miércoles, 6 de noviembre de 2013

Claves para prepararte una entrevista de trabajo

Has hecho tu currículum y te has inscrito a varias ofertas y ¡por fin! se produce la llamada telefónica para citarte a una entrevista. ¿Y ahora qué?

La entrevista es la parte del proceso de selección más importante, tanto es así, que la decisión de elegir a una persona u otra se basa prácticamente en cómo el candidato la ha afrontado.

Pero amig@, ¡no hay nada que temer! De hecho es el “examen” más fácil de tu vida, ya que ¡la materia la conoces a la perfección! 

Para preparártela te proporciono una serie de consejos.

En primer lugar, conoce la empresa. Una de las preguntas más típicas que te pueden formular es ¿qué sabes de nosotros? Una respuesta pobre perjudica gravemente tu candidatura, pues demuestra desinterés en la organización.


Como anécdota, recuerdo una vez que me entrevistó una empresa de automoción y nada más sentarme me preguntaron “Dime el nombre de un coche nuestro”.

La información que necesitas la puedes encontrar a través de su web, publicaciones que hacen en redes sociales, noticias de prensa y si conoces a alguna persona que esté o haya trabajado recientemente con ellos ¡genial!

Además, es importante abarcar aquella información relacionada con tu perfil. Una persona que trabaja en el área comercial es imprescindible que conozca en la mayor medida los productos que tiene la empresa, su nicho de mercado o sus planes de expansión, por ejemplo.

Seguidamente, debes de hacer un ejercicio de autoanálisis. Actualmente, el mejor candidato es el que independientemente de tener una buena trayectoria y formación ajustada a la vacante, dispone de unas habilidades que le permiten desarrollar el puesto ofertado de una forma excelente. Algunas competencias son la capacidad para trabajar en equipo, organización, iniciativa, negociación o la orientación al cliente. Pregúntate, cuáles son tus puntos fuertes, qué es lo que puedes aportar y qué logros has conseguido en tu trabajo.

Por otro lado, échale un vistazo a tu currículum y analiza aquellos aspectos que pueden producir desconfianza al entrevistador (carreras inacabadas, alta rotación, periodos largos de inactividad, etc.).

En tercer lugar, infórmate de quién te entrevistará. Visita su perfil en redes sociales. No es lo mismo cuando te entrevista una persona de recursos humanos a tu posible futuro jefe o el gerente. Adapta tu lenguaje y vocabulario a la persona que tienes delante. Imagínate un ingeniero informático que ha trabajado como programador. Si se muestra muy técnico en sus explicaciones, el profesional de RRHH es posible que no lo entienda.


Otro aspecto relevante, es analizar la oferta de empleo. Mi recomendación es que de cada requisito que solicitan para el puesto de trabajo, escribas los aspectos de tu perfil que se adecúan. Lo mismo para las funciones. Lee atentamente cada una y desarrolla qué funciones has realizado iguales o semejantes a las que explican. Si hay algún aspecto que no cumples, estudia cómo lo vas a defender. Toda información que en una entrevista pueda sonar negativa, compénsala con positiva.

Por último, ¡cuida tu imagen! Tu aspecto tiene que ir en consonancia al tipo de empresa a la que te presentas. ¿Es lo mismo ir a una entrevista en una entidad bancaria a una start-up? Claramente no. En la primera es recomendable presentarse con pantalón de vestir, americana e incluso corbata. La start-up por lo general tiene un look más desenfadado, por lo que en este caso la americana y corbata quizás no es lo más aconsejable. En caso de duda, en mi opinión es mejor pasarse de ir bien vestido a ir demasiado informal. Siempre estás a tiempo de retirar la americana. Recuerda, ¡solo tienes una oportunidad para causar una buena impresión!

Y ahora que lo tienes todo preparado… ¡a por todas! ;)

3 comentarios :

  1. Me ha encantado tu artículo, aprovechare bien tus consejos, :-)

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Muchas gracias!! ¡¡Espero poder seguir ayudándote!! ;)

    ResponderEliminar