamente lo opuesto al anterior. Se produce cuando el seleccionador hace un juicio global negativo de un candidato a raíz de algún aspecto o comentario desfavorable que ha hecho.

Cuando el técnico conoce a varios candidatos seguidos, puede caer en el error de compararlos entre sí. Es el denominado Efecto Contraste. Es imprescindible que el profesional valore el grado de ajuste de los aspirantes teniendo en cuenta únicamente aspectos como la descripción del puesto de trabajo o las habilidades, por ejemplo.

Los Efectos de Primacía y de Recencia están relacionados con la memoria. En el primero el entrevistador otorga mayor importancia a lo sucedido en el inicio de la entrevista. Esto es un fallo, pues hay que tener en consideración que los candidatos están más nerviosos al principio, por lo que la calidad de las respuestas por lo general es peor al inicio y mejora progresivamente a medida que se avanza en la entrevista. Por contra, el Efecto de Recencia concede mayor importancia a la información obtenida al final del encuentro. Común en entrevistas contundentes y largas.

Aspectos relacionados con la comunicación no verbal como asentir con la cabeza, no mirar a los ojos o sonreír, condicionan al candidato (Efecto Greenspoon).

En nuestra vida personal, nuestra pareja o amistades, las hemos escogido porque compartimos aspectos en común y se asemejan a nosotros, ya sea por la forma de pensar, hobbies, etc. Lo mismo sucede en la entrevista. En el Efecto Espejo el entrevistador prefiere a aquellos aspirantes que se asemejan a él ya sea por su forma de actuar, de vestir o de pensar.

Por todo lo comentado es importante que el entrevistador:

  • Analice todas las características del aspirante.
  • Procure ser objetivo.
  • No se deje llevar por la primera impresión.
  • Escriba y tome notas de lo que se dice.
  • Tenga en cuenta que su conducta puede condicionar al otro.
  • Empatice con el aspirante y entienda que una situación de entrevista de trabajo puede provocar nerviosismo.

martes, 17 de diciembre de 2013

¿Qué es la RSC?

Hola amig@s,

En mi post de hoy voy a hablar de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), también denominada Responsabilidad Social Empresarial (RSE), pues algunos de los que sois ajenos al ámbito de RRHH es posible que no conozcáis esta área que, bajo mi punto de vista, tiene un gran valor.

La RSC es la responsabilidad ética de una empresa que se demuestra a través de las buenas prácticas que realiza. El objetivo es transmitir a los stakeholders (accionistas, inversores, empleados, consumidores, etc.) la ética corporativa organizacional.

Los ámbitos de actuación son:

Laboral: Dirigida a los trabajadores de la empresa, hace referencia al cumplimiento de las normas de trabajo.

Incluye aspectos como la flexibilidad horaria, igualdad de oportunidades, integración de colectivos en riesgo de exclusión y comunicación.

Un gran ejemplo es La Fageda, una cooperativa que nació de un grupo de profesionales de la psiquiatría con el objetivo de ofrecer una oportunidad a personas con discapacidad. En su equipo, incluso cuentan con psicólogos, trabajadores sociales y educadores que ofrecen asistencia.

Económico: Es la elaboración de cuentas transparentes y públicas, e inversiones socialmente responsables.

Ambiental: Es la realización de acciones que respetan el medio ambiente como por ejemplo ejercicios de sensibilización, reducción de consumos y residuos o el uso de tecnologías respetuosas con el entorno.

Social: Corresponde a la contribución en proyectos de carácter solidario con el objetivo de mejorar las condiciones de personas sin recursos.

La organización sin ánimo de lucro, Payasos sin Fronteras, proporciona apoyo emocional a niños desfavorecidos tanto en España como a nivel internacional. Henkel y Montana Colors son algunas de las empresas que han colaborado con ellos.

Gracias a estas prácticas de RSC y sobre todo a las que conciernen al ámbito laboral, a nivel interno los trabajadores se sienten más satisfechos y adquieren mayor implicación con la organización, lo cual favorece la retención del talento. Otros beneficios organizacionales que se obtienen son la mejora del desempeño financiero y reducción de costes.

Además, estas políticas pueden ser un componente diferenciador respecto a los competidores, ofrecen una mayor valoración de la imagen y de la marca, credibilidad y una buena reputación.  

Pero, ¿la RSC es solo cuestión de grandes empresas? No. Aunque las iniciativas que veamos en prensa correspondan más a organizaciones multinacionales, las PYMES también pueden aportar su granito de arena.

Un ejemplo accesible para nosotros es el ideado por Jil Van Eyle, creador del Teaming (https://www.teaming.net/), que consiste en ayudar a los demás a través de microdonaciones de 1€ al mes.

