miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Estancamiento? ¡No, gracias!

“No sé qué hacer”, "¿y si no sale bien?", “ahora no tengo tiempo”... ¿Te suenan estas expresiones? Antes o después estoy convencida de que al menos una la has pronunciado en alguna situación.

Te despiertas, vas al trabajo, haces tus horas, regresas a casa, preparas la cena y vuelves a dormir, y así día tras día. Llevas meses haciendo la misma rutina, quejándote, sin avanzar profesionalmente, sin asumir nuevas responsabilidades, haciendo un trabajo que no te llena y lo peor de todo sin poner ningún remedio. Te sientes triste e insatisfecho.

Amig@, ¡es el momento de tomar las riendas y cambiar!

Bienvenido a la zona de confort. Un espacio en el que estás cómodo, es predecible, no hay cambios bruscos y está todo bajo control. Un espacio a la vez peligroso, pues a veces te impide tomar decisiones y cambiar tu rumbo.

Lo fácil es mantenerte en tu zona de confort, el mérito está en salir de ella

¡Déjate de excusas y atrévete! Si sientes una sensación desagradable, de alerta y angustia es que el miedo te está haciendo una visita. Es normal sentirse así, lo importante es saber sobreponerte a él. El miedo es un sentimiento que te limita en el momento de actuar y acompañado de pensamientos que no tienen fundamento alguno (¿y si me equivoco?, ¿y si fracaso?) te impide avanzar. Imaginar es gratis, ¿no es mejor visualizarte alcanzando tus objetivos?

Los límites te los marcas tú

Analiza qué te gustaría hacer, planifica cómo lo vas a conseguir y… ¡actúa! ¿Tu objetivo se puede conseguir en tu empresa? Prepara un buen argumento e incluso una propuesta y ¡habla con tu jefe! ¿Quieres trabajar en algo diferente? ¡Fórmate! ¿Tu ilusión es ser tu propio jefe? ¡Emprende!


En mi experiencia he visto desde un gestor de clientes de banca formándose para ser profesor de niños a una profesional de seguros crear su propia empresa de organización de bodas.

No tienes por qué seguir haciendo algo relacionado con lo que has estudiado o trabajado durante muchos años si no te ilusiona.

Perseguir tu objetivo a veces implicará tomar decisiones arriesgadas como dejar un trabajo. Si en tu caso no es tan sencillo, estudia qué puedes hacer ahora para aproximarte a tu meta. Por ejemplo, una persona que le gustaría trabajar con niños, podría hacer un voluntariado.

¡Experimenta! Iniciar nuevos proyectos te abrirá las puertas a aprender, a superarte, conocer gente nueva y sobre todo a evolucionar. Aprovecha las oportunidades que se cruzan en tu camino.


Si te caes, habrás aprendido, cogerás fuerzas y te levantarás. ¡No lo dudes!

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, Albert Einstein

lunes, 25 de noviembre de 2013

Un caso de éxito en la búsqueda de empleo: Sandra Pavón

Ingenio, persistencia y optimismo son las tres características que definen a mi protagonista de hoy, Sandra Pavón, un gran ejemplo que demuestra que la diferenciación y el buen posicionamiento de la marca personal son claves para encontrar un nuevo proyecto profesional.

Sandra llegó a mis manos en abril de este año. Su formación es de Publicidad y Relaciones Públicas y en sus últimos prácticamente nueve años estuvo trabajando en una compañía de seguros como comercial.

¿Su objetivo? Apasionada y aficionada a la comunicación y redes sociales, tomó la arriesgada decisión de presentarse voluntariamente al ERE que realizó su empresa para reconducir su carrera al sector del Social Media.

Su última experiencia no tenía relación con su nueva alternativa por lo que fue imprescindible trabajar de una forma cuidadosa su marca personal. Cuatro pautas y una dosis de detallismo fueron necesarias para que Sandra elaborara las herramientas que le ayudarían a encontrar su nuevo reto.

