miércoles, 20 de noviembre de 2013

¡Por una buena gestión de las personas!

Hola amig@s,

Hoy voy a ofrecer mi opinión. Mi humilde opinión. No hablaré de conceptos ni de teoría, sino de qué considero que es una buena gestión del personal. Hoy me pongo el traje de alguien que ha visto disgusto, enfado, como algunas personas han dejado de creer en ellas mismas profesionalmente y como estaban en una situación límite. Hoy y con mi más sincero respeto, hablo en boca de ellos.

En mi experiencia me he cruzado con muchos profesionales y muy válidos hartos e insatisfechos con el trato que recibían o han recibido de sus empresas y de la falta de empatía y de sensibilidad que han tenido con ell@s. Lo más grave es que en varias ocasiones estas prácticas nefastas procedían de recursos humanos y de no de venir de esta área, el departamento de RRHH no ha movido ficha. ¿No somos profesionales que tenemos que velar por el bienestar de las personas?

A veces me pregunto ¿las empresas saben lo que tienen? En ocasiones se tiene la sensación de que hay una falta de confianza en nosotros y esto molesta. Para una trabajador es importante, además de que haya una clarificación de su rol, el sentirse valorado, el que se confíe en él/ella y que sienta que su contribución tiene sentido y ayuda a conseguir el éxito empresarial.

Conocen nuestros nombres y apellidos, estudios, el granito de arena que aportamos, pero ¿qué hay de conocer nuestras inquietudes, las cosas que nos disgustan o que nos impiden hacer el trabajo bien? Escucharnos.

Actuad. Es frustrante expresarse y que no llegue a ningún puerto. La repercusión de las acciones que se llevan a cabo, tienen un impacto en nosotros que genera un malestar que va más allá de las ocho horas que pasamos en la oficina.

Apoyo y lucho por la honestidad y transparencia con el equipo. La incertidumbre y falta de claridad propicia el rumoreo, la desconfianza y a que cualquier movimiento que se produzca active nuestra alarma e incluso se genere un mal clima laboral, y ¡qué incómodo es trabajar así! ¡El rendimiento no es el mismo!

Considerad la comunicación como uno de los grandes ejes y pilares de la organización. Transmitid y transmitid bien, teniendo en cuenta la forma, el contexto, quien tenéis delante y el impacto que tendrá vuestro mensaje.

Reclamo un trato a todos con igualdad. Igualdad de oportunidades, de reconocimiento, de todo, pero teniendo en cuenta que somos diferentes entre nosotros. Un empleado tiene unas habilidades que otro no tiene. Potenciarlas. Un empleado tiene una personalidad diferente de otro. Adaptaros.

El empresario y los empleados, el jefe y los subordinados juegan en la misma liga. El éxito es fruto de la contribución de todos.


Somos todos un equipo. Fomentarlo. Formamos parte de una gran cadena y cada engranaje es importante. El problema de uno es el problema de todos. Si una pieza falla, entonces la cadena falla.

Hoy más que nunca sí que expreso ¡Somos más que recursos humanos!

0 comentarios :

Publicar un comentario