Seis anécdotas de mi experiencia como entrevistadora (I)

¡Hola amig@s!

En mi segundo post os explicaba cómo prepararos una entrevista de trabajo y me ha parecido interesante hacer un artículo sobre las seis anécdotas más divertidas y/o impactantes que me han ocurrido como entrevistadora. En todas ellas, los fallos que cometieron los aspirantes se debieron a una falta de preparación y al desconocimiento.

¡Espero que os sirva para obtener unos buenos aprendizajes!

1. Áreas de mejora

En una ocasión estaba entrevistando a una candidata para una posición de carácter administrativo y en un punto de la conversación le pregunté por sus áreas de mejora. La aspirante me contestó literalmente que era una persona muy insegura, con poca autoestima y que necesitaba que su jefe le estuviera diciendo constantemente lo bien que hacía su trabajo.

Una respuesta de este tipo daña la candidatura. La inseguridad y falta de confianza en uno mismo son aspectos que no están bien vistos en el contexto de una entrevista. Imaginaros que está optando a una posición que requiera autonomía, con esta respuesta genera dudas al entrevistador respecto a si podrá desempeñar el trabajo satisfactoriamente.

Antes de ir a una entrevista es importante que escribas tus áreas de mejora, analices cómo esas debilidades han sido un impedimento en tu trabajo y qué has hecho para mejorarlas. Evidentemente, escoge aquellos aspectos que no te perjudiquen gravemente.

2. Mentir en el currículum

En la selección de un perfil de Customer Service, una vez entrevisté a un candidato que a priori, encajaba a la perfección en el puesto que ofertaba. Cuando vino a las oficinas me trajo su currículum en mano, y cuando lo comparé con el que yo tenía de Infojobs me di cuenta que en el primero especificaba que era Licenciado en Periodismo y en el segundo en ADE. 

Al preguntarle, su primera respuesta fue que se debió de equivocar al introducir sus estudios en el portal de empleo. Seguidamente, me confesó que lo hizo intencionadamente ya que pensaba que si ponía que tenía estudios de Periodismo no le iba a llamar.

¡La mentira tiene las patas muy cortas! No tienes que mentir en tu currículum. Si algún aspecto de tu perfil no se ajusta a la vacante, piensa cómo lo vas a defender en una entrevista en lugar de mentir.

Muchas empresas comprueban tus datos curriculares a través de la administración de pruebas (p.e: hacer un ejercicio escrito u oral en inglés), solicitando documentación (p.e: vida laboral, copia de diplomas o certificados, etc.) o llamando a tu antiguo jefe previo aviso.

Esta persona, si temía que no le llamara para el puesto, podía haber optado por contactarme a través de redes sociales o llamarme directamente.

3. Objetivo profesional

En una selección de otro perfil de atención al cliente de carácter estable con el añadido de que era para trabajar en un país extranjero entrevisté a una chica. Cuando le pregunté por cuál era su objetivo profesional y dónde se veía de aquí a cinco años, me respondió que era ¡montar una granja de caracoles!

En este tipo de pregunta se busca conocer el proyecto de futuro del candidato, sus aspiraciones, ambición y ver si su objetivo tiene sentido y cabida en la empresa.

Evidentemente, el objetivo de la candidata no tenía nada que ver con el puesto de trabajo al que estaba optando. Ni siquiera se aproximaba.

En mi próximo post os explicaré las tres restantes.

¿Tenéis o conocéis alguna anécdota más? ¡Os invito a que me la escribáis como comentario!