Un currículum diferente, llamativo y que potenciara sus habilidades y su formación, un buen perfil completo y bien planteado en redes sociales, una difusión de su propio blog (http://itbcnlifestyle.blogspot.com.es) que aunque no lo hubiera creado estrictamente para el ámbito profesional permite observar su capacidad de comunicación escrita, su forma de expresarse y su compromiso. Incluso tarjetas de visita que las utiliza principalmente cuando asiste a eventos que facilitan el networking.

Pero el medio más innovador que creó y que le ha abierto las puertas a nuevas oportunidades fue su videocurrículum, en el que utilizando como principales ingredientes una gran cantidad de creatividad, inspiración e ilusión consiguió que ¡en una semana tuviera más de 1.000 visitas y a día de hoy entre los diferentes canales donde lo ha difundido alrededor de 3.500!


“El videocurrículum fue una estrategia pensada para destacar de una manera original entre miles de candidatos.

Ha sido un proceso de meditación y trabajo de todo el verano para conseguir contar mi vida de forma divertida y captar la atención de los reclutadores, y calculado para estar listo en septiembre cuando el mercado laboral se reactiva. 

Afortunadamente dio resultados en muy poco tiempo y considero que ha sido todo un éxito en mi búsqueda de empleo”,  afirma.

Lanzado su perfil en el mercado trabajamos el proceso de selección y haciendo hincapié en cómo defender los aspectos de su perfil que podrían no ajustarse al nicho de mercado al que se quería dirigir. Fue preciso un ejercicio de autoanálisis y trabajando sus puntos fuertes y logros se obtuvo un mensaje de presentación todavía más atrayente y persuasivo.

Durante su proceso, Sandra se mostró entusiasta, muy positiva, constante y con mucha fuerza. Características que sin duda han contribuido favorablemente a su recolocación. Además, aprovechó el desempleo para formarse y ampliar sus conocimientos.

Todo este trabajo costoso, pulido y sobre todo muy cualitativo ha tenido su fruto que es su reincorporación al mercado, incluso disponiendo de varias ofertas encima de la mesa. Difícil en estos tiempos ¿no?

Y es que según ella: “El desempleo puede ser una oportunidad para dar un vuelco a tu vida, para pensar en tu objetivo y diseñar pequeñas metas, para formarte y plantearte por qué no te dedicas a aquello que realmente amas, a lo que te apasiona… seguramente no solo serás bueno en ello sino que serás mucho más feliz.

Para mí ha sido una etapa de autoconocimiento, reflexión y formación en la que he aprovechado cada segundo para focalizar mis energías en mirar hacia un futuro mejor.

Escasos seis meses que han dado para mucho y me ha permitido conocer a muchas y diversas personas que al igual que Laura, me han ayudado a valorarme y me han transmitido toda su energía positiva ¡gracias!”.

Sandra es sin duda, una de las personas de las que me he sentido más orgullosa trabajando y también, y por qué no añadir, de las que he aprendido más. Desde aquí te deseo ¡un futuro lleno de éxitos!

miércoles, 20 de noviembre de 2013

¡Por una buena gestión de las personas!

Hola amig@s,

Hoy voy a ofrecer mi opinión. Mi humilde opinión. No hablaré de conceptos ni de teoría, sino de qué considero que es una buena gestión del personal. Hoy me pongo el traje de alguien que ha visto disgusto, enfado, como algunas personas han dejado de creer en ellas mismas profesionalmente y como estaban en una situación límite. Hoy y con mi más sincero respeto, hablo en boca de ellos.

En mi experiencia me he cruzado con muchos profesionales y muy válidos hartos e insatisfechos con el trato que recibían o han recibido de sus empresas y de la falta de empatía y de sensibilidad que han tenido con ell@s. Lo más grave es que en varias ocasiones estas prácticas nefastas procedían de recursos humanos y de no de venir de esta área, el departamento de RRHH no ha movido ficha. ¿No somos profesionales que tenemos que velar por el bienestar de las personas?