¿Quieres saber cómo surgió esta idea? Él te lo explica:


¡Quizás nosotros solos no podemos hacer mucho, pero si nos unimos con nuestro equipo sí!

martes, 10 de diciembre de 2013

La dinámica de grupo

¿Alguna vez cuándo has ido a una entrevista te has encontrado con otros candidatos, os han reunido en la misma sala y habéis hecho algún ejercicio en común? Si es así, estabas formando parte de una dinámica de grupo.

La dinámica de grupo es un ejercicio en el que se expone un caso a un grupo de personas con el objetivo de que lleguen a una conclusión.

Este ejercicio permite observar habilidades como la comunicación, negociación, persuasión, liderazgo, toma de decisiones, iniciativa, escucha activa o trabajo en equipo, por ejemplo.

La actividad puede ser desde un supuesto ficticio, un caso relacionado con el puesto de trabajo o debatir sobre un tema de actualidad.

Un ejemplo muy conocido es el siguiente:


El caso Elle

“Una joven casada, poco atendida por su marido demasiado ocupado en sus negocios, se deja seducir y va a pasar la noche con su amante en una casa situada al otro lado del río.

Para volver a casa al día siguiente, muy temprano, antes de que vuelva su marido que está de viaje, tiene que cruzar un puente, pero un loco amenazador le impide el paso. 

Corre entonces hacía un hombre que se dedica a pasar gente con su barca. Se monta, pero el barquero le pide el dinero del pasaje. Ella no tiene dinero y por más que pide y suplica, el barquero se niega si no le paga por adelantado.

Vuelve a casa de su amante y le pide dinero. Él se niega sin darle explicaciones.

Acude a un amigo soltero que vive en la misma orilla y que ha sentido por ella, desde siempre, un amor platónico aunque ella nunca cediera. Se lo cuenta todo y le pide dinero. También se niega, le ha decepcionado totalmente.

Entonces decide, tras una nueva tentativa en vano con el barquero, pasar el puente. El loco la mata.

¿Quién es el responsable de la muerte?

Ordene a los personajes según su criterio del 1 al 6 por orden decreciente de responsabilidad: loco, esposa, marido, amante, barquero y amigo."


Para afrontar con éxito este tipo de prueba es recomendable tener en consideración una serie de aspectos.

En primer lugar, lee atentamente el material que te han entregado y básate en la información que te proporcionan. En el caso Elle ¿el barquero y el amante sabían la situación de la mujer? En ningún momento lo especifica, por lo que no debemos de suponer que lo sabían. Céntrate en el objetivo, aprovecha el tiempo y evita irte por las ramas.

Controla el tiempo que os han proporcionado. No esperes a que el entrevistador os vaya anunciando cuanto os queda. Quizás no lo hace. Es imprescindible que tengas a la vista un reloj durante todo el ejercicio.

En tercer lugar, no consideres el azar como una solución.


Fin del planeta

“Hay una guerra nuclear y se aproxima el fin del mundo. Hay 9 sobrevivientes. Estos son: un estudiante, una maestra, un policía, un juez, un sacerdote, una vedette, un agricultor, una esposa embarazada y un esposo. Solo 5 podrán escaparse con una nave a otro planeta. ¿Qué cinco personajes salvarías?”


En ejercicios similares a este me he encontrado con candidatos que han propuesto hacerlo por sorteo. Esta conclusión muestra una falta de toma de decisiones.

Ten en cuenta que muchos ejercicios como los dos presentados en los que entran en juego los valores y principios de uno mismo, no tienen una solución correcta y absoluta. Por lo que es importante que el grupo escoja un criterio en común (p.e: ¿qué aspectos son claves para sobrevivir e ir al nuevo planeta?).

Escucha a los demás, no los interrumpas, toma notas de lo que se dice, si observas que alguna persona no se manifiesta invítala a participar y muéstrate cordial.

Si el inglés es un requisito para el puesto, estate preparado para que una parte de la dinámica o incluso el ejercicio completo sea en este idioma.

Pero lo más importante es que te muestres tal y como eres, ¡eso sí! vigilando no estar en silencio mucho rato pero tampoco hablar más de la cuenta y sin aportar buenas ideas y/o argumentos.

¡Si has llegado a este punto del proceso es porque consideran que tu perfil podría ajustarse a lo que buscan!

Ejemplos de dinámicas de grupo llevadas al extremo y parodia, las puedes ver en la película El método Grönholm. ¡Aquí os dejo la dinámica de El refugio!


martes, 3 de diciembre de 2013

¿Qué pensamientos nos limitan en el trabajo?

Seguramente en tu experiencia profesional has tenido un compañero que todo lo ve mal, que cualquier imprevisto le molesta profundamente o que le preocupa excesivamente qué pensarán los demás de él. Incluso ante una misma situación y contexto es curioso observar como dos personas obtienen conclusiones completamente dispares.

Un pensamiento es una idea o producto elaborado por nuestra mente.

Algunas veces las personas tienen pensamientos desagradables que acaban afectando al estado anímico y conducta. Si yo pienso “no haré bien este trabajo”, seguramente me sentiré insegura y tensa.

Los pensamientos distorsionados se caracterizan por ser ideas no sustentadas en la realidad, sin fundamento, conducen a errores y sobre todo a un gran malestar. Todos distorsionamos, de no ser así ¡seríamos seres perfectos!, la cuestión está cuando lo que pensamos nos bloquea o nos angustia en el trabajo.

Algunas de las distorsiones más frecuentes son:


Debería: La persona dispone de un listado de normas inflexibles respecto a cómo tiene que actuar tanto ella como los demás. De no ser así, el sujeto se siente enojado y/o culpable.

“Tengo que dar siempre el 100%”, “en el trabajo siempre tengo que parecer templado” o “mi jefe me tiene que entender”.

La excesiva rigidez puede perjudicar sobre todo cuando un empleado trabaja en un entorno cambiante y dinámico. Las reglas que te autoimpones no son absolutas, permítete “saltártelas” de vez en cuando.

Etiquetas globales: A partir de uno o dos rasgos de personalidad, un individuo concluye cómo es otra persona: “es mala”, “no es de fiar”…

Considera todas las cualidades que tiene el otro. Si haces una conclusión de este tipo de algún compañero sin valorar las virtudes que tiene, puedes sentirte incómodo si tienes que trabajar en equipo con él.


Filtraje: Consiste en focalizar la atención únicamente en los aspectos negativos de una situación y además exagerándolos. Esta distorsión también es denominada visión túnel.

“¡Hoy ha sido un día totalmente horroroso!” o “¡esto no puedo aguantarlo más!”.

En un día pésimo de trabajo escribe tres cosas buenas que te han pasado a lo largo del día. Verás como todo no ha sido tan horrible.

Interpretación del pensamiento: El sujeto cree saber qué está pensando otra persona y por qué se comporta de una determinada manera. 

“Mi jefe me está mirando muy serio. No le ha debido de gustar lo que he dicho”.

Intentar “adivinar” qué opinan o piensan los demás solo nos conducirá a muy probablemente caer en el error y a incrementar nuestro malestar.

Pensamiento polarizado: Se trata de evaluar una situación sin matices. Las cosas son blancas o negras, buenas o malas. 

“Si fallo en esto significa que soy un inepto profesionalmente”.

¡Qué presión y que duro hablarse así!

Piensa en una escala del 1 al 10, donde el 1 es un profesional inepto y el 10 es la excelencia. Ahora puntúate. ¿De verdad por no haber obtenido el resultado que esperabas te vas a puntuar con un 1? ¡No te olvides de los términos medios!

Razonamiento emocional: La persona considera que lo que siente es verdadero y por lo tanto real. 

“Siento que me van a despedir, por lo tanto es probable que lo hagan” o “me siento inútil, eso es que lo soy”.

La emoción está jugando un papel duro, te impide pensar con claridad e incrementa la negatividad. En un momento favorable, ¿pensarías igual?

Tómate tiempo para extraer conclusiones y relativiza las cosas.

Sobregeneralización: Se extrae una conclusión a partir de un hecho aislado, de forma que el sujeto piensa que le ocurrirá una y otra vez.

Un ejemplo sería una persona que le ha ido mal impartir una charla y piensa que nunca las hará bien.

¿Es razonable esa conclusión? Analiza el grado de congruencia.

Visión catastrófica: Se espera que pase lo peor y el desastre. 

“¿Y si no sale bien?” o “¿y si me despiden por esto?”.

Cuestionar algo careciendo de información y sin una base no tiene sentido. Y en cualquier caso, ¿qué es lo peor que podría ocurrir si sucediera?, ¿sería algo realmente grave o un contratiempo?, ¿hasta qué punto sería malo? y ¿esto tan malo durará siempre?


Lo importante es aprender a hablarte a ti mismo bien y con delicadeza. Es un trabajo constante, pues algunos pensamientos son frases lapidarias que se han recibido una y otra vez en la niñez (p.e: “si no lo vas a hacer bien, ¡no lo hagas!”). La buena noticia es que lo puedes cambiar, ¡en tu mano está!


"Haz que tu cabeza trabaje a favor tuyo y poco a poco adquirirás la costumbre de no molestarte cuando las cosas vayan mal"
Wayne W. Dyer