A veces me pregunto ¿las empresas saben lo que tienen? En ocasiones se tiene la sensación de que hay una falta de confianza en nosotros y esto molesta. Para una trabajador es importante, además de que haya una clarificación de su rol, el sentirse valorado, el que se confíe en él/ella y que sienta que su contribución tiene sentido y ayuda a conseguir el éxito empresarial.

Conocen nuestros nombres y apellidos, estudios, el granito de arena que aportamos, pero ¿qué hay de conocer nuestras inquietudes, las cosas que nos disgustan o que nos impiden hacer el trabajo bien? Escucharnos.

Actuad. Es frustrante expresarse y que no llegue a ningún puerto. La repercusión de las acciones que se llevan a cabo, tienen un impacto en nosotros que genera un malestar que va más allá de las ocho horas que pasamos en la oficina.

Apoyo y lucho por la honestidad y transparencia con el equipo. La incertidumbre y falta de claridad propicia el rumoreo, la desconfianza y a que cualquier movimiento que se produzca active nuestra alarma e incluso se genere un mal clima laboral, y ¡qué incómodo es trabajar así! ¡El rendimiento no es el mismo!

Considerad la comunicación como uno de los grandes ejes y pilares de la organización. Transmitid y transmitid bien, teniendo en cuenta la forma, el contexto, quien tenéis delante y el impacto que tendrá vuestro mensaje.

Reclamo un trato a todos con igualdad. Igualdad de oportunidades, de reconocimiento, de todo, pero teniendo en cuenta que somos diferentes entre nosotros. Un empleado tiene unas habilidades que otro no tiene. Potenciarlas. Un empleado tiene una personalidad diferente de otro. Adaptaros.

El empresario y los empleados, el jefe y los subordinados juegan en la misma liga. El éxito es fruto de la contribución de todos.


Somos todos un equipo. Fomentarlo. Formamos parte de una gran cadena y cada engranaje es importante. El problema de uno es el problema de todos. Si una pieza falla, entonces la cadena falla.

Hoy más que nunca sí que expreso ¡Somos más que recursos humanos!

lunes, 18 de noviembre de 2013

Seis anécdotas de mi experiencia como entrevistadora (II)

¡Hola amig@s!

Hoy os explico las tres anécdotas más que os prometí en mi anterior post.

4. Error en el trabajo

En un proceso de selección entrevisté a una chica que había trabajado como auxiliar de facturación y embarque en el aeropuerto. Le pregunté por un fallo que había cometido en su trabajo y me contestó que en una ocasión debido a un error que hizo ¡retrasó un vuelo cinco horas!

Igual que en una entrevista te preparas los logros que has conseguido en tu experiencia profesional, también es imprescindible que escribas errores que has cometido en el trabajo y sobre todo el aprendizaje que has obtenido.

No tenemos que inquietarnos, ¡somos humanos y todos nos hemos equivocado! Además, los errores nos sirven para cambiar nuestra forma de actuar, corregirnos y mejorar, y esto es lo que tenemos que resaltar en la entrevista.

Por otro lado, analiza el impacto del error, pues un impacto muy grande puede sorprender negativamente al entrevistador como el caso de esta candidata.

5. Comunicación no verbal

En una entrevista que realicé, el candidato estaba tan nervioso que al inicio no paraba de mecer las dos piernas con intensidad e incluso picaba las manos en sus rodillas. Dejó de hacerlo a los diez minutos.

Más del 50% de nuestro mensaje recae en la comunicación no verbal y solo el 7% en nuestras palabras. Es importante el qué decimos, pero más el cómo. No es un tema por el que nos tengamos que preocupar demasiado, pero sí que hay algunos aspectos que tenemos que tener presente como no mecer la pierna, mirar al entrevistador a los ojos, estar sentado en una postura correcta sin tener los brazos cruzados y sonreír, por ejemplo.

6. Indumentaria

En un proceso de selección masivo para una entidad bancaria en el que solicitaban asesores financieros se entrevistaron a varios candidatos. Entre estos, había dos chicas que por experiencia y formación se ajustaban al puesto. La primera de ellas se presentó a mi entrevista con una falda ibicenca y camiseta de tirantes. Le avisé que cuando fuera al cliente fuera con traje. La segunda, fue a la entrevista con la entidad sin haberse quitado un pequeño piercing que tenía en la nariz.

¿Resultado? Solo se quedaron a la primera. Pues la empresa nos dijo que no les gustaba que la segunda llevara un piercing en la nariz.

Como comenté en mi segundo post, tu imagen tiene que ir en consonancia con el perfil de empresa a la que te estás presentando.

La primera chica se la jugó bastante, ya que si da con un entrevistador que valora mucho la imagen que tiene la persona olvidándose de sus habilidades y potencial, seguramente la hubieran descartado.

En una entrevista, hay que ir impecable y neutral, con colores no muy llamativos y complementos discretos.

¡Espero que os hayan sido útiles!

viernes, 15 de noviembre de 2013

Headhunting: buscar el talento

Esta semana he colaborado con el Diari Ara para explicar qué es el headhunting.

Para los que desconocéis el concepto, el headhunting es un método de selección mediante el cual un seleccionador busca proactivamente a un candidato sin que éste tenga la necesidad de plantearse un cambio y sin que haya contactado previamente con el headhunter (también llamado "cazatalentos").

http://www.ara.cat/premium/Headhunters-busca-Desenvolupar-aplis-professio_0_1030097012.html


Si queréis saber más sobre el tema, os invito a que visitéis el artículo que publiqué en el portal de empleo www.elcurriculum.com en el que expliqué en qué consiste un proceso de este tipo.

http://www.elcurriculum.com/articulo/que-es-el-headhunting-12.html

jueves, 14 de noviembre de 2013

Seis anécdotas de mi experiencia como entrevistadora (I)

¡Hola amig@s!

En mi segundo post os explicaba cómo prepararos una entrevista de trabajo y me ha parecido interesante hacer un artículo sobre las seis anécdotas más divertidas y/o impactantes que me han ocurrido como entrevistadora. En todas ellas, los fallos que cometieron los aspirantes se debieron a una falta de preparación y al desconocimiento.

¡Espero que os sirva para obtener unos buenos aprendizajes!

1. Áreas de mejora

En una ocasión estaba entrevistando a una candidata para una posición de carácter administrativo y en un punto de la conversación le pregunté por sus áreas de mejora. La aspirante me contestó literalmente que era una persona muy insegura, con poca autoestima y que necesitaba que su jefe le estuviera diciendo constantemente lo bien que hacía su trabajo.

Una respuesta de este tipo daña la candidatura. La inseguridad y falta de confianza en uno mismo son aspectos que no están bien vistos en el contexto de una entrevista. Imaginaros que está optando a una posición que requiera autonomía, con esta respuesta genera dudas al entrevistador respecto a si podrá desempeñar el trabajo satisfactoriamente.

Antes de ir a una entrevista es importante que escribas tus áreas de mejora, analices cómo esas debilidades han sido un impedimento en tu trabajo y qué has hecho para mejorarlas. Evidentemente, escoge aquellos aspectos que no te perjudiquen gravemente.

2. Mentir en el currículum

En la selección de un perfil de Customer Service, una vez entrevisté a un candidato que a priori, encajaba a la perfección en el puesto que ofertaba. Cuando vino a las oficinas me trajo su currículum en mano, y cuando lo comparé con el que yo tenía de Infojobs me di cuenta que en el primero especificaba que era Licenciado en Periodismo y en el segundo en ADE. 

Al preguntarle, su primera respuesta fue que se debió de equivocar al introducir sus estudios en el portal de empleo. Seguidamente, me confesó que lo hizo intencionadamente ya que pensaba que si ponía que tenía estudios de Periodismo no le iba a llamar.

¡La mentira tiene las patas muy cortas! No tienes que mentir en tu currículum. Si algún aspecto de tu perfil no se ajusta a la vacante, piensa cómo lo vas a defender en una entrevista en lugar de mentir.

Muchas empresas comprueban tus datos curriculares a través de la administración de pruebas (p.e: hacer un ejercicio escrito u oral en inglés), solicitando documentación (p.e: vida laboral, copia de diplomas o certificados, etc.) o llamando a tu antiguo jefe previo aviso.

Esta persona, si temía que no le llamara para el puesto, podía haber optado por contactarme a través de redes sociales o llamarme directamente.

3. Objetivo profesional

En una selección de otro perfil de atención al cliente de carácter estable con el añadido de que era para trabajar en un país extranjero entrevisté a una chica. Cuando le pregunté por cuál era su objetivo profesional y dónde se veía de aquí a cinco años, me respondió que era ¡montar una granja de caracoles!

En este tipo de pregunta se busca conocer el proyecto de futuro del candidato, sus aspiraciones, ambición y ver si su objetivo tiene sentido y cabida en la empresa.

Evidentemente, el objetivo de la candidata no tenía nada que ver con el puesto de trabajo al que estaba optando. Ni siquiera se aproximaba.

En mi próximo post os explicaré las tres restantes.

¿Tenéis o conocéis alguna anécdota más? ¡Os invito a que me la escribáis como comentario!   

lunes, 11 de noviembre de 2013

¿Vives para trabajar o trabajas para vivir?

Seguro que conocéis a alguien que hace más horas que un reloj en su trabajo, los fines de semana sigue conectado a la empresa y cuando os veis siempre habla de su empleo. Seguro que también conocéis a la típica persona que se rige por la regla del mínimo esfuerzo, está estancada y no demuestra ningún tipo de ambición.

¡Qué dos perfiles de trabajador tan diferentes y extremos! Sin embargo el primero es alarmante, pues vivir para trabajar puede repercutir en tu entorno, lastimando aquellos aspectos de tu vida que son significativos para ti y que están dejando de serlo como tu relación de pareja, familia, ocio o incluso tu salud.

Muchas personas cuando se encuentran en esta situación acaban desencadenando el síndrome de burnout o síndrome de desgaste profesional. ¿Te suenan las expresiones “¡estoy quemado!” o “¡no aguanto más!”?

El burnout tiene mayor prevalencia en aquellas profesiones que requieren contacto con personas como médicos, enfermeros, psicólogos o profesores. También cuando el trabajador está expuesto durante un tiempo prolongado a estrés y sobrecarga laboral.

Un sujeto exigente, perfeccionista, que tiene dificultad para delegar y que abarca más trabajo del que puede tiene mayor probabilidad de padecerlo. También individuos con personalidad tipo A. Estas personas se caracterizan por ser ambiciosas e impacientes, tienen la sensación de que tienen que aprovechar siempre el tiempo y se implican exageradamente en su trabajo llegando a poner en peligro su salud.

Si te sientes agotado nada más levantarte, irritable, insatisfecho y sientes que ya no tienes recursos para afrontar tu trabajo y/o además últimamente no duermes bien, tienes migrañas o presentas problemas gastrointestinales, amig@, es el momento que te detengas para reflexionar. El trabajo es importante, pero lo es más tu bienestar.

Empieza introduciendo en tu agenda momentos de ocio. Cuando una persona se siente con un exceso de trabajo y sale de la oficina agotada, frecuentemente deja de disfrutar de las actividades que realizaba fuera. ¡Es el momento para retomarlas! Hacer deporte es una buena opción. Recuerda, mens sana in corpore sano.

Dedícale tiempo a tu familia, pareja y amistades. Quizás no has sido consciente de que últimamente los has abandonado un poco. Ellos probablemente sí. Cuida tu vida personal.


En tu trabajo, haz descansos, evita trabajar más horas de las que incluye tu jornada y respeta las pausas que te permite tu empresa como por ejemplo el almuerzo. ¡Deja de comer delante de la pantalla del ordenador! Aunque no lo creas, hay otras maneras de afrontar tu día a día.

Comienza a poner límites, trabaja tu asertividad y no intentes asumir más trabajo del que puedes hacer. Aprende a pedir ayuda y a confiar más en los demás.

La empresa por su parte, puede contribuir para evitar que sus trabajadores lleguen a estos extremos, empezando por realizar un estudio de clima laboral. Facilitará conocer qué opinan los empleados de la empresa en lo que respecta a la cultura organizativa, recompensa, calidad de las relaciones o el estilo de liderazgo, por ejemplo. También permitirá detectar percepciones o creencias negativas que tienen y que afectan a su rendimiento.

La falta de reconocimiento es otro aspecto desencadenante de malestar, más aún si una persona se muestra muy implicada con su labor y se le añade factores como sobre exceso de trabajo o imposición de objetivos de difícil alcance. Establece una política de reconocimiento que sea justa y basada en la igualdad para todos.

Seguro que habéis escuchado las magníficas instalaciones que dispone Google con futbolines o hamacas para relajarse, o la sala de yoga y meditación que tiene Infojobs a disfrute de sus trabajadores. Cada vez más, las empresas comprometidas con sus empleados ofrecen un ambiente lúdico que facilitan que las personas se sientan bien en el trabajo y tengan momentos de desconexión.

Por último, es fundamental la observación. Si algún trabajador últimamente tiene comportamientos extraños, empieza a producirse absentismo en tu equipo o escuchas muchos comentarios negativos, ¡es el momento de actuar!

¡Deja de vivir para trabajar y trabaja para vivir! ;)

Cómo buscar trabajo

El proceso de selección

El currículum y la carta de presentación

En colaboración con el portal www.elcurriculum.com os comparto los artículos que he escrito para ellos en cuanto a cómo hacer un currículum y una carta de presentación.

Tipos de currículum
http://www.elcurriculum.com/articulo/tipos-de-curriculum-vitae-20.html

Secciones de un currículum
http://www.elcurriculum.com/articulo/secciones-curriculum-vitae-15.html

Tipos de carta de presentación
http://www.elcurriculum.com/articulo/tipos-de-carta-de-presentacion-19.html

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Claves para prepararte una entrevista de trabajo

Has hecho tu currículum y te has inscrito a varias ofertas y ¡por fin! se produce la llamada telefónica para citarte a una entrevista. ¿Y ahora qué?

La entrevista es la parte del proceso de selección más importante, tanto es así, que la decisión de elegir a una persona u otra se basa prácticamente en cómo el candidato la ha afrontado.

Pero amig@, ¡no hay nada que temer! De hecho es el “examen” más fácil de tu vida, ya que ¡la materia la conoces a la perfección! 

Para preparártela te proporciono una serie de consejos.

En primer lugar, conoce la empresa. Una de las preguntas más típicas que te pueden formular es ¿qué sabes de nosotros? Una respuesta pobre perjudica gravemente tu candidatura, pues demuestra desinterés en la organización.


Como anécdota, recuerdo una vez que me entrevistó una empresa de automoción y nada más sentarme me preguntaron “Dime el nombre de un coche nuestro”.

La información que necesitas la puedes encontrar a través de su web, publicaciones que hacen en redes sociales, noticias de prensa y si conoces a alguna persona que esté o haya trabajado recientemente con ellos ¡genial!

Además, es importante abarcar aquella información relacionada con tu perfil. Una persona que trabaja en el área comercial es imprescindible que conozca en la mayor medida los productos que tiene la empresa, su nicho de mercado o sus planes de expansión, por ejemplo.

Seguidamente, debes de hacer un ejercicio de autoanálisis. Actualmente, el mejor candidato es el que independientemente de tener una buena trayectoria y formación ajustada a la vacante, dispone de unas habilidades que le permiten desarrollar el puesto ofertado de una forma excelente. Algunas competencias son la capacidad para trabajar en equipo, organización, iniciativa, negociación o la orientación al cliente. Pregúntate, cuáles son tus puntos fuertes, qué es lo que puedes aportar y qué logros has conseguido en tu trabajo.

Por otro lado, échale un vistazo a tu currículum y analiza aquellos aspectos que pueden producir desconfianza al entrevistador (carreras inacabadas, alta rotación, periodos largos de inactividad, etc.).

En tercer lugar, infórmate de quién te entrevistará. Visita su perfil en redes sociales. No es lo mismo cuando te entrevista una persona de recursos humanos a tu posible futuro jefe o el gerente. Adapta tu lenguaje y vocabulario a la persona que tienes delante. Imagínate un ingeniero informático que ha trabajado como programador. Si se muestra muy técnico en sus explicaciones, el profesional de RRHH es posible que no lo entienda.


Otro aspecto relevante, es analizar la oferta de empleo. Mi recomendación es que de cada requisito que solicitan para el puesto de trabajo, escribas los aspectos de tu perfil que se adecúan. Lo mismo para las funciones. Lee atentamente cada una y desarrolla qué funciones has realizado iguales o semejantes a las que explican. Si hay algún aspecto que no cumples, estudia cómo lo vas a defender. Toda información que en una entrevista pueda sonar negativa, compénsala con positiva.

Por último, ¡cuida tu imagen! Tu aspecto tiene que ir en consonancia al tipo de empresa a la que te presentas. ¿Es lo mismo ir a una entrevista en una entidad bancaria a una start-up? Claramente no. En la primera es recomendable presentarse con pantalón de vestir, americana e incluso corbata. La start-up por lo general tiene un look más desenfadado, por lo que en este caso la americana y corbata quizás no es lo más aconsejable. En caso de duda, en mi opinión es mejor pasarse de ir bien vestido a ir demasiado informal. Siempre estás a tiempo de retirar la americana. Recuerda, ¡solo tienes una oportunidad para causar una buena impresión!

Y ahora que lo tienes todo preparado… ¡a por todas! ;)

lunes, 4 de noviembre de 2013

Mi historia

Me llamo Laura y nací en el 86 en Barcelona. Estudié Psicología porque mi gran vocación ha sido y es ayudar a los demás. Especializada en el área de recursos humanos porque considero que las personas son el mayor valor y motor que tiene una organización.

Soy la que entrevista, la que pregunta e indaga (sí, con estas preguntas de ¿cómo te defines?, ¿qué deberías de mejorar?, ¿qué aportarías a la empresa?...), la que contribuye en lograr una mejor gestión del personal y también la que prepara a personas en desempleo a afrontar su situación y a encontrar un nuevo reto profesional. Experiencias que me han ayudado a desarrollar muchas habilidades, la más importante, sensibilidad con los demás.

Analizar, pensar, ayudar, orientar y proponer son los verbos que me acompañan. Honestidad, implicación y empatía mis valores. Entusiasmo, optimismo, compromiso, iniciativa, afán de aprender y de superación características que me definen.

Soy una apasionada de mi profesión, entregada a las personas de día y con aire artístico por la tarde gracias a los tres hobbies que me hacen sonreír: baile, música y teatro.

Con ¡Somos más que recursos humanos! quiero reflejar como vivo y siento mi profesión, entendiendo que las personas somos mucho más que los recursos humanos que tiene una compañía. Detrás de un empleado, hay una persona con sus habilidades, creencias, miedos y talento potencial. Creo que cada uno de nosotros tenemos algo que aportar y lo importante es descubrir el qué y trabajar para desarrollarlo.

Con este blog quiero compartir mis conocimientos y mi forma de ver el área de recursos humanos. Transmitir mis valores y mi criterio, y si con esto te puedo ayudar, ¡mi objetivo se habrá más que cumplido!

¿Nos vemos en mi próximo